Gio­van­ni Sol­di­ni «So­mos pio­ne­ros en los foils cen­tra­les»

PA­TRÓN DEL TRIMARÁN «MASERATI»

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - PE­DRO SAR­DI­NA

Sol­di­ni lle­va en­gan­cha­do a la estela de un Maserati des­de ha­ce mu­chos años. Es co­mo si fue­ra su «mu­sa»

Gio­van­ni Sol­di­ni na­ció en Milán. Es el ter­cer hi­jo de Adol­fo Sol­di­ni, in­dus­trial tex­til ita­liano y her­mano del di­rec­tor del ins­ti­tu­to eu­ro­peo de di­se­ño en Milán. Vi­ve en Sar­za­na, en la pro­vin­cia de La Spe­zia y es pa­dre de cua­tro hi­jos. Apa­sio­na­do por la na­ve­ga­ción de ni­ño, en los años 80 co­no­ció a Vit­to­rio Ma­lin­gri, que fue el pri­me­ro en or­ga­ni­zar una ba­se de ve­la en Cu­ba, en Ca­yo Lar­go del Sur. A la edad de 16 años hi­zo el cru­ce del Atlán­ti­co por pri­me­ra vez en su vi­da y no ha pa­ra­do nun­ca de ha­cer ve­la aven­tu­ra. —¿Co­mo es la con­duc­ción del trimarán «Maserati»?

— Al fi­nal es bas­tan­te sim­ple. No es un bar­co muy com­pli­ca­do por­que tie­ne po­ca ve­la com­pa­ra­do con un VO 70. Es muy sen­ci­llo, pe­ro hay que ma­ne­jar­lo con ca­be­za por­que lle­vas en las ma­nos mu­chas to­ne­la­das. Los mul­ti­cas­cos son co­mo las mo­tos de GP, si aprie­tas el ace­le­ra­dor, vue­las. —¿Cuál va a se su pró­xi­mo re­to? — Co­men­za­re­mos en oc­tu­bre con la Med­le Sea Race, la tras­atlán­ti­ca de Lork y des­pués unas po­cas re­ga­tas en el Ca­ri­be. Me gus­tar´ñia mu­cho in­ten­tar ha­cer al­go con to­dos los mul­ti­cas­cos que hay en Aus­tra­lia y se­ría fan­tás­ti­co ha­cer la Sid­ney-Ho­bar, pe­ro la tie­nen aun ce­rra­da a los mul­ti­cas­cos y es una lás­ti­ma por­que allí hay cua­tro mul­ti­cas­cos muy com­pe­ti­ti­vos —¿Có­mo se de­ci­de afron­tar un re­to?

— Bus­ca­mos las su­per­aven­tu­ras. Al­go que nos lle­ne y agran­de la mar­ca de nues­tros pa­tro­ci­na­do­re, ade­más de ir, po­co a po­co, ha­cién­do­nos con los ré­cords que es­tán aun por ba­tir. Me gus­ta mu­cho te­ner tri­pu­lan­tes la­ti­nos pa­ra afron­tar los re­tos en los ma­res. —¿Có­mo se pue­de cru­zar el Atlán­ti­co en so­li­ta­rio en un trimarán de 100 pies co­mo va a ha­cer Se­bas­tien Jos­se?

VOR «DE­BE­RÍAN HA­BER IM­PLAN­TA­DO LOS IMOCA HA­CE 15 AÑOS» JU­LIO VER­NE «PA­RA IN­TEN­TAR­LO HA­CE FAL­TA UN CE­RO MÁS EN EL PRE­SU­PUES­TO»

— Es­tos bar­cos son muy gran­des, pe­ro en el mar son ale­gres, son mu­cho más al­tos y tie­nen mu­cha más máquina. No­so­tros con 25 nu­dos de­be­mos de te­ner cui­da­do, pe­ro en un bar­co con 10 me­tros más es­te mo­men­to lle­ga mu­cho más tar­de. Es com­pli­ca­do. Ima­gi­na que pa­ra po­ner un ri­zo y abrir el ge­na­ker ha­ce fal­ta co­mo una hora.

—¿Se ha plan­trea­do al­gu­na vez in­ter­tar la Ju­lio Ver­ne?

—Con el «Maserati» no es po­si­ble, por­que no po­de­mos com­pe­tir con los 100 pies. Pa­ra na­ve­gar por el Sur es muy im­por­tan­te te­ner un bar­co que no su­fre con las tem­pes­ta­des. «Maserati» es un bar­co con po­co fran­co­bor­do y muy de­por­ti­vo. Cuan­do hay mu­chas olas, no so­mo muy con­pe­ti­ti­vos.

—¿Y si tu­vie­ra un bar­co ideal pa­ra ha­cer­la?

—Sí, cla­ro, es­to ya es otra his­to­ria, pe­ro ha­ría fal­ta un ce­ro más en el pre­su­pues­to pa­ra in­ten­tar­lo.

—¿Qué le ha pa­re­ci­do la VOR de es­te año?

—Bien. Muy com­pe­ti­da. Es muy in­tere­san­te eso de que los bar­cos sal­gan jun­tos y al ca­bo de sie­te mil mi­llas si­gan jun­tos. Des­de el pun­to de vis­ta de­por­ti­vo es muy bueno por­que las tri­pu­la­cio­nes no pue­den ba­jar la guar­dia en nin­gún mo­men­to. Va­mos a ver la pró­xi­ma co­mo va a ser con ese «in­ven­to» de los IMOCA, que al fi­nal es una idea que ten­drían que ha­ber pues­to en mar­cha ha­ce 15 años.

—¿Por qué cam­bió el mo­no­cas­co por el mul­ti­cas­co?

—Con el mo­no­cas­co lle­vá­ba­mos tres o cua­tro años ha­cien­do re­ga­tas, ca­si dos vuel­tas al mun­do. Los foils han re­vo­lu­cio­na­do la ve­la y la idea de co­lo­car­le foils a un trimarán oceá­ni­co me gus­ta­ba mu­cho a ver has­ta don­de se po­día lle­gar. Pa­ra mi fue un pri­vi­le­gio por­que al fi­nal fui­mos los pri­me­ros en co­lo­car un foil de­ba­jo de la or­za cen­tral. He­mos pro­ba­do mu­chas co­sas con los in­ge­nie­ros de Maserati y ahora el bar­co co­mien­za a na­ve­gar muy es­ta­ble. Des­de Cas­cáis a Gi­bral­tar fui­mos vo­lan­do to­do el rato y fue fan­tás­ti­co. Es al­go com­pli­ca­do, pe­ro es otro mun­do. Una co­sa es vo­lar en el agua plana y otra muy dis­tin­ta ha­cer­lo en el océano. Lle­va­mos 10.000 mi­llas foi­lean­do y ya le he­mos co­gi­do en tru­co.

—¿Qué hay de nue­vo en el «Maserati»?

—He­mos mo­di­fi­ca­do los ti­mo­nes, por­que per­di­mos dos en seis me­ses cho­can­do con OFNI por­que cuan­do vue­las no hay na­da en el agua y cual­quier co­sa que to­que el ti­món, lo par­te. Ahora he­mos desa­rro­lla­do un sis­te­ma por el cual si al­go to­ca el ti­món, és­te se le­van­ta au­to­má­ti­ca­men­te. Lo he­mos pro­ba­do a 40 nu­dos de ve­lo­ci­dad y fun­cio­na muy bien. Con es­te sis­te­ma po­de­mos na­ve­gar con otro es­pí­ri­tu. Los ti­mo­nes lle­van foils con un flag co­mo los avio­nes pa­ra que po­da­mos re­gu­lar el án­gu­lo de po­pa. Así, el bar­co na­ve­ga con el foil de la or­za y el ti­món del cas­co pe­que­ño. Na­ve­ga­mos con dos ti­mo­nes y un foil, al con­tra­rio que los Co­pa Amé­ri­ca.

— ¿ Dón­de es­tá el te­cho de la ve­la oceá­ni­ca?

—No se sa­be. Cuan­to más tiem­po pa­sa más avan­za la tec­no­lo­gía. De­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra to­do. Creo que va­mos a ir a desa­rro­llar la ae­ro­di­ná­mi­ca, pa­ra po­der na­ve­gar con me­nos ve­las. Hay un mu­ro que es muy di­fí­cil de pa­sar, que es­tá cuan­do el vien­to so­pla a más de 45 nu­dos.

—¿Hay que ser muy es­pe­cial pa­ra ser na­ve­gan­te oceá­ni­co?

—Hay que ser un apa­sio­na­do por el mar. Sa­ber com­por­tar­te en equi­po y no in­ten­tar ha­cer na­da so­lo. El mar no es una bro­ma y hay que te­ner­le mu­cho res­pe­to. Pa­ra ser na­ve­gan­te oceá­ni­co hay que ser cons­cien­te de es­to.

ABC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.