LA BUR­BU­JA DE LAS AGEN­CIAS DE CHAR­TER NÁU­TI­CO ON­LI­NE

ABC - Vela - - ABC De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

El char­ter náu­ti­co ha ido evo­lu­cio­nan­do a lo lar­go de las dé­ca­das has­ta lle­gar a un ni­vel de so­cia­li­za­ción que po­cos lle­ga­ban a pen­sar. En la dé­ca­da de los no­ven­ta, el char­ter náu­ti­co es­ta­ba com­pues­to por un pe­que­ño gru­po se­lec­to de clien­tes que bá­si­ca­men­te con­ta­ban con dos ca­rac­te­rís­ti­cas, di­ne­ro y amor por el mar.

Ese ger­men fue cre­cien­do lle­gan­do al nue­vo milenio don­de se mar­có un cam­bio de ter­cio que tra­jo con­si­go la po­pu­la­ri­za­ción del al­qui­ler de ve­le­ros pa­ra su uso va­ca­cio­nal, pa­san­do del con­cep­to de ar­ma­dor que se lle­va­ba a su fa­mi­lia o in­vi­ta­ba a sus ami­gos a pa­sar unas vacaciones ex­clu­si­vas a un mo­de­lo don­de un gru­po de ami­gos, po­nien­do tres­cien­tos eu­ros ca­da uno po­dían pa­sar­se una se­ma­na es­pec­ta­cu­lar en el mar in­clu­yen­do trans­por­te y alo­ja­mien­to. Eso ani­mó el sec­tor ge­ne­ran­do un efec­to lla­ma­da, pro­po­nien­do las nue­vas fór­mu­las de char­ter náu­ti­co que aho­ra co­no­ce­mos.

En ese pro­ce­so, las agen­cias de char­ter em­pe­za­ron a apa­re­cer con el ob­je­ti­vo de or­ga­ni­zar y ase­so­rar a ese clien­te neó­fi­to en el mun­do del mar, lle­ván­do­se un tro­zo del pas­tel, por un va­lor aña­di­do tan­gi­ble. Pe­ro con es­ta so­cia­li­za­ción del char­ter náu­ti­co e in­ter­net, las agen­cias de char­ter tra­di­cio­na­les se en­con­tra­ron con un nue­vo mo­de­lo que pa­re­cía iba a cam­biar la co­mer­cia­li­za­ción del al­qui­ler de bar­cos a ni­vel mun­dial.

Pe­ro la reali­dad es que a po­co que se ras­ca­ra, se veía rá­pi­da­men­te que el mo­de­lo de con­tra­ta­ción on­li­ne no iba a fun­cio­nar por va­rias ra­zo­nes, que da­rían pa­ra un de­ba­te más lar­go, pe­ro que han he­cho que es­ta nue­va olea­da de agen­cias de char­ter on­li­ne sean sim­ple­men­te agen­cias tra­di­cio­na­les ca­mu­fla­das que ya no apor­tan na­da y que ba­san su mo­de­lo de ne­go­cio en dar una ima­gen de gran­des y no­ve­do­sas star­tups con gran­des in­ver­sio­nes que lo úni­co que es­tán con­si­guien­do es di­la­pi­dar­se ellas mis­mas.

Co­men­za­mos a te­ner ejem­plos de caí­das mo­nu­men­ta­les y en no mu­cho tiem­po ve­re­mos al­gu­nas más de las que aho­ra se til­dan co­mo lí­de­res, don­de sus so­cios ca­pi­ta­lis­tas lo úni­co que es­tán pen­san­do es en co­mo ven­der la va­ca lo más rá­pi­do po­si­ble an­tes que adel­ga­ce.

Las agen­cias de char­ter han pa­sa­do de ser una he­rra­mien­ta útil pa­ra clien­tes y em­pre­sas de char­ter a me­ros in­ter­me­dia­rios que en más ca­sos de los que me gus­ta­ría se han es­pe­cia­li­za­do en la ex­tor­sión a los que les dan de co­mer.

Pe­ro esa bur­bu­ja ge­ne­ra­da en los úl­ti­mos años es­ta­lla­rá gra­cias a nue­vos mo­de­los de ne­go­cio don­de el clien­te y ar­ma­dor ga­na­rán, pro­du­cien­do la des­apa­ri­ción de la agen­cias de char­ter náu­ti­co tal y co­mo las co­no­ce­mos hoy en día. In­ter­net es un me­dio pro­di­gio­so, al mis­mo tiem­po que cruel, y no ha­ce más que po­ner en su si­tio a to­dos los in­ter­lo­cu­to­res, lle­van­do al va­gón de co­la a los que no apor­tan y po­nien­do en pri­me­ra cla­se a los ex­ce­len­tes.

ESA BUR­BU­JA GE­NE­RA­DA EN LOS ÚL­TI­MOS AÑOS ES­TA­LLA­RÁ GRA­CIAS A NUE­VOS MO­DE­LOS DE NE­GO­CIO DON­DE CLIEN­TE Y AR­MA­DOR GA­NA­RÁN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.