LOS GRAN­DES OL­VI­DA­DOS

LOS REGATISTAS QUE APUES­TAN POR LA VE­LA OCEÁ­NI­CA NO CUEN­TAN CON NIN­GÚN AGA­SA­JO DE LA FEV

ABC - Vela - - ABC de la Náutica - NI­CO­LÁS TERRY MAR­TÍ­NEZ Pe­rio­dis­ta Náu­ti­co

Se me po­nen los pe­los de pun­ta cuan­do veo el re­ci­bi­mien­to que se le da a los de­por­tis­tas es­pa­ño­les cuan­do re­gre­san de sus ges­tas, (véa­se Car­los Sainz o a los me­da­llis­tas en los Jue­gos de In­vierno de Co­rea).

Ha­ce unos días, sin ir más le­jos, vi con nos­tal­gia co­mo una gran can­ti­dad de fans ce­le­bra­ban la vic­to­ria de la se­lec­ción española de rugby al ven­cer a Ru­ma­nía. ¿To­do es­to a qué vie­ne? A que po­cos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se acuer­dan o re­sal­tan la plé­ya­de de gran­des de­por­tis­tas es­pa­ño­les en­ro­la­dos en bar­cos oceá­ni­cos que pu­lu­lan por el mun­do y que aquí na­die les ha­ce ni ca­so.

Los pri­me­ros en ob­viar­los son en la FEV, que aun­que na­die lo crea tam­bién in­clu­ye co­mo miem­bros de es­ta fe­de­ra­ción a es­te ti­po de tri­pu­lan­tes que a bor­do de los prin­ci­pa­les pro­yec­tos oceá­ni­cos a ni­vel mun­dial, sean o no es­pa­ño­les sus ar­ma­do­res, se me­re­cen el mis­mo re­co­no­ci­mien­to que los que si los tie­nen.

Car­los Her­nán­dez y Oli­ver Herrera lle­van mu­chos a años a bor­do del «Ma­se­ra­ti», pri­me­ro en el Vo 70 y aho­ra en el Mul­ti 70, y que a pe­sar de ha­ber ins­cri­to su nom­bre en la pea­na de ré­cords tan im­por­tan­tes co­mo la Ru­ta del Oro, Ru­ta del Des­cu­bri­mien­to y aho­ra Ru­ta del Té, des­de la FEV, que es la que tie­ne que ve­lar por ellos, no le es­cri­ben ni una sim­ple no­ta y de­ben ser los ga­bi­ne­tes de pren­sa con­tra­ta­dos por las mar­cas los que di­fun­dan y pre­su­man de la pre­sen­cia de es­pa­ño­les en ca­si to­dos los gran­des pro­yec­tos de la ve­la oceá­ni­ca.

Si en el «Map­fre» es­tán unos cuan­tos es­pa­ño­les dan­do la vuel­ta al mun­do en re­ga­ta, tam­bién es es­pa­ñol Chuny Ber­mú­dez, que lo ha­ce a bor­do del «Ves­tas» y pa­ra mí el mé­ri­to lo tie­nen to­dos.

Y no di­ga­mos ya de los que em­pie­zan o co­mien­zan su an­da­du­ra en es­to de la ve­la oceá­ni­ca. No es que ya no le re­co­noz­can na­da, es que no des­pla­zan ni un téc­ni­co pa­ra que les ayu­de du­ran­te los días pre­vios a la sa­li­da, co­mo ha ocu­rri­do en la pa­sa­da Mi­ni Tran­sat, don­de ha­bía un buen nú­me­ro de bar­cos es­pa­ño­les en la sa­li­da. ¡Pero oi­ga co­mo el que oye llo­ver!

Tu­vo que ser la es­truc­tu­ra de Alex Pe­lla la que se lo cu­rrar­se en aquel pro­gra­ma de Mikel Ro­bin­son, pa­ra que se ex­pli­ca­ra a los es­pa­ño­les de a pie que te­nía­mos un com­pa­trio­ta que ha­bía da­do la vuel­ta al mun­do en 40 días, y así tan­tos y bue­nos ejem­plos que me se­ría im­po­si­ble ci­tar­los a to­dos por fal­ta de es­pa­cio. La ma­yo­ría de las ve­ces el úni­co ani­mo que re­ci­ben, es el nues­tro, el de un gru­po de pe­rio­dis­tas que nos pro­gra­ma­mos nues­tros via­jes, nos lo pa­ga­mos de nues­tro bol­si­llo y acu­di­mos a la sa­li­da de las re­ga­tas oceá­ni­cas más im­por­tan­tes.

Se­ño­ra pre­si­den­ta de la FEV ha­ga un hue­co en su agen­da, in­fór­me­se de cuan­tos regatistas es­pa­ño­les tie­ne por el mun­do, de­dí­que­les 5 mi­nu­tos y al me­nos fe­li­cí­te­les, que se lo me­re­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.