EL DE­POR­TE, EL ÚL­TI­MO DE LA FI­LA

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - JAU­ME SO­LER

con es­tos gas­tos pe­ro es­to tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad ya que no es sos­te­ni­ble en el tiem­po. El apo­yo pa­ra se­guir na­ve­gan­do al má­xi­mo ni­vel no pue­de ser uni­la­te­ral ya que yo don­de voy re­pre­sen­to a mí país y es­toy se­gu­ro que se po­dría ha­cer al­go más. Ade­más, aho­ra que el ki­te­boar­ding se ha con­ver­ti­do en dis­ci­pli­na olím­pi­ca, se­gu­ro que se pue­de ha­cer mu­cho más pa­ra apo­yar­nos. —Ha­ble­mos­de­me­dioam­bien­te ma­rino ¿qué le pa­re­ce la con­tro­ver­sia so­bre el Chor­li­te­jo Pa­ti­ne­gro o pa­ti­vel? —Evi­den­te­men­te hay que de­fen­der a la fau­na y la flo­ra, en par­ti­cu­lar a la que ha­bi­ta en las zo­nas de pla­ya. Pe­ro la ver­dad si­go sin en­ten­der por­que los or­ga­nis­mo es­tán en con­tra nues­tro ya que no­so­tros so­mos los pri­me­ros que de­fen­de­mos la na­tu­ra­le­za. No­so­tros no so­mos el pro­ble­ma si no par­te de la so­lu­ción. Dis­fru­ta­mos de las pla­yas y creo que so­mos los que más con­cien­cia­dos es­ta­mos de los que vi­si­tan las pla­yas. Ya se na­ve­gan en zo­nas don­de no se atra­vie­san du­nas, no ti­ra­mos­nun­ca ba­su­ra en las pla­yas ni al mar, pri­me­ro por que lo sen­ti­mos así y se­gun­do ya que nos afec­ta di­rec­ta­men­te cuan­do na­ve­ga­mos. Es más, so­mos los que re­co­ge­mos plás­ti­cos y ba­su­ras ma­ri­nas del mar y de la ori­lla pa­ra de­po­si­tar­las en los con­te­ne­do­res, en al­gu­nos si­tios to­tal­men­te inexis­ten­tes. —¿Hay al­gu­na ra­zón pa­ra que se ha­ya pues­to fo­co so­bre el ki­te­boar­ding? —Real­men­te no en­tien­do por­que se nos ha apun­ta­do con el de­do. Ade­más po­co a po­co nos es­tán mar­gi­nan­do lle­ván­do­nos a áreas co­mo desem­bo­ca­du­ras de ríos, ace­quias y de­más don­de las pla­yas es­tán muy su­cias y el agua tam­bién. Ade­más nos es­tán qui­ta­do mu­chos ca­na­les de sa­li­da con lo que prac­ti­car es­te de­por­te es ca­da día más di­fí­cil. No en­tien­do co­mo los de­por­tis­tas te­ne­mos que ser los más per­ju­di­ca­dos si so­mos los que más cui­da­mos el me­dio am­bien­te de las per­so­nas que es­tán en las pla­yas. Lle­gar con tu ne­ve­ra y tu tum­bo­na es fá­cil pe­ro ha­cer de­por­te no. No lo lle­go a en­ten­der. —Se ha de­ter­mi­na­do que se­rá una dis­ci­pli­na olím­pi­ca pa­ra Pa­ris 2024 ¿No cree que de­be­rían fa­ci­li­tar más­las co­sas pa­ra la prác­ti­ca de es­te de­por­te? —Sin lu­gar a du­das. Es ne­ce­sa­rio pa­ra nues­tro de­por­te y pa­ra los in­tere­ses de nues­tro país. Si nos arrin­co­nan, nos apun­tan con el de­do y en­ci­ma no re­ci­bi­mos apo­yos de las ins­ti­tu­cio­nes, en dos días, es­te de­por­te se­rá his­to­ria y con ello, una in­dus­tria muy­po­ten­te y mi­les de de­por­tis­tas que ya no di­na­mi­za­rán las eco­no­mías lo­ca­les pa­ra cu­brir sus ne­ce­si­da­des. Co­mo ex­pe­rien­cia pue­do co­men­tar una que me pa­só ha­ce po­cos días don­de unos so­co­rris­tas de una pla­ya me lla­ma­ron la aten­ción. Yo les di­je que en nin­gún mo­men­to iba a po­ner en pe­li­gro a na­die ni voy a cau­sar nin­gún pro­ble­ma. Sim­ple­men­te le­van­to mi co­me­ta, me me­to mar aden­tro y no sal­go has­ta que termina mi jor­na­da de en­tre­na­mien­to. Lle­vo mu­chos años sin­tién­do­me co­mo un top man­ta.

To­do cam­bio de Go­bierno com­por­ta cam­bios es­truc­tu­ra­les de pri­me­rí­si­mo ni­vel. La lle­ga­da de Pe­dro Sán­chez y el PSOE a tra­vés de una mo­ción de cen­su­ra, ha co­gi­do con el pie cam­bia­do a me­dio país, que vio co­mo de un día pa­ra otro cam­bia­ba la vi­sión po­lí­ti­ca. No en­tra­ré a va­lo­rar si se­rá bueno o ma­lo, lo que sí me ha lla­ma­do la aten­ción es el po­co, por no de­cir nu­lo, in­te­rés que le han de­di­ca­do al de­por­te. De acuer­do que no se tra­ta del ele­men­to más im­por­tan­te de un es­ta­do, pe­ro sí lo es pa­ra cuan­do in­tere­sa al po­lí­ti­co pa­ra de­cir lo bue­nos que so­mos, ya sea con la se­lec­ción es­pa­ño­la de fút­bol, Ra­fa Na­dal, Pau Ga­sol o el equi­po es­pa­ñol de ve­la cuan­do era el de­por­te olím­pi­co de re­fe­ren­cia; aho­ra por des­gra­cia la ve­la ha pa­sa­do a la co­la del pe­lo­tón, pre­ci­sa­men­te por una ges­tión fe­de­ra­ti­va que va de ca­pa caí­da.

Te­nien­do en cuen­ta que la ges­tión de los an­te­rio­res go­bier­nos en te­ma de de­por­tes fue­ran las más ejem­pla­res. Jai­me Lis­sa­vetzky y Mi­guel Car­de­nal de­ja­ron mu­cho que desear y a Jo­sé Ra­món Le­te se le veía con ga­nas de in­ten­tar arre­glar al­go, pe­ro se que­dó en eso, en un in­ten­to, ya que a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes im­por­tan­tes se que­da­ban so­lo en bue­nas pa­la­bras.

Con el cam­bio des­de ha­ce ca­si un mes, elMi­nis­te­rio de De­por­tes es­tá sien­do un ga­li­ma­tías. Pri­me­ro la lle­ga­da de Mà­xim Huer­ta, un per­so­na­je te­le­vi­si­vo, que lo más re­don­do que ha­bía vis­to era un me­lón y que en su an­te­rior vi­da ha­bía pues­to el de­por­te a pa­rir a tra­vés de las re­des so­cia­les.

Lue­go vino a de­cir que no le gus­ta­ba prac­ti­car­lo, pe­ro que no te gus­te co­rrer no es ex­cu­sa pa­ra ha­ber pues­to a los de­por­tis­tas de vuel­ta y me­dia. Eso sí, se fue a Ro­land Ga­rros a ha­cer­se la fo­to. Pe­ro es­te ya no es­tá. El siguiente de la lis­ta pa­ra ser mi­nis­tro de de­por­tes ha si­do Jo­sé Gui­rao, que lo pri­me­ro que pi­dió en su pre­sen­ta­ción co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble del de­por­te es­pa­ñol, es que no sa­bía mu­cho de de­por­tes y que no se le die­ra mu­cha ca­ña. Pues sí que em­pe­za­mos bien, si el que tie­ne que to­mar de­ci­sio­nes so­bre un te­ma no sa­be nada de él, co­mo se pue­de pri­me­ro ofre­cer­le el car­go y se­gun­do, mo­ral­men­te co­mo lo pue­de acep­tar.

A ver te­ne­mos cla­ra una co­sa. Ser mi­nis­tro es de­ma­sia­do im­por­tan­te co­mo pa­ra ser lo su­fi­cien­te­men­te hon­ra­do mo­ral­men­te pa­ra no acep­tar el car­go si no se sa­be so­bre la ma­te­ria que ten­drás que di­ri­gir. ¿Có­mo se pue­de tra­tar a ni­vel na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal un te­ma si no se tie­ne la más re­mo­ta idea? A mí que me lo ex­pli­quen.

Y lue­go te­ne­mos el te­ma del se­cre­ta­rio de es­ta­do. Pa­ra el del CSD se ha tar­da­do ca­si un mes pa­ra ser nom­bra­do. Es­tá cla­ro que si ha te­ni­do dos mi­nis­tros inú­ti­les en la ma­te­ria co­mo iban a nom­brar a uno. Aun­que sea un de­por­te, no es un jue­go, al fi­nal han nom­bra­do a la exes­quia­do­ra Ma­ría Jo­sé Rien­da. Es­pe­re­mos que se­pa lo que tie­ne en­tre ma­nos y que real­men­te ac­túe, cam­bie la ob­so­le­ta Ley del De­por­te y con­tro­le me­jor a las fe­de­ra­cio­nes, que ha­ce mu­chos años que se pi­to­rrean del CSD y de sus fe­de­ra­dos.

Es­ta­mos can­sa­dos de que en lu­gar de po­lí­ti­cos, pa­rez­can can­di­da­tos a par­ti­ci­par en un reality show.

ES­PE­RE­MOS QUE AMARÍA JO­SÉ RIEN­DA LE SAL­GAN BIEN LAS CO­SAS, QUE FAL­TA HA­CE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.