DE­VOL­VER A LA REI­NA A LO MÁS AL­TO

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - PE­DRO SAR­DI­NA ARTHOUS Di­rec­tor ABC Náu­ti­ca

El Tro­feo de la Rei­na es­ta­ba ca­yen­do en el po­zo más os­cu­ro de la his­to­ria de las re­ga­tas en Es­pa­ña. De ser una de las tres más im­por­tan­tes del Me­di­te­rrá­neo es­ta­ba que­dán­do­se en una sim­ple re­ga­ta de club, a la que so­lo los muy afi­cio­na­dos, que de ca­mino a Pal­ma que­rían en­tre­nar­se, par­ti­ci­pa­ban en ella. Es ver­dad que la cri­sis de pa­tro­ci­na­do­res de­jó muy to­ca­do al Real Club Náu­ti­co de Va­len­cia. Se fue la CAM, Ro­lex y dos más y el club se nu­bló en cuan­to a la ca­li­dad de sus re­ga­tas de cru­ce­ro.

La de Ale­jan­dro Fli­que­te se­rá la ter­ce­ra jun­ta di­rec­ti­va des­de que Ma­nel Ca­sa­no­va aban­do­nó la pre­si­den­cia del club y les veo muy ani­ma­dos a recuperar su pres­ti­gio en­tre la flo­ta in­ter­na­cio­nal. Una de las cla­ves de que el Tro­feo de la Rei­na hu­bie­ra es­ta­do don­de es­tu­vo se pue­de tra­du­cir en la fi­gu­ra del ge­ren­te del club. Ma­nel Ca­sa­no­va te­nía «el ge­ren­te» que to­do el mun­do que­rría te­ner. Jo­sé Mi­guel Mar­tín fue un hom­bre de club has­ta que lo mal ju­bi­la­ron. Un hom­bre que in­ter­pre­ta­ba muy bien los de­seos de una jun­ta di­rec­ti­va en­tra­di­ta en años, pe­ro con las ideas cla­ras. Don Pa­co, Isi­do­ro, Ma­nel, Nano, Jua­ni­to... en­tre to­dos y con la ines­ti­ma­ble ayu­da de la Ar­ma­da Es­pa­ño­la hi­cie­ron un club gran­de, ca­paz de or­ga­ni­zar los Mun­dia­les más im­por­tan­tes de la flo­ta de cru­ce­ros y de con­se­guir que la grím­po­la del Náu­ti­co for­ma­ra par­te de la po­pa del bar­co es­pa­ñol de Copa Amé­ri­ca, a pe­sar de que al­gu­nos fue­ron re­ti­cen­tes a ello.

No le voy a de­cir a Fli­que­te y a su jun­ta co­mo han de ha­cer las co­sas. Es un equi­po nue­vo, ade­más de re­ga­tis­tas con mu­cha ilu­sión y con una ba­ga­je pro­fe­sio­nal a la al­tu­ra de la ca­te­go­ría del club. Una jun­ta, creo, que abier­ta a to­do el que quie­ra re­mar jun­to a ellos, y que quie­re po­ner es­te año la pri­me­ra pie­dra es­tu­dian­do por don­de ha­ce agua «el bar­co».

Tie­nen un fac­tor a fa­vor, que otras jun­tas no ha apro­ve­cha­do, y no es otro que al me­jor di­rec­tor de­por­ti­vo de Es­pa­ña, Pe­dro Qui­ro­ga, que si le de­jan tra­ba­jar y con­fían en él, es­toy se­gu­ro de que el Tro­feo de la Rei­na vol­ve­rá por sus fue­ros.

Tam­bién, si­guen con­tan­do con la Ar­ma­da Es­pa­ño­la, esa Ar­ma­da que nun­ca ha de­ja­do de apo­yar al club y a la re­ga­ta des­de que el al­mi­ran­te Mar­cial Sán­chez Bar­cáz­te­gui pa­tro­nea­ba aque­llos mí­ti­cos «Si­rius» y que aho­ra, con el mis­mo en­tu­sias­mo y la mis­ma de­di­ca­ción, pa­tro­nea el al­mi­ran­te Jai­me Ro­drí­guez Tou­bes.

Y por su­pues­to, a la Rei­na So­fía, in­con­di­cio­nal del Náu­ti­co de Va­len­cia, don­de siem­pre ha lle­va­do su ca­ri­ño y ha apor­ta­do a la re­ga­ta su con­di­ción de «Real». Es el de­ber de to­dos de­vol­ver a la Rei­na a lo más al­to, de don­de nun­ca hu­bie­ra te­ni­do que ba­jar y don­de siem­pre, siem­pre de­be­ría de es­tar. El Náu­ti­co se lo me­re­ce.

ES OBLI­GA­CIÓN DE TO­DOS DE­VOL­VER A LA RE­GA­TA A LO MÁS AL­TO, DE DON­DE NUN­CA DE­BIÓ BA­JAR Y DON­DE SIEM­PRE DE­BE­RÍA DE ES­TAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.