En­tre­vis­ta a Oli­ver He­rre­ra, tri­pu­lan­te del «Ma­se­ra­ti»

Es uno de los pi­la­res del trimarán «Ma­se­ra­ti», que pa­tro­nea Gio­van­ni Sol­di­ni y acaba de ba­tir el ré­cord de la Ru­ta del Té en­tre Hong Kong y Lon­dres

ABC - Vela - - Front Page - PE­DRO SAR­DI­NA

Na­ció en Fuer­te­ven­tu­ra (1987), pe­ro se hi­zo re­ga­tis­ta en Lan­za­ro­te. Per­te­ne­ce a una ge­ne­ra­ción de ge­nios co­mo Ray­co Ta­ba­res o Car­los Her­nán­dez, lo que le ha da­do alas pa­ra se­guir la es­te­la de los gran­des bar­cos de ve­la oceá­ni­ca. —¿Có­mo y cuán­do fue­ron sus los co­mien­zos en es­te deporte? —Em­pe­cé con ocho años en una es­cue­la de ve­la de Fuer­te­ven­tu­ra en un cur­so de ve­rano de Op­ti­mist. Me gus­tó mu­cho. A los 16 años cru­cé a Lan­za­ro­te a es­tu­diar y coin­ci­dí con una ge­ne­ra­ción muy bue­na co­mo Ray­co Ta­ba­res, Al­fre­do González, Nano Ne­grín... y me pu­se a na­ve­gar con ellos con­si­guien­do dos Mun­dia­les, y sal­té a los cru­ce­ros na­cio­na­les. Y des­pués, con un gran ami­go co­mo es Car­los Her­nán­dez me vi­ne al pro­yec­to «Ma­se­ra­ti» por un mes y me­dio y ya lle­vo ca­si cin­co años con Sol­di­ni. —¿Cuán­do se dio cuen­ta de que po­dría vi­vir de la ve­la?

—Más que vi­vir... me gus­ta­ba tan­to na­ve­gar que era lo que que­ría ha­cer. No pen­sa­ba en na­da más que na­ve­gar to­dos los días del año. Me da­ba igual el bar­co. A par­tir de ahí co­men­za­ron a lla­mar­me y es cuan­do pen­sé que po­dría de­di­car­me a es­to pro­fe­sio­nal­men­te y, de mo­men­to, si­go vi­vien­do de lo que más me gus­ta.

—En la ve­la oceá­ni­ca internacional ya se ha he­cho un hom­bre, mien­tras en Es­pa­ña es prác­ti­ca­men­te un des­co­no­ci­do, ¿a qué cree que se de­be es­to?

—En Es­pa­ña la ve­la oceá­ni­ca es­tá co­mo un po­co aban­do­na­da. So­lo se pien­sa en ha­cer re­ga­tas en­tre bo­yas. Te­ne­mos muy bue­nos re­ga­tis­tas co­mo Roberto Ber­mú­dez, que es un re­ga­tis­ta top a ni­vel mun­dial que no tie­ne que en­vi­diar­le na­da a los gran­des re­ga­tis­tas o Alex Pe­lla, que se ha ido a Fran­cia y es­tá com­pi­tien­do con la eli­te. ¿Qué pa­sa? Que en Es­pa­ña no tie­nen el apo­yo ni ins­ti­tu­cio­nal ni pri­va­do pa­ra que pue­dan de­mos­trar lo que sa­ben.

—Cuan­do apos­tó por la ve­la oceá­ni­ca, ¿qué le di­je­ron sus pa­dres?

—A mis pa­dres no les gus­ta mu­cho es­to. No en­tien­den por­qué ten­go que pa­sar tan­tos días en el mar pu­dien­do es­tar en tie­rra ha­cien­do un tra­ba­jo con un ho­ra­rio fi­jo. Siem­pre me pre­gun­tan, ¿no te can­sas? ¿no pre­fie­res dor­mir to­dos los días en tu ca­sa? Pe­ro bueno, aquí ves mun­do, apren­des otras co­sas y, al fi­nal, lo que apren­des en la na­ve­ga­ción oceá­ni­ca es que no hay dos días igua­les. To­do es di­fe­ren­te y to­do cam­bia. Apren­des a te­ner un ca­rác­ter hu­mano y es­tar dis­pues­to siem­pre a ha­cer to­do, a tra­ba­jar en equi­po, a ser uno en me­dio de unos po­cos. Una pi­ña.

—Es us­ted uno de los re­ga­tis­tas oceá­ni­cos es­pa­ño­les con más ex­pe­rien­cia, ¿le ha ten­ta­do al­gún equi­po de la Vol­vo Ocean Ra­ce?

—Jus­to cuan­do co­men­za­mos el pro­yec­to del trimarán, que ve­nía­mos de la Sid­ney-Ho­bar nos di­je­ron que se iba a com­prar un trimarán. Me que­dé un po­co con la in­cóg­ni­ta y lo pri­me­ro que hi­ce fue pre­gun­tar­le a Gio­van­ni si con­ta­ba con­mi­go sino pa­ra bus­car­me otra co­sa. Me di­jo que sí, que con­ta­ba con­mi­go en el trimarán. Fui­mos a Aus­tra­lia a ven­der el VO70 y mien­tras es­ta­ba en Aus­tra­lia me lla­mó Gua­den, un re­ga­tis­ta que hi­zo la Sid­ney-Ho­bart con no­so­tros pa­ra tra­ba­jar un mes y me­dio en el «Ves­tas» en don­de hi­ci­mos Ali­can­te-Go­te­borg y lue­go unos even­tos en­se­ñan­do a jó­ve­nes pro­me­sas en Go­te­borg pa­ra la fá­bri­ca Vol­vo. Al fi­nal no era na­da se­gu­ro y apos­té por el «Ma­se­ra­ti». En es­ta edi­ción de la Vol­vo cam­bia­ron la edad mí­ni­ma pa­ra jó­ve­nes re­ga­tis­tas. Yo te­nía 30 años y la pu­sie­ron en 29 lo que fue un pun­to ne­ga­ti­vo pa­ra en­trar en la re­ga­ta. El «Map­fre» ya te­nía el equi­po com­ple­to con­tan­do con la ba­se de la an­te­rior edi­ción. Igual al­gún día me fi­cha al­gún equi­po in­glés o un equi­po ex­tran­je­ro.

—¿Qué tal una re­ga­ta a dos?

—La ha­ría sin du­dar­lo. Me en­can­ta­ría ha­cer una Mi­ni o una re­ga­ta a dos. To­do lo que sea na­ve­ga­ción oceá­ni­ca en­tra den­tro de mis sue­ños y pro­yec­tos. Me lla­ma mu­cho la aten­ción na­ve­gar por el océano ya sea en un 40 pies, un IMO­CA, un Mi­ni.

—¿Con quién la ha­rías?

—Es muy di­fí­cil por­que ten­go mu­cha gen­te con la que me gus­ta­ría afron­tar una aven­tu­ra así, pe­ro no du­da­ría ha­cer­la con Car­los Her­nán­dez, el que me dio la opor­tu­ni­dad de ve­nir al pro­yec­to «Ma­se­ra­ti». Es muy buen re­ga­tis­ta oceá­ni­co y es un ami­go des­de que éra­mos ni­ños, des­de siem­pre. Así que se­ría el ideal pa­ra afron­tar una aven­tu­ra de ese ca­li­bre.

—¿Y una en so­li­ta­rio?

—A lo me­jor en so­li­ta­rio prue­bo con una cla­se en la que hay co­mo 80 bar­cos y es co­mo un Op­ti­mist pa­ra ma­yo­res. Cru­zar el Atlán­ti­co en so­li­ta­rio se­ría fan­tás­ti­co. En un bar­qui­to de seis me­tros a to­do gas, dan­do pan­ta­ca­zos in­ten­tan­do lle­gar a la me­ta tie­ne que ser un desafío fan­tás­ti­co.

—¿Qué re­ga­ta le gus­ta­ría ga­nar?

— No sé. Siem­pre me gus­ta ga­nar to­do, pe­ro a ve­ces se ga­na y a ve­ces se pier­de. Lo im­por­tan­te pa­ra mi es te­ner la opor­tu­ni­dad de po­der re­pe­tir las co­sas. De po­der ha­cer un buen pa­pel y que te si­gan lla­man­do pa­ra otras re­ga­tas.

—¿Cuál ha si­do su lo­gro más im­por­tan­te has­ta aho­ra?

—Los Mun­dia­les de J 80 con Ray­co Ta­ba­res, la Sid­ney-Ho­bart con el VO70 y aho­ra es­te ré­cord de la Ru­ta del Té, con el que he­mos he­cho ca­si me­dia vuel­ta al mun­do en sen­ti­do con­tra­rio con una cás­ca­ra de nuez, prác-

ti­ca­men­te..

—¿Có­mo es la na­ve­ga­ción en un trimarán? —Es muy bo­ni­to na­ve­gar aquí, pe­ro es un bar­co que no es muy gran­de y no es con­for­ta­ble. Cuan­do hay con­di­cio­nes de vien­to de más de 30 nu­dos es un bar­co muy ner­vio­so. Muy es­tre­san­te y hay que es­tar siem­pre muy aten­to. No se pue­de des­can­sar y no pue­des des­pis­tar­te ni un so­lo mi­nu­to.

—¿El fu­tu­ro fi­nal de la ve­la van a ser los «foils»?

—Pue­de que si, que se va­ya ten­dien­do a na­ve­gar en el ai­re, pe­ro creo que los bar­cos sin ellos van a se­guir ins­tau­ra­do en la ve­la du­ran­te mu­cho tiem­po. Es co­mo cuan­do lle­gó el car­bono a los más­ti­les hu­bo un an­tes, un desa­rro­llo y un des­pués. Has­ta que no es­té to­do con­fir­ma­do al cien por cien y sean cien por cien fia­bles mu­chos bar­cos se­gui­rán man­te­nien­do lo que aho­ra te­ne­mos con las de­ri­vas nor­ma­les.

—¿Qué le han pa­re­ci­do los ci­clis­tas de la Co­pa Amé­ri­ca?

— Per­so­nal­men­te no me gus­ta mu­cho por­que creo que eso no es la ve­la que no­so­tros en­ten­de­mos co­mo tal. La Co­pa Amé­ri­ca era muy in­tere­san­te y gus­ta­ba co­mo la que se ce­le­bró en Va­len­cia. Pue­de que es­ta mo­da­li­dad de aho­ra sea muy vis­to­sa pa­ra la te­le­vi­sión, pe­ro don­de ha­ya bar­cos si­mi­la­res don­de los re­ga­tis­tas ten­gan la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar sus co­no­ci­mien­tos tri­man­do las ve­las... Aho­ra hay un hom­bre dán­do­le a los pe­da­les, pe­ro no sa­be pa­ra qué lo es­tá ha­cien­do en ese mo­men­to. No si­quie­ra ellos ven la re­ga­ta. So­lo ha­cen tra­ba­jo me­cá­ni­co. Creo que de esa ma­ne­ra se pier­de la sen­sa­ción de na­ve­gar, lo que es tri­mar el fo­que, lo que es tri­mar la ma­yor. Así se pier­de sen­si­bi­li­dad en los bar­cos. Aho­ra, la que vie­ne en Nue­va Ze­lan­da va a ser una in­cóg­ni­ta. Ver un mo­no­cas­co por en­ci­ma del agua ha­cien­do tras­lu­cha­das... no sé, la ver­dad.

—¿Echa de menos la ve­la en Ca­na­rias o cuan­do va, na­ve­ga?

—Nun­ca de­ja­ré de na­ve­gar en mi tie­rra. Las con­di­cio­nes son es­tu­pen­das y ese mar te in­ci­ta a su­bir­te a cual­quier bar­co y sa­lir a na­ve­gar­lo. Si es­toy una se­ma­na no pue­do re­sis­tir la ten­ta­ción de na­ve­gar. Na­ve­gar con ami­gos en una sen­sa­ción fan­tás­ti­ca y más en Lan­za­ro­te, que aun­que apren­dí a na­ve­gar en Fuer­te­ven­tu­ra, la is­la de lan­za­ro­te fue la que me hi­zo re­ga­tis­ta y la que pro­pi­ció que sa­lie­ra a na­ve­gar de Ca­na­rias. Es­toy muy agra­de­ci­do a Lan­za­ro­te y a los ami­gos que ten­go allí.

—¿Quién ha si­do su re­fe­ren­te?

—Cuan­do lle­gué a Lan­za­ro­te es­tu­ve en una re­si­den­cia y lue­go me fui a vi­vir con Willy Ta­ba­res y vi­ví co­do con co­do du­ran­te ocho años con Ray­co Ta­ba­res y Car­los Her­nán­dez de lu­nes a do­min­go siem­pre jun­tos. Nues­tra vi­da era, ca­sa, marina, marina, ca­sa. Siem­pre ro­dea­dos de bar­cos. Cuan­do te­nía­mos un tiem­po li­bre íba­mos a arre­glar el bar­co y a po­ner­lo a pun­to.

—¿Y eso lo echa de menos?

—Un po­co, sí. Po­der vol­ver a na­ve­gar con mis ami­gos y ha­cer gran­des re­ga­tas, por­que tie­nen cua­li­da­des y son bue­nos re­ga­tis­tas... lo echo un po­co de menos.

—¿Cuál es el pró­xi­mo re­to?

— Pon­dre­mos los «foils» al trimarán a par­tir de ma­yo pa­ra in­ten­tar se­guir desa­rro­llan­do es­te ti­po de na­ve­ga­ción pa­ra lo­grar un po­co más de fia­bi­li­dad y más con­trol so­bre el «foil» con más vien­to y con ola. Es­te año quie­ro na­ve­gar en un J70 con un equi­po ita­liano.

PA­SA­DO

«ECHO DE MENOS PO­DER NA­VE­GAR CON MIS AMI­GOS Y HA­CER GRAN­DES RE­GA­TAS»

FU­TU­RO

«NO ES­TA­RÍA MAL UNA RE­GA­TA A DOS O EN SO­LI­TA­RIO»

Oli­ver He­rre­ra lle­va cin­co años con Gio­van­ni Sol­di­ni na­ve­gan­do por los océa­nos del mun­do. Ma­se­ra­ti le ha da­do la opor­tu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.