AL CÉ­SAR LO QUE ES DEL CÉ­SAR

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - NI­CO­LÁS TERRY MAR­TÍ­NEZ Pe­rio­dis­ta Náu­ti­co

ES­PE­RO QUE AL­GUIEN TEN­GA LA DE­CEN­CIA DE NOM­BRAR A MARGALEF EN LA EN­TRE­GA DE PRE­MIOS DEL MRCYB

Es­pe­ro y de­seo de to­do co­ra­zón, que la Junta Di­rec­ti­va del Mon­te Real Club de Ya­tes de Ba­yo­na, no se en­fa­den ni se mo­les­ten por es­ta co­lum­na. En mi áni­mo al es­cri­bir­la no se con­tem­pla es­ta po­si­bi­li­dad, sino to­do lo con­tra­rio dar las gra­cias a es­ta ins­ti­tu­ción por ser la úni­ca de to­do el país que sigue re­co­no­cien­do a los me­jo­res de­por­tis­tas de la ve­la se­gún su cri­te­rio. He­cho es­te que lo apun­to co­mo muy re­se­ña­ble, ya que no lo ha­ce ni la pro­pia RFEV.

Es­ta en­tra­di­lla vie­ne a co­la­ción con el he­cho de que el MRCY de Ba­yo­na ha­ya otor­ga­do el pres­ti­gio­so premio «Mariano Aguado de la Co­mu­ni­ca­ción», in­clui­do en los pre­mios na­cio­na­les de ve­la Te­rras Gau­da, a la Agen­cia EFE. Has­ta aquí to­do bien, e in­clu­so que lo re­co­ja su ac­tual je­fe de deportes, Luis Vi­lla­re­jo, di­ga­mos que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, pe­ro en lo que no es­toy de acuer­do es que se ha­yan ol­vi­da­do de Josep Margalef.

Des­de que Josep Margalef se hi­zo car­go de di­fun­dir las no­ti­cias de la ve­la den­tro de EFE, es­te de­por­te tu­vo un an­tes y un des­pués. Josep no so­lo apren­dió rá­pi­do sino que co­mo gran pe­rio­dis­ta de agen­cias su­po tras­la­dar al len­gua­je de es­ta a las mi­les de in­ter­pre­ta­cio­nes y pun­tos de vis­ta que tie­ne la ve­la.

Leer una cró­ni­ca de Josep de una re­ga­ta de vuel­ta al mun­do, de ve­la aven­tu­ra o de cual­quier otro ti­po de ve­la in­clu­yen­do las de cla­ses olím­pi­cas, es un es­pec­tácu­lo y un pla­cer y so­bre to­do en­ten­di­ble pa­ra el gran pú­bli­co.

Ami­go de sus ami­gos, los de­fien­de an­te cual­quie­ra de los mu­chos im­bé­ci­les, so­ber­bios y pre­po­ten­tes per­so­na­jes que des­gra­cia­da­men­te pu­lu­lan por nues­tro mun­do de la ve­la. To­da­vía no ten­go for­mas de agra­de­cer­le co­mo de­fen­dió al bar­co «Cam­per» en su participación en la Vol­vo Ocean Race de ha­ce unos años, don­de yo era el res­pon­sa­ble de la co­mu­ni­ca­ción en cas­te­llano, an­te los con­ti­nuos y vi­ru­len­tos ata­ques que des­de el otro bar­co es­pa­ñol nos die­ron en to­da la re­ga­ta.

Mi cos­te per­so­nal fue grande ya que no pu­de via­jar a nin­gu­na de las eta­pas de la re­ga­ta, por­que los «co­le­gas» del otro bar­co lo im­pi­die­ron, pe­ro al fi­nal ga­na­mos por go­lea­da tan­to en nú­me­ro de no­ti­cias co­mo en la va­lo­ra­ción eco­nó­mi­ca de las mis­mas. Y es­to sin la pro­fe­sio­na­li­dad de Margalef ha­bría si­do im­po­si­ble, ya que se pa­só por el fo­rro las enor­mes pre­sio­nes ejer­ci­das por el ar­ma­dor del otro bar­co es­pa­ñol a pe­sar que es­tas fue­ron eje­cu­ta­das des­de una im­por­tan­te al­tu­ra. Pues bien ni así pu­die­ron con la pro­fe­sio­na­li­dad de mi ad­mi­ra­do y que­ri­do Margalef.

Es­pe­ro que al­guien ten­ga la de­cen­cia de ci­tar­lo en el ac­to de en­tre­ga del premio, ya que la ve­la en la Agen­cia EFE ha si­do, es y si Dios lo quie­re por mu­chos años más se­rá de mi ami­go el «Gor­do» Margalef.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.