LA VOR RA­CE CO­MIEN­ZA A BA­JAR EN IN­TE­RÉS Y PAR­TI­CI­PA­CIÓN

ABC - Vela - - ABC de la Náutica - JO­SÉ LUIS SUEVOS

cio­nan­te, y así lo fue con la ex­cam­peo­na de Eu­ro­pa, Pau­li­ne Ado, y la sur­fis­ta más re­gu­lar del even­to, la aus­tra­lia­na Mi­kae­la Gree­ne, frente a frente. La aus­sie se en­car­ga­ba de po­ner el lis­tón muy al­to con una pri­me­ra ola de 7 pun­tos, que lle­na­ba de re­en­tries y car­vings has­ta la ori­lla en el me­jor pun­to de ma­rea del día. La fran­ce­sa, por su par­te, sa­ca­ba a re­lu­cir su gran ex­pe­rien­cia co­mo ex­sur­fis­ta del Cham­pions­hip Tour di­bu­jan­do ma­nio­bras muy si­mi­la­res en to­das sus ca­bal­ga­das con pun­tua­cio­nes en torno a los 6 pun­tos, pero una ola de 8,90 pun­tos de Gree­ne sen­ten­cia­ba el due­lo y re­par­tía la pri­me­ra co­ro­na del even­to.

Mu­cho pú­bli­co

Con la pla­ya re­ple­ta de pú­bli­co gra­cias a la coin­ci­den­cia con día fes­ti­vo en Ca­na­rias, so­na­ba la bo­ci­na que da­ba pa­so a la es­pe­ra­da fi­nal mas­cu­li­na con los dos back­si­des más po­ten­tes del cam­peo­na­to. Dos pun­tua­cio­nes con­se­cu­ti­vas ini­cia­les de Cou­zi­net de 8,67 (un aé­reo re­ver­se) y 8,83 co­lo­ca­ban al gui­puz­coano en com­bi­na­ción de pun­tos, lo que pa­re­cía sen­ten­ciar el com­ba­te. Sin em­bar­go, to­do cam­bió a fal­ta de 10 mi­nu­tos, cuan­do Ru­bén Vi­to­ria desató to­da su ra­bia con­te­ni­da so­bre una lar­ga iz­quier­da y, con tres ex­plo­si­vos gi­ros, se ano- tó un 9,10 de los jue­ces. No pa­sa­ron ni dos mi­nu­tos, el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra que és­te re­mon­ta­ra al pi­co, y el za­rauz­ta­rra vol­vía a en­ca­rri­lar una se­gun­da ola con­se­cu­ti­va que re­ma­cha­ba con per­fec­tos y po­ten­tes re­en­tries di­ri­gi­dos a la zo­na crí­ti­ca de la ola pa­ra, no só­lo lo­grar arran­car la ova­ción más so­na­da del pú­bli­co, sino pa­ra ano­tar­se la má­xi­ma pun­tua­ción de los jue­ces de la con­tien­da. 10 pun­tos, tra­du­ci­dos en la ma­yor pun­tua­ción del even­to, pero que va­len una vic­to­ria, la pri­me­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal en la ca­rre­ra del vas­co Ru­bén Vi­to­ria.

Tras el pri­mer pues­to del za­rauz­ta­rra y el ter­ce­ro del do­nos­tia­rra Egi­gu­ren, la me­jor sur­fis­ta cla­si­fi­ca­da fue la viz­caí­na Le­ti­cia Ca­na­les que lo­gró un me­ri­to­rio quin­to pues­to en fé­mi­nas, mis­ma po­si­ción ob­te­ni­da por el sur­fis­ta ga­lle­go Gony Zu­bi­za­rre­ta.

La World Surf League (WSL), an­te­rior­men­te co­no­ci­da co­mo Aso­cia­ción de Sur­fis­tas Pro­fe­sio­na­les (ASP), cen­tra sus es­fuer­zos en mos­trar el me­jor surf del mun­do en las me­jo­res olas del pla­ne­ta. Con se­de en San­ta Mó­ni­ca (Es­ta­dos Uni­dos), ac­tual­men­te, cuen­ta con se­des re­gio­na­les en Aus­tra­lia, Áfri­ca, Amé­ri­ca del Nor­te, Amé­ri­ca del Sur, Ha­wái, Ja­pón y Eu­ro­pa. Im­pre­sio­nan­te ac­tua­ción de Mi­kae­la Gree­ne

Que la Vol­vo Ocean Ra­ce es una re­ga­ta sin ape­nas in­te­rés pa­ra los pa­tro­ci­na­do­res, es­tá muy cla­ro y si no es así, ¿por qué se ha que­da­do un bar­co to­tal­men­te pre­pa­ra­do en los as­ti­lle­ros de la VOR en Lis­boa y na­die lo ha apro­ve­cha­do pa­ra dispu­tar la vuel­ta al mun­do?

Me­diá­ti­ca­men­te im­por­ta lo que im­por­ta. Es­toy se­gu­ro que si pre­gun­ta­mos a los ciu­da­da­nos de Ali­can­te por don­de va la flo­ta, no son ca­pa­ces de con­tes­tar. Y es que cuan­do los equi­pos se ale­jan del ho­ra­rio GTM, la re­ga­ta co­mien­za a ba­jar en su in­te­rés.

Has­ta an­tes de lle­gar a Hong Kong to­do fue un mo­nó­lo­go de los es­pa­ño­les del «Map­fre» y el in­te­rés era más o me­nos nor­mal. En la cuar­ta eta­pa, des­de Mel­bour­ne a Hong Kong, ya la co­sa me­diá­ti­ca ba­jó mu­cho. Los es­pa­ño­les se que­da­ron atrás y en­tre que due­le ver a tu equi­po va­pu­lea­do por los de­más y la ma­ni­pu­la­ción a la que so­mos so­me­ti­dos los afi­cio­na­dos por la ma­qui­na­ria me­diá­ti­ca, la re­ga­ta va per­dien­do cre­di­bi­li­dad e in­te­rés.

Se dio la cir­cuns­tan­cia de que a la lle­ga­da a Hong Kong el «Ves­tas» cho­có con un pes­que­ro que le abrió una gran bre­cha en la amu­ra de ba­bor. Re­sul­ta­do, dos muer­tos y re­ti­ra­da for­zo­sa del equi­po cuan­do fal­ta­ban tan so­lo trein­ta mi­llas pa­ra lle­gar y ocu­pa­ba la se­gun­da po­si­ción. Aun no sa­be­mos ca­si na­da del in­ci­den­te. ¿Quién tu­vo la cul­pa? ¿El pes­que­ro lle­va­ba en­cen­di­do el equi­po de se­gu­ri­dad noc­turno? Son mu­chas pre­gun­tas que se han que­da­do, de mo­men­to, sin res­pues­ta. Y es que la Vol­vo Ocean Ra­ce ha tra­ta­do de ta­par lo más que ha po­di­do el in­ci­den­te.

No es jus­to que a tan po­cas mi­llas de la lle­ga­da y des­pués de na­ve­gar seis mil, un bar­co ten­ga que re­ti­rar­se re­nun­cian­do a los pun­tos. Es­to si pa­sa en el ciclismo, a los ci­clis­tas afec­ta­dos se les da el mis­mo tiem­po que al ga­na­dor, por­que no se­ría jus­to que des­pués de 200 ki­ló­me­tros, una caí­da en el sprint les va­lie­ra una des­ca­li­fi­ca­ción.

Aho­ra mis­mo, el Ves­tas es­tá sien­do re­pa­ra­do en Auc­kland pa­ra in­ten­tar que vuel­va a par­ti­ci­par en la si­guien­te eta­pa, pero ya la re­ga­ta ha que­da­do to­tal­men­te des­vir­tua­da, co­mo ha pa­sa­do en otras edi­cio­nes cuan­do los bar­cos se han te­ni­do que des­pla­zar en car­gue­ros a cau­sa de al­gu­na ave­ría.

Si sie­te bar­cos ya son muy po­cos pa­ra par­ti­ci­par en lo que lla­man el «Eve­rest» de la ve­la, no di­ga­mos lo po­co que son seis. Mu­cho tie­ne que cam­biar la Vol­vo Ocean Ra­ce en cuan­to a sus es­tra­te­gias si no quie­re des­apa­re­cer. Pa­re­cía que con Mark Tur­ner la re­ga­ta to­ma­ba un rum­bo más in­tere­san­te, pero cuan­do se mar­chó el pro­pio Tur­ner, la Vol­vo Ocean Ra­ce co­men­zó a en­trar en barrena, y no lo di­go yo, lo di­cen cen­te­na­res de afi­cio­na­dos en las ter­tu­lias.

JU­LEN EGI­GU­REN TER­MI­NÓ TER­CE­RO Y LA VIZ­CAÍ­NA LE­TI­CIA CA­NA­LES, QUIN­TA ES MUY IN­JUS­TO QUE UN BAR­CO QUE SU­FRA UN AC­CI­DEN­TE A 30 MI­LLAS DE LA LLE­GA­DA TEN­GA QUE RE­NUN­CIAR A LOS PUN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.