Jo­sé Miguel Mar­tí­nez Cas­te­jón «Es­ta­mos es­tig­ma­ti­za­dos y se­ña­la­dos»

PRE­SI­DEN­TE DE LA FE­DE­RA­CIÓN ES­PA­ÑO­LA DE MOTONÁUTICA

ABC - Vela - - Abc De La Náutica -

n ple­na tem­po­ra­da y con una agen­da ges­tio­na­da de ma­ne­ra ma­gis­tral, Jose Miguel Mar­tí­nez Cas­te­jón, pre­si­den­te de la RFEM, nos con­ce­de una en­tre­vis­ta pa­ra ha­blar de la motonáutica en Es­pa­ña. Un de­por­te náu­ti­co im­por­tan­tí­si­mo pa­ra el tu­ris­mo náu­ti­co y al que se le lle­va col­gan­do un in­jus­to «San Be­ni­to» des­de ha­ce dé­ca­das. —¿Qué mo­da­li­da­des de­por­ti­vas ges­tio­na la RFEM? —La Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Motonáutica ges­tio­na las mo­da­li­da­des de bar­cos, mo­tos acuá­ti­cas, radio con­trol y flys­ki. Den­tro de es­tas mo­da­li­da­des exis­ten di­fe­ren­tes cla­ses de­pen­dien­do de la po­ten­cia mo­tor, la dis­ci­pli­na y el ti­po de re­co­rri­do. —¿Cuál es la his­to­ria de la motonáutica en Es­pa­ña? —Ha­cien­do una ra­dio­gra­fía rá­pi­da de es­te mun­do, te­ne­mos va­rios hitos que mar­can la his­to­ria de la motonáutica. Co­men­zó allá por el año 1866 en Ita­lia don­de se reali­zó la pri­me­ra mo­to­ri­za­ción de una em­bar­ca­ción. Pos­te­rior­men­te, de la fu­sión de va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de motonáutica se fun­dó en 1922 la Unión In­ter­na­cio­nal de Motonáutica, UIM, que tie­ne su se­de en Mó­na­co. En No­viem­bre de 1.965 se fun­dó la Real Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Motonáutica, con se­de en Ma­drid, que lle­va aso­cia­da a la UIM des­de sus mis­mos ini­cios. —¿Des­de cuan­do es us­ted pre­si­den­te de la RFEM? —Lle­vo sien­do pre­si­den­te des­de el 5 de ju­lio de 2008, sien­do el pre­si­den­te nú­me­ro 11 y el que más tiem­po lle­va en el car­go con diez años a mis es­pal­das con pre­vi­sión de lle­gar a los do­ce si no pa­sa na­da. Con es­to, la idea es ce­rrar es­ta eta­pa y de­jar pa­so a otra per­so­na que li­de­re la motonáutica es­pa­ño­la, aun­que si no hu­bie­ra un can­di­da­to que qui­sie­ra afron­tar es­te re­to, me pen­sa­ría en re­no­var en el car­go. —¿Cuál es la sa­lud de la motonáutica y cual es su ca­ba­llo de ba­ta­lla? —Te­ne­mos un gran desafío an­te no­so­tros ya que la cri­sis eco­nó­mi­ca que he­mos pa­sa­do mer­mó mu­cho nues­tro de­por­te y ahora nos es­ta­mos cen­tran­do en re­cu­pe­rar las

Epa­rri­llas que te­nía­mos an­tes de es­ta eta­pa. Pa­ra ello en lo que nos es­ta­mos cen­tran­do en es­tos mo­men­tos es en au­men­tar el nú­me­ro de de­por­tis­tas jó­ve­nes. Es­to es com­pli­ca­do ya que se ne­ce­si­ta un po­der ad­qui­si­ti­vo al­to pe­ro le es­ta­mos in­ten­tan­do po­ner re­me­dio me­dian­te la in­clu­sión de ca­te­go­rías más eco­nó­mi­cas que nos ayu­den en es­te sen­ti­do. —¿Dón­de se en­cuen­tra Es­pa­ña a ni­vel in­ter­na­cio­nal en el mun­do de la motonáutica? —Es­pa­ña se en­cuen­tra a un gran ni­vel in­ter­na­cio­nal si ha­bla­mos de pi­lo­tos pe­ro no te­ne­mos gran­des equi­pos que son los que tie­nen que so­por­tar la car­ga eco­nó­mi­ca pa­ra que un pi­lo­to pue­da com­pe­tir, pro­gre­sar y triun­far, lo que com­pli­ca la evo­lu­ción de nues­tro de­por­te. —¿Cuál es la re­la­ción de la motonáutica con el res­to de deportes acuá­ti­cos? —Por nor­ma general hay un gran res­pe­to y apo­yo en­tre to­dos los que uti­li­za­mos el mar pa­ra rea­li­zar una prác­ti­ca de­por­ti­va. A ni­vel com­pe­ti­ción no hay una re­la­ción tal. Ca­da uno com­pi­te en su zo­na pe­ro no se rea­li­zan com­pe­ti­cio­nes con­jun­tas. —¿Có­mo se pre­sen­ta el pró­xi­mo cam­peo­na­to de Es­pa­ña? —Pa­si­to a pa­si­to. Es­ta­mos in­ten­tan­do re­cu­pe­rar las pa­rri­llas de ha­ce unos años, au­men­tan­do las ins­crip­cio­nes en la ca­te­go­ría ju­nior y po­ten­cian­do las cla­ses más eco­nó­mi­cas de mano de la in­dus­tria pa­ra que ca­da vez ha­ya más de­por­tis­tas en el agua. No es fá­cil pe­ro sa­be­mos que va­mos en el rum­bo ade­cua­do. —En re­la­ción al fly­board ¿Qué es­tá ocu­rrien­do? —Real­men­te no ocu­rre na­da muy sig­ni­fi­ca­ti­vo. Sim­ple­men­te hay un cons­truc­tor/fa­bri­can­te de es­te pro­duc­to, un ele­men­to hi­dro­pro­pul­sa­do co­mo lo de­no­mi­na la Ma­ri­na Mer­can­te, que do­mi­na el mer­ca­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Zapata en­tien­de que tie­ne que con­tro­lar to­do lo que con­lle­va es­te pro­duc­to pe­ro evi­den­te­men­te no es así, por lo me­nos en Es­pa­ña don­de exis­te una le­gis­la­ción que te re­gu­la. No­so­tros a ni­vel com­pe­ti­ción tu­vi­mos que cam­biar­le el nom­bre a flys­ki pa­ra no te­ner pro­ble­mas con es­te fa­bri­can­te y ahora que he­mos de­ci­di­do «in- El pre­si­den­te quie­re re­cu­pe­rar la motonáutica de­pen­di­zar­nos» res­pec­to al con­cep­to, es­ta­mos tra­ba­jan­do con el CSD y los de­por­tis­ta pa­ra cre­cer or­de­na­da­men­te. —¿Cree que las mo­tos de agua es­tán sien­do es­tig­ma­ti­za­das den­tro del tu­ris­mo náu­ti­co? ¿A que cree que se de­be es­ta si­tua­ción? —Real­men­te es­ta­mos es­tig­ma­ti­za­dos y so­mos se­ña­la­dos en to­das par­tes. Nos ven co­mo gam­be­rros, gen­te po­co edu­ca­da y real­men­te hay cua­tro que en su ca­sa y en su vi­da son así, y tras­la­dan es­te com­por­ta­mien­to a una mo­to acuá­ti­ca, dan­do una ima­gen ne­ga­ti­va a es­te de­por­te que no se co­rres­pon­de con la reali­dad don­de se es­tá vien­do que las mo­tos de agua apor­tan un va­lor aña­di­do co­mo he­rra­mien­ta de rescate en el mar y en otros as­pec­tos don­de una em­bar­ca­ción con­ven­cio­nal no lle­ga. A par­te las mo­tos de agua ya son más res­pe­tuo­sas con el me­dio am­bien­te ma­rino que la gran ma­yo­ría de bar­cos que na­ve­gan en nues­tros ma­res. —¿Qué le pa­re­cen los even­tos de­por­ti­vos co­mo el Jet Ski Fes­ti­val que apues­tan por

«ES­PA­ÑA TIE­NE NI­VEL EN LOS PI­LO­TOS, PE­RO LOS EQUI­POS SON AUN MUY FLO­JOS»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.