APOSTEMOS POR LOS DE­POR­TIS­TAS

ABC - Vela - - ABC De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

ción de la Fe­ria Internacional de Ac­ti­vi­da­des Acuá­ti­cas, he es­ta­do en con­tac­to con es­tos mis­mos em­pre­sa­rios y de­por­tis­tas que me han tras­la­da­do su de­silu­sión so­bre los re­sul­ta­dos de es­ta Me­dSea. To­dos ellos ba­sa­ban su ar­gu­men­ta­ción en la fal­ta es­can­da­lo­sa de pú­bli­co du­ran­te to­do el fin de se­ma­na, que ha he­cho que a nin­guno de ellos les ha­yan sa­li­do los nú­me­ros.

Unos nú­me­ros que en su ca­so son bas­tan­te fá­ci­les. De pro­me­dio, el gas­to por ex­po­si­tor ha si­do de unos 2.500 € más im­pues­tos en­tre los de­re­chos pa­ra asis­tir a la fe­ria, gas­tos de stand, des­pla­za­mien­tos, alo­ja­mien­to y die­tas. Al­gu­nos de ellos in­clu­so in­vir­tie­ron en pu­bli­ci­dad y pro­mo­ción de su mar­ca pa­ra es­ta oca­sión, con los que su ROI res­pec­to a su asis­ten­cia a la Me­dSea 2018 ha si­do desas­tro­so.

Pie­dra an­gu­lar

La or­ga­ni­za­ción de la Me­dSea ha pen­sa­do que ha­bían en­con­tra­do la pie­dra an­gu­lar pa­ra que el certamen fue­ra un éxi­to. Pe­ro lo que han de­mos­tra­do es que lo del año pa­sa­do fue pu­ra chi­ri­pa, así que se de­be­ría ha­cer una aná­li­sis pro­fun­do y de­pu­rar res­pon­sa­bi­li­da­des si es­ta fe­ria quie­re te­ner un mí­ni­mo de fu­tu­ro.

Co­men­za­mos con el te­ma de la elec­ción de las fe­chas. La de­ci­sión to­ma­da, co­mo po­co fue arries­ga­da. Si bien es ver­dad que en Ali­can­te no eran Fa­llas, sí lo eran en to­da la pro­vin­cia de Va­len­cia y al­re­de­do­res, con lo que se po­día ha­ber in­tui­do que pa­ra mu­chos em­pre­sa­rios y asis­ten­tes de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na las fe­chas po­drían ha­cer­les to­mar una de­ci­sión que se es­co­ra­ra ha­cia una de las fies­tas más po­pu­la­res en to­da Es­pa­ña.

Si nos cen­tra­mos en pú­bli­co de fue­ra de la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, y po­nien­do fo­co en Ma­drid, uno de los que más apues­tan por es­te ti­po de even­tos náu­ti­cos, el re­tar a las Fa­llas me pa­re­ce va­lien­te a la par que desa­ti­na­do. Só­lo ten­drían que ha­ber­se he­cho es­ta pre­gun­ta pa­ra sem­brar la du­da res­pec­to a la ido­nei­dad de las fe­chas plan­tea­das ¿Va­mos a las Fa­llas de Va­len­cia o nos va­mos a Ali­can­te y nos pa­sa­mos por la Me­dSea?

Par­tien­do de la ba­se de que eran co­no­ce­do­res de es­te fac­tor, si te plan­teas di­cho desafío, por lo menos sal a pe­lear con to­das tus ar­mas. Una de las prin­ci­pa­les, la pro­mo­ción. Pe­ro no, la pro­mo­ción de la fe­ria ha bri­lla­do por su au­sen­cia. De nue­vo da la im­pre­sión de que co­mo la pri­me­ra edi­ción fue miel so­bre ho­jue­las, no era ne­ce­sa­rio se­guir em­pu­jan­do e in­vir­tien­do.

La se­gun­da edi­ción de cual­quier co­sa es la más im­por­tan­te en cual­quier pro­yec­to que quie­ra per­du­rar en el tiem­po. Si no afian­zas, te caes. No por cre­cer en es­pa­cio y po­si­ble­men­te en stands, la fe­ria ya es un éxi­to.

Una vez más la or­ga­ni­za­ción de un even­to de es­ta na­tu­ra­le­za ha de­ja­do de te­ner pre­sen­te que pa­ra que su ne­go­cio fun­cio­ne tie­ne que fun­cio­nar el de sus clien­tes. Si no hay un «Win To Win» la Me­dSea no fun­cio­na­rá. Si los ex­po­si­to­res no ga­nan, tu no ga­nas.

Aho­ra el gran re­to de la or­ga­ni­za­ción de la Me­dSea es lo­grar que su even­to no lle­gue muer­to a 2019. Es amar­go el com­pro­bar que una fe­ria náu­ti­ca que arran­có de ma­ne­ra bri­llan­te el año pa­sa­do, aho­ra se en­fren­te a una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre que cos­ta­rá mu­cho es­fuer­zo en­de­re­zar. Re­cu­pe­rar la con­fian­za pa­ra que los ex­po­si­to­res vuel­van a apos­tar por la Me­dSea de­be­ría ser el pri­mer ob­je­ti­vo de la or­ga­ni­za­ción de es­ta fe­ria. El Ki­te­sur­fing, deporte de mo­da en la Cos­ta Blan­ca l hi­lo de mi vi­si­ta a la Me­dSea ce­le­bra­da en Ali­can­te tu­ve la gran opor­tu­ni­dad de co­no­cer a uno de esos de­por­tis­tas de los que te atra­pan por su ener­gía y la cer­ca­nía de las bue­nas per­so­nas. Rafael Fernández Ca­ba­lle­ro lo po­de­mos en­glo­bar en ese ti­po de de­por­tis­tas co­mo Iker Ca­si­llas, An­drés Inies­ta o Xa­bi Fernández. Gran­des de­por­tis­tas pe­ro aun me­jo­res per­so­nas.

Mu­chos de los que co­men­záis a leer es­te ar­tícu­lo no re­co­no­ce­réis quien es Rafael Fernández Ca­ba­lle­ro, pe­ro no es cul­pa vues­tra sino de los que com­po­ne­mos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que en mu­chas oca­sio­nes no ve­mos mu­cho más allá de nues­tras na­ri­ces, de­bi­do a que es­ta­mos di­ri­gi­dos por unas re­glas del jue­go que no per­mi­ten que se desa­rro­lle la la­bor pe­rio­dís­ti­ca co­mo mu­chos que­rrían en mu­chas oca­sio­nes.

Una ex­po­si­ción de fo­to­gra­fías sub­ma­ri­nas lla­mó mi aten­ción en la fe­ria internacional de ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas y cuan­do ter­mi­na­ba de sa­bo­rear­la y co­gía una pos­tal de re­cuer­do que se ofre­cía, se me acer­có un jo­ven al que le trans­mi­tí mi gus­to por ver al­gu­nas de las fo­tos sub­acuá­ti­cas más ex­tra­or­di­na­rias que ha­bía vis­to en mi vi­da. El me lo agra­de­ció y le pre­gun­té si se­ría po­si­ble ha­blar con Rafael Fernández pa­ra ha­cer­le una en­tre­vis­ta. Pa­ra mi sor­pre­sa se pre­sen­tó co­mo au­tor de aquellas fo­to­gra­fías. Sin­ce­ra­men­te, y así se lo tras­la­dé, es­pe­ra­ba en­con­trar­me a una per­so­na en­tre los 35 y los 45 años, con un gran ba­ga­je en el bu­ceo y la fo­to­gra­fía y no un jo­ven de 23 años, con to­da la vi­da por de­lan­te.

Rafael Fernández Ca­ba­lle­ro, es el ac­tual Cam­peón del Mun­do y de Eu­ro­pa de fo­to­gra­fía sub­ma­ri­na o fo­to­sub y ade­más in­ge­nie­ro en la ener­gía y en or­ga­ni­za­ción in­dus­trial.

Per­so­na­jes tan bri­llan­tes co­mo Rafael son los que to­dos los co­mu­ni­ca­do­res y pe­rio­dis­tas, y más los es­pe­cia­li­za­dos en ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, de­be­ría­mos de­di­car nues­tros es­fuer­zos pa­ra apo­yar­los en pro­mo­ver su ca­rre­ra de­por­ti­va pa­ra que si­gan di­vul­gan­do los gran­des va­lo­res del deporte y sean ejem­plo pa­ra otros mu­chos jó­ve­nes en Es­pa­ña.

Me sor­pren­de co­mo es po­si­ble que se en­cum­bren a fut­bo­lis­tas que no sa­ben ha­cer la o con un ca­nu­to, y que a ni­vel per­so­nal son de to­do menos un ejem­plo, y no lo­gre­mos apo­yar a de­por­tis­tas de la ta­lla de Rafael Fernández Ca­ba­lle­ro que de­fien­de va­lo­res co­mo la de­fen­sa de los océa­nos, el res­pe­to del me­dio am­bien­te ma­rino o la pesca res­pon­sa­ble, ade­más de ha­cer unas fo­to­gra­fías real­men­te im­pre­sio­nan­tes que le han lle­va­do a ser el me­jor fo­tó­gra­fo sub­ma­rino del mun­do.

Es la­bor de to­dos los que nos de­di­ca­mos a la co­mu­ni­ca­ción de es­te sec­tor trans­mi­tir al pú­bli­co en ge­ne­ral to­dos los deportes acuá­ti­cos y más si de­trás de ellos ha­ya­mos per­so­nas que me­re­cen la pe­na. Nos fal­ta, qui­zás, ha­cer que naz­can nue­vos he­roes de la náu­ti­ca.

¡CÓ­MO ES PO­SI­BLE QUE DE­MOS BO­LA A FUT­BO­LIS­TAS QUE NO HA­CEN LA O CON UN CA­NU­TO HA­BIEN­DO DE­POR­TIS­TAS QUE SON TO­DO UN EJEM­PLO!

A

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.