AQUE­LLAS REUNIO­NES DE CON­SEN­SO

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - JOSE LUIS SUE­VOS BA­RRE­RO Ar­ma­dor as­tu­riano

SI LA FE­DE­RA­CIÓN ACATA LA DE­CI­SIÓN DEL JU­RA­DO ES­TÁ QUI­TAN­DO LA RA­ZÓN A ÍKER Y DESCONFIANDO DE ÉL

He se­gui­do la Co­pa del Rey du­ran­te al­gún día y he te­ni­do que des­co­nec­tar por­que, de ver­dad y sin que nadie se en­fa­de, no me en­te­ra­ba de na­da. Tre­ce cla­ses dis­tin­tas en­tre las que ha­bía al­gu­nas con tres bar­cos, otras con cin­co, otras con seis... No, no lo pue­do en­ten­der.

En otros tiem­pos te­nía­mos unas reunio­nes a las que acu­día­mos al­gu­nos ar­ma­do­res de pe­so y el Rey, en las que se ha­bla­ba de có­mo se iba a plan­tear la Co­pa del Rey del si­guien­te año. Lle­gá­ba­mos a un con­sen­so con En­ri­que Puig, el me­jor pa­tro­ci­na­dor de la his­to­ria de la Co­pa, y se po­nía en mar­cha la re­ga­ta. To­do el mun­do iba a re­ga­tear y no ha­bía nin­gu­na po­lé­mi­ca en cuan­to a las re­glas, las cla­ses, los ga­na­do­res...

Ahora pa­re­ce ser que es­tas reunio­nes se de­ben ha­cer sin con­tar con los ar­ma­do­res que le dan el prestigio ver­da­de­ro a es­ta com­pe­ti­ción. Nos en­con­tra­mos con que hay dos cla­ses de 6 me­tros, mo­der­nos y an­ti­guos, de 6 bar­cos ca­da una. No se en­ten­de­ría es­ta de­ci­sión si no fue­ra por­que en esa cla­se na­ve­ga el Rey Emé­ri­to y era muy go­lo­so po­der te­ner a los dos Re­yes de Es­pa­ña en una mis­ma re­ga­ta.

Tre­ce cam­peo­nes de la Co­pa del Rey me pa­re­cen una au­tén­ti­ca bar­ba­ri­dad. ¿Pa­ra qué par­ti­ci­pan los GC32 o los tres ma­xis, o los cin­co Mel­ges o los tres Swan?

La ca­li­dad es muy im­por­tan­te, pe­ro cla­ro, si nos pa­ra­mos a ver co­mo han ga­na­do al­gu­nos pa­tro­nes los Mun­dia­les de ve­la de cru­ce­ro, sin tan si­quie­ra par­ti­ci­pan­do el mí­ni­mo de paí­ses, ve­mos que hoy en día se pue­de ser cam­peón del mun­do sin ba­jar­se del au­to­bús. Mé­ri­to te­nían los Mun­dia­les de Luis Do­res­te, The­re­sa Za­bell, To­ño Go­ros­té­gui... En fin, una Co­pa muy des­ca­fei­na­da pa­ra mí.

No que­ría ter­mi­nar sin ana­li­zar el «af­fai- re» Íker Mar­tí­nez. Aun­que due­la no de­be­ría­mos con­sen­tir lo que ha pa­sa­do en el pa­sa­do Mun­dial. Creo que ha si­do una ver­güen­za a ni­vel uni­ver­sal. La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la di­ce que acata lo que el Ju­ra­do In­ter­na­cio­nal del Cam­peo­na­to del Mun­do ha dic­ta­mi­na­do, lo que quie­re de­cir que no se fía na­da de su re­ga­tis­ta y se con­tra­di­ce cuan­do afir­ma que apo­ya­rá a Íker. ¿En qué que­da­mos?

Si acata lo que di­ce el Ju­ra­do In­ter­na­cio­nal de­be­ría san­cio­nar a Íker y zan­jar el asun­to co­mo bue­na­men­te se pue­da. De to­das las ma­ne­ras es la­men­ta­ble que el re­ga­tis­ta es­pa­ñol ha­ya es­ta­do so­lo en Aar­hus pe­lean­do con es­tos «ti­bu­ro­nes» de la ve­la mien­tras ellos se po­nían mo­re­nos en la bahía de Pal­ma.

Co­sas de la ve­la, que tar­de o tem­prano se des­cu­bren pa­ra que­dar to­tal­men­te ri­di­cu­li­za­dos. No apren­de­mos na­da y ca­da vez peor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.