FOR­TES FOR­TU­NA ADIUVAT!

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

n año más he acu­di­do a la ci­ta, ca­si obli­ga­da, de la Co­pa del Rey de Ve­la, que se ce­le­bra en la bahía del Pal­ma to­dos los años du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na de agos­to. Si bien en un prin­ci­pio ya se atis­ba­ba que su mag­ne­tis­mo no iba a ser el de otras edi­cio­nes, lle­gan­do a pen­sar en de­jar en blan­co mi par­ti­cu­lar ca­si­lle­ro, de­ci­dí com­pro­bar si mis sen­sa­cio­nes eran co­rrec­tas en vez de guiar­me por una ima­gen po­pu­lar, que al fi­nal ha coin­ci­di­do en un por­cen­ta­je bas­tan­te ele­va­do.

Pe­se a que es ver­dad que el fac­tor sor­pre­sa de es­ta re­ga­ta ha­ce años que ya no me acon­te­ce, su ener­gía ca­si siem­pre me ha cau­ti­va­do. En es­ta oca­sión mi per­cep­ción ha si­do que la in­ten­si­dad de la com­pe­ti­ción por ex­ce­len­cia del ca­len­da­rio de ve­la es­pa­ñol ha dis­mi­nui­do has­ta ni­ve­les de re­ga­ta de club.

Una bue­na re­ga­ta de club pe­ro sim­ple­men­te eso. Me ha sor­pren­di­do que en una edi­ción don­de se ha mag­ni­fi­ca­do el nú­me­ro de ins­cri­tos se ha­yan vi­vi­do sen­sa­cio­nes tan po­bres en al­gu­nos cam­pos de re­ga­tas don­de se da­ban sa­li­das con muy po­cas uni­da­des. Tan só­lo un par de cla­ses han go­za­do del al­ma de lo que real­men­te era la Co­pa del Rey de Ve­la, la re­ga­ta de re­fe­ren­cia del Me­di­te­rrá­neo y que ahora ha ce­di­do su pro­ta­go­nis­mo a even­tos náu­ti­cos co­mo la Midd­le Sea Race de Mal­ta o la Gi­ra­glia en Saint-Tro­pez.

A ni­vel tu­rís­ti­co, su efi­cien­cia co­mo he­rra­mien­ta de mar­ke­ting se ha des­cui­da­do, mer­man­do, sien­do so­lo so­por­ta­da por la pre­sen­cia del Rey de Es­pa­ña. Un sen­sor que ha de­mos­tra­do es­te re­tro­ce­so se ha vis­to en las sa­las de pren­sa de los úl­ti­mos años don­de el por­cen­ta­je de me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­di­ca­dos a las cró­ni­cas del co­ra­zón ha ido cre­cien­do, su­peran­do con cre­ces al de los me­dios de­por­ti­vos.

No po­de­mos ob­viar que es­ta re­ga­ta tie­ne una na­tu­ra­le­za so­cial muy im­por­tan­te, pe­ro su par­ti­cu­lar equi­li­brio se ha ido frac­tu­ran­do en los úl­ti­mos años, de­jan­do to­da la res­pon­sa­bi­li­dad del sus­ten­to de es­te even­to a la fi­gu­ra de los Re­yes, tan­to el Emé­ri­to co­mo el vi­gen­te. Un pe­so que tar­de o tem­prano es po­si­ble que no quie­ran asu­mir, co­rrién­do­se el rie­go que la re­ga­ta en­tre en una es­pi­ral des­cen­den­te co­mo la que su­frió la Co­pa de la Rei­na y de la cual aún hoy es­tá su­dan­do pa­ra lo­grar sa­lir de ella.

La Co­pa del Rey de Ve­la tie­ne que que lo­grar re­su­ci­tar su in­te­rés de­por­ti­vo, ayu­dán­do­lo y po­ten­cián­do­lo. Co­mo se di­ce en la­tín « Erra­re hu­ma­num est » , errar es de hu­ma­nos, pe­ro rec­ti­fi­car es de sa­bios.

Es el mo­men­to que los lí­de­res de la Co­pa del Rey de Ve­la sean va­lien­tes, vuel­van a sen­tar las ba­ses del even­to y ac­tua­li­zar ob­je­ti­vos pa­ra que la re­ga­ta vuel­va a ser la iden­ti­dad de mar­ca de una ciu­dad, una is­la y un país.

ULA CO­PA DEL REY SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA BUE­NA RE­GA­TA DE CLUB, PE­RO SIM­PLE­MEN­TE ESO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.