LOS LLA­VE­ROS DE JA­VIER SANZ

ABC - Vela - - ABC De La Náutica - PE­DRO SAR­DI­NA

No me ca­be nin­gu­na du­da de que Ja­vier Sanz, vi­ce­pre­si­den­te de la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de ve­la, pre­si­den­te del Real Club Náu­ti­co de Pal­ma y pre­si­den­te del Co­mi­té Or­ga­ni­za­dor de la Co­pa del Rey es una per­so­na hon­ra­da. Así lo han co­rro­bo­ra­do los so­cios del Náu­ti­co de Pal­ma al dar­le su con­fian­za en dos oca­sio­nes y así lo de­mues­tra que ha­ya si­do ele­gi­do por Ju­lia Ca­sa­nue­va y Chi­mo González De­ve­sa co­mo «sal­va­dor» de los desas­tro­sos nú­me­ros con que se en­con­tró la pre­si­den­ta cán­ta­bra en la Fe­de­ra­ción.

No es na­da fá­cil lle­gar de nue­vas a una Fe­de­ra­ción co­mo la nues­tra, que des­de que la de­jó por úl­ti­ma vez Arturo Del­ga­do con un mag­ní­fi­co superávit tan­to eco­nó­mi­co co­mo de re­sul­ta­dos, se con­vir­tió en un ca­jón desas­tre en el que man­go­nea­ba to­do el que que­ría. Lo de Ro­drí­guez San­tos no me atre­vo a juz­gar­lo por­que, aun­que la «ca­gó» en co­sas fun­da­men­ta­les, hay que re­co­no­cer que re­co­gió una jo­yi­ta de su an­te­ce­sor. Sí me atre­vo a de­cir que Ge­rar­do Pom­bo aca­bó con la ve­la es­pa­ño­la des­de su as­pec­to de­por­ti­vo al de los re­sul­ta­dos. So­lo una bue­na ge­ne­ra­ción de re­ga­tis­tas con patrocinadores pri­va­dos le sal­va­ron la ges­tión de­por­ti­va.

Ja­vier Sanz no lle­va mu­chos años en la van­guar­dia de la ve­la es­pa­ño­la. Sal­tó a la pis­ta del «cir­co» con la vi­ce­pre­si­den­cia del Real Club Náu­ti­co de Pal­ma, que com­pa­gi­na­ba con una muy bue­na ges­tión en su pues­to de res­pon­sa­bi­li­dad eco­nó­mi­co de una em­pre­sa cár­ni­ca de Pal­ma, y con la pre­si­den­cia de la Co­pa del Rey, que to­do hay que de­cir­lo, co­gió en épo­ca de va­cas fla­cas cuan­do la Co­pa co­men­za­ba su de­cli­ve im­pa­ra­ble ha­cia el abis­mo. Lo­gró re­mon­tar­la du­ran­te unos años, creo re­cor­dar que cin­co, pe­ro des­pués se le col­ga­ron de las trabillas de los pan­ta­lo­nes una se­rie de lla­ve­ros que con su pe­so tra­ta­ban y tra­tan de ba­jár­se­los has­ta las ro­di­llas. Es una em­pre­sa pri­va­da y no hay más que de­cir. Allá él.

Lo mis­mo le pa­sa en la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Ve­la, en la que si bien es ver­dad que no ha ele­gi­do él a sus com­pa­ñe­ros de sin­gla­du­ra, sí tie­ne la po­tes­tad de ba­jar­se de ese tran­vía sin rue­das cuan­do es­ti­me opor­tuno. Pa­se que acep­te el re­to que le mar­ca­ron Ju­lia Ca­sa­nue­va y Chi­mo González De­ve­sa, pe­ro con al­gu­nas con­di­cio­nes, por­que es­tá lle­van­do el ti­món de un bar­co que ha­ce mu­cha agua por cier­tas par­tes. No se pue­de na­ve­gar, por po­ner un ejem­plo, con Ja­vier To­rres, el pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ca­ta­la­na, que man­go­nea sin pa­rar a la ve­la es­pa­ño­la y que se ca­chon­dea de to­dos los fe­de­ra­dos na­cio­na­les per­mi­tién­do­se el lu­jo de apo­yar una huel­ga ile­gal du­ran­te la ce­le­bra­ción de un Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa.

En fin, otra mues­tra de lo que son los lla­ve­ros que Ja­vier Sanz lle­va en las trabillas de los pan­ta­lo­nes y que le es­tán des­pres­ti­gian­do, no so­lo an­te la pren­sa, sino an­te los hom­bres y mu­je­res de la ve­la es­pa­ño­la.

LE PE­SAN LAS TRABILLAS DE LOS PAN­TA­LO­NES CON LAS RÉMOLAS QUE LLE­VA COLGADAS DES­DE HA­CE AÑOS TAN­TO EN LA CO­PA DEL REY CO­MO EN LA FE­DE­RA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.