MA­YO­RES PLA­ZOS, ME­JO­RES PUER­TOS

ABC - Vela - - ABC De La Náutica - ARTURO SÁEZ

Se ha vuel­to a po­ner la ca­mi­se­ta de «Az­zu­rra-Matador» en Va­len­cia. San­tia­go Lange, San Isi­dro (Ar­gen­ti­na 1961), tie­ne el re­to es­te año de su­plir el hue­co de­ja­do por Vas­co Vascotto en el ve­le­ro de­fen­sor del tí­tu­lo de 52 Su­per Se­ries. —¿Có­mo se sien­te aho­ra mis­mo vol­vien­do con el pro­yec­to que de­fien­de el tí­tu­lo? —Es un gran pla­cer pa­ra mí y quie­ro agra­de­cer a «Az­zu­rra» la opor­tu­ni­dad que me dan de es­tar en es­te in­creí­ble equi­po con gen­te tan bue­na. Agra­dez­co mu­cho la con­fian­za que tie­nen en mí. Es­toy muy emo­cio­na­do por el ini­cio de la tem­po­ra­da en la que to­do es nue­vo y en la una gran mo­ti­va­ción pa­ra mi vol­ver a las 52 Su­per Se­ries. — ¿Cuán­to tar­dó en dar­le el sí a Pa­ra­da cuan­do le ofre­ció el pues­to de tác­ti­co? —No tar­dé ni un se­gun­do en de­cir sí a «Az­zu­rra». Siem­pre fue un sue­ño pa­ra mí po­der tra­ba­jar con el «Az­zu­rra» por­que es un bar­co que tie­ne unas raí­ces muy ar­gen­ti­nas y ten­go mu­chos ami­gos. Es un de­seo que se con­vier­te en reali­dad. Ya tra­ba­jé con ellos por un es­pa­cio cor­to de tiem­po. Ya he na­ve­ga­do an­tes con Gui­lle; es un ex­ce­len­te re­ga­tis­ta con mu­cho éxi­to y ex­pe­rien­cia. Ad­mi­ro co­mo ha lle­va­do el pro­yec­to de «Az­zu­rra» y «Matador» du­ran­te to­dos es­tos años. —El hue­co que de­ja Vascotto es muy gran- pla­zar a Vas­co por­que es úni­co en mu­chos as­pec­tos. Tras ver las po­si­bi­li­da­des he­mos to­ma­do la me­jor de­ci­sión que es traer a otro ami­go y un re­ga­tis­ta muy ta­len­to­so co­mo es San­tia­go Lange, ade­más de te­ner una in­creí­ble ex­pe­rien­cia. Es­ta­mos muy con­ten­tos con el fi­cha­je». Y re­afir­ma: «San­ti trae­rá nue­vos y fres­cos pen­sa­mien­tos al es­tar unos años fue­ra del cir­cui­to de 52 Su­per Se­ries. Con­fia­mos mu­cho en él y mu­chos le co­no­ce­mos de mu­chos años. Con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do con la mis­ma fi­lo­so­fía de po­der se­guir ha­blan­do abier­ta­men­te en el bar­co co­mo una bue­na fa­mi­lia, siem­pre di­cién­do­nos las co­sas a la ca­ra, y San­ti va a man­te­ner es­ta di­ná­mi­ca. No se­rá una re­vo­lu­ción, no cam­bia las ca­rac­te­rís­ti­cas de ser un equi­po de ami­gos. No que­re­mos que eso se rom­pa».

Bi­cam­peo­nes

El an­te­rior «Az­zu­rra» ga­nó dos tem­po­ra­das del cir­cui­to de 52 SSu­per Se­ries (2015 y 2017). Es el ve­le­ro de re­fe­ren­cia jun­to con el «Quan­tum Ra­cing». Pa­ra­da ha­bla de la tran­si­ción de un ve­le­ro a otro: «Hay cam­bios, tras tres años he­mos apren­di­do mu­cho del an­te­rior. Du­ran­te to­do el pro­ce­so, to­dos los cam­bios que hi­ci­mos al otro nos han lle­va­do a es­te ve­le­ro y tam­bién ha me­jo­ra­do mu­cho con la evo­lu­ción de di­se­ño de la cla­se. El cas­co es di­fe­ren­te y es un pa­so ade­lan­te, el pa­lo, los win­ches… Si el an­te­rior Az­zu­rra fue el me­jor de la era an­te­rior con dos triun­fos, creo que aho­ra mis­mo po­de­mos de­cir que na­die va a te­ner un bar­co me­jor que el nues­tro. Si no ga­na­mos es­ta tem­po­ra­da, no po­dre­mos cul­par al bar­co».

Pe­ro pa­ra Pa­ra­da el gran cam­bio de 2018 en 52 Su­per Se­ries no va a es­tar en los nue­ve nue­vos ve­le­ros que se van a bo­tar, sino en el po­ten­cial de las tri­pu­la­cio­nes de Co­pa Amé­ri­ca que han vis­to en es­te cir­cui­to la de, ¿ver­dad? —Es una gran res­pon­sa­bi­li­dad pa­ra mi ocu­par el es­pa­cio que de­ja Vas­co por­que es un re­ga­tis­tas in­creí­ble que ha de­ja­do un hue­co muy gran­de. —Per­so­nal­men­te co­mo va a ser su tem­po­ra­da. ¿Com­pa­ti­bi­li­za­rá su de­fen­sa del tí­tu­lo olím­pi­co en Na­cra con las 52 Su­per Se­ries? —Sí, voy a com­pa­ti­bi­li­zar «Az­zu­rra» y Na­cra. Va a ser una tem­po­ra­da muy du­ra pa­ra un re­ga­tis­ta vie­jo co­mo yo. Es­toy muy mo­ti­va­do pa­ra afron­tar los dos re­tos. En Na­cra es­te año te­ne­mos el Mun­dial que da pla­zas pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos, es una par­te im­por­tan­te pa­ra no­so­tros. —En «Az­zu­rra» hay po­cos cam­bios de tri­pu­la­ción. Cues­ta en­trar, pe­ro tam­bién cues­ta sa­lir. ¿Vie­ne pa­ra que­dar­se? —Uno no se marcha de «Az­zu­rra». La es­ta­bi­li­dad en el pro­yec­to es una de las co­sas que va­lo­ré des­de el prin­ci­pio y que más apre­cio de es­te equi­po. Lo que ha con­se­gui­do Gui­lle es crear un equi­po, una fa­mi­lia, y eso no es na­da fá­cil de lo­grar. —¿Có­mo ve las 52 Su­per Se­ries? —So­lo na­ve­gué un día en mi úl­ti­ma ex­pe­rien­cia, pe­ro lo que es evi­den­te que ca­da vez que vuel­ves a es­te cir­cui­to las co­sas han cam­bia­do mu­cho y hay mu­chas me­jo­ras me­jor pla­ta­for­ma pa­ra en­tre­nar de ca­ra a la ci­ta de Auc­kland en 2021: «Los cam­bios más im­por­tan­tes de es­ta tem­po­ra­da van a es­tar en las tri­pu­la­cio­nes. Es­tán lle­ga­do mu­chos re­ga­tis­tas de Co­pa Amé­ri­ca y to­dos los equi­pos se es­tán re­for­zan­do con gen­te in­te­li­gen­te. Y es­ta gen­te va a apor­tar mu­cho en to­dos los ám­bi­tos co­mo pue­den ser el pa­lo, las ve­las, la pre­pa­ra­ción del bar­co, las ma­nio­bras; pe­ro el cam­bio es que lle­ga mu­cha gen­te nue­va con ideas fres­cas. Creo que es más im­por­tan­te la gen­te que los bar­cos, pe­ro tam­bién es­tá cla­ro que los me­jo­res re­ga­tis­tas van a es­tar en los me­jo­res bar­cos, por­que los bar­cos me­jo­res los desa­rro­llan y evo­lu­cio­nan la gen­te, que es la que ha­ce la di­fe­ren­cia».

Y afi­na el ar­gen­tino: «Los me­jo­res equi­pos ten­drán los me­jo­res bar­cos. La ma­yo­ría de las de­ci­sio­nes im­por­tan­tes de la tem­po­ra­da ya es­tán to­ma­das co­mo pue­de ser las ve­las, los pa­los la con­fi­gu­ra­ción de la cu­bier­ta, etc».

Pa­ra­da tie­ne un 2018 pla­ga­do de desafíos den­tro y fue­ra del agua. Li­de­ra el pro­yec­to y es­te año ten­drá que pe­lear­se con los me­jo­res ca­ñas y re­ga­tis­tas del mun­do co­mo pue­den ser Spit­hill, Bruni, Bar­ker, Hut­chin­son, Ains­lie, etc… «Es­toy emo­cio­na­do co­mo ca­ña con la tem­po­ra­da. El jue­go va a cam­biar mu­cho. Es in­creí­ble que es­ta tem­po­ra­da va­ya­mos a es­tar com­pi­tien­do con los me­jo­res ca­ñas del mun­do. Y es­to so­lo ha­ce que traer más ali­cien­tes a la com­pe­ti­ción», di­ce el de­fen­sor del tí­tu­lo de 52 Suèr Se­ries en 2018. La tem­po­ra­da de «Az­zu­rra» ha co­men­za­do en Va­len­cia con una se­ma­na com­ple­ta de en­tre­na­mien­tos, lue­go el bar­co se va a Pal­ma pa­ra, en su se­de de Puer­to Por­tals, ha­cer­le los últimos ajus­tes y me­di­cio­nes. Lue­go es­ta­rán en la Pal­maVe­la y lue­go di­rec­tos a Croa­cia. ¿ Si es su­fi­cien­te?, « Eso creo», di­ce un ilu­sio­na­do Pa­ra­da. a ma­yo­ría de los puer­tos es­pa­ño­les son ges­tio­na­dos en ré­gi­men de con­ce­sión ad­mi­nis­tra­ti­va. El con­ce­sio­na­rio es un co­la­bo­ra­dor del sec­tor pú­bli­co que, asu­mien­do el ries­go ope­ra­ti­vo y fi­nan­cie­ro, rea­li­za una in­ver­sión en infraestructuras y en la pres­ta­ción de ser­vi­cios. A cam­bio, ob­tie­ne la ges­tión y el ser­vi­cio por un pla­zo de­ter­mi­na­do.

El pla­zo en las con­ce­sio­nes es un ele­men­to esen­cial, ya que de­ter­mi­na el pe­rio­do de amor­ti­za­ción y, por tan­to, el im­por­te to­tal de la in­ver­sión pri­va­da que es po­si­ble rea­li­zar. A pla­zos más am­plios, ma­yo­res in­ver­sio­nes y puer­tos me­jo­res: más com­pe­ti­ti­vos a ni­vel internacional, su­pe­rior ca­li­dad en los ser­vi­cios pú­bli­cos, ma­yor sa­tis­fac­ción de los usua­rios y un em­pleo más es­ta­ble y de ca­li­dad.

El Es­ta­do ha en­ten­di­do es­tas vir­tu­des y su im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca pa­ra la economía es­pa­ño­la. Por ello, ha mo­der­ni­za­do pro­gre­si­va­men­te los pla­zos de las con­ce­sio­nes de los puer­tos de su com­pe­ten­cia des­de los 30 años que con­tem­pla­ba la le­gis­la­ción de 1992 has­ta los 50 años, ac­tual­men­te vi­gen­tes. Asi­mis­mo, ha es­ta­ble­ci­do un sis­te­ma de pró­rro­ga de las con­ce­sio­nes vi­gen­tes pa­ra fo­men­tar in­ver­sio­nes pro­duc­ti­vas y de me­jo­ra en los puer­tos y sus en­tor­nos. La ma­yo­ría de las Ad­mi­nis­tra­cio­nes Au­to­nó­mi­cas se han su­ma­do a es­ta plau­si­ble evo­lu­ción pa­ra con­fluir en los 50 años.

Sin em­bar­go, otras le­gis­la­cio­nes co­mo las de An­da­lu­cía o Va­len­cia se han que­da­do des­fa­sa­das, man­te­nien­do unos pla­zos de 30 años. Am­bas co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas son re­fe­ren­tes en el sec­tor tu­rís­ti­co y náu­ti­co, sec­to­res es­tra­té­gi­cos de la economía es­pa­ño­la. Sin em­bar­go, la fal­ta de adap­ta­ción le­gis­la­ti­va a la reali­dad so­cial y eco­nó­mi­ca im­pi­de las in­ver­sio­nes y me­jo­ras ne­ce­sa­rias en sus puer­tos y en los ser­vi­cios que en ellos se pres­tan. A me­dio pla­zo, se es­tá con­de­na­do a es­tos puer­tos a te­ner peo­res ins­ta­la­cio­nes, a pres­tar peo­res ser­vi­cios y, en de­fi­ni­ti­va, a per­der com­pe­ti­ti­vi­dad res­pec­to a los de su en­torno geo­grá­fi­co en el Me­di­te­rrá­neo (Fran­cia, Ita­lia, Gre­cia, Croa­cia, nor­te de Áfri­ca) e, in­clu­so, res­pec­to a otras Co­mu­ni­da­des. De he­cho, es­tá en cues­tión la pro­pia uni­dad del mer­ca­do es­pa­ñol, en la me­di­da en que los puer­tos an­da­lu­ces y va­len­cia­nos de com­pe­ten­cia au­to­nó­mi­ca y sus clien­tes y usua­rios se en­cuen­tran en una in­jus­ti­fi­ca­da de­sigual­dad res­pec­to a sus ho­mó­ni­mos del res­to de Es­pa­ña.

No exis­te nin­gu­na razón téc­ni­ca, eco­nó­mi­ca o le­gal que jus­ti­fi­que es­ta si­tua­ción. De he­cho, en el ac­tual es­ta­do de la tec­no­lo­gía y la economía, re­sul­ta im­pres­cin­di­ble mo­der­ni­zar nues­tros puer­tos, in­tro­du­cien­do me­jo­ras lo­gís­ti­cas, ope­ra­ti­vas, de efi­cien­cia ener­gé­ti­ca o de ca­li­dad am­bien­tal. Por ello, re­sul­ta de­ci­si­vo que los pla­zos de los puer­tos se ar­moin­cen en los 50 años en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Así con­se­gui­re­mos puer­tos más mo­der­nos, efi­cien­tes, com­pe­ti­ti­vos y equi­pa­dos.

RE­SUL­TA DE­CI­SI­VO QUE LOS PLA­ZOS DE LOS PUER­TOS SE ARMONICEN EN LOS 50 AÑOS EN TO­DO EL TE­RRI­TO­RIO NA­CIO­NAL

L

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.