LA MATÉ POR­QUE ERA MÍA

ABC - Vela - - Abc De La Náutica -

Lle­va­mos unos años en el pa­no­ra­ma es­pa­ñol en los que la ve­la ha pa­sa­do de ser la «crem de la crem» a ser pu­ro trá­mi­te «tor­ti­lle­ro». Sí, de re­ga­tas ma­las, sin ca­li­dad, tor­ti­lle­ras y sin nin­gún va­lor aña­di­do pa­ra los patrocinadores. La va­ca ya no da más le­che y so­lo la si­gue or­de­ñan­do el que tie­ne la ha­bi­li­dad de aga­rrar­se a un pa­drino, que po­co a po­co se va ter­mi­nan­do.

¡Que al­guien me di­ga de qué re­ga­ta a ni­vel internacional po­de­mos pre­su­mir! ¿Dón­de es­tán aque­llas re­ga­tas en la que los ar­ma­do­res de es­te país eran res­pe­ta­dos por los ex­tran­je­ros? No hay ni una so­la. Lo clu­bes se duer­men en los lau­re­les, se han he­cho «va­gos» y se con­for­man con or­ga­ni­zar even­tos con los bar­cos de su pro­pia ca­sa. Ex­cep­tuan­do la Co­pa de Rey, que tie­ne mu­cha can­ti­dad, pe­ro po­ca ca­li­dad, to­do lo de­más sue­na un tan­to re­gio­nal. Me gus­ta­ría mu­cho sa­ber dón­de ha que­da­do aque­lla Se­ma­na Internacional de El Puer­to de San­ta María a la que acu­día­mos to­dos tras «pe­lear­nos» en la Co­pa del Rey; o aquel Tro­feo Prín­ci­pe de As­tu­rias, que nos po­nía a prue­ba a las tripulaciones fren­te a las is­las Cíes; o las tres le­gen­da­rias re­ga­tas ca­na­rias, que ce­rra­ban la tem­po­ra­da y a las que acu­día­mos, con ma­la o bue­na mar, na­ve­gan­do por­que me­re­cía la pe­na. No di­go ya na­da de aque­lla re­ga­ta de Má­la­ga, o la de Alicante, que se ha con­ver­ti­do en el haz­me­rreír de las del Le­van­te; o la de Cas­te­llón, con aque­llas so­cias del Real Club Náu­ti­co que ves­tían sus me­jo­res galas y pa­me­las cuan­do dis­pu­tá­ba­mos aque­llas man­gas en la Cos­ta de Azahar.

So­lo nos que­da aga­rrar­nos a re­ga­tas de J80 en San­tan­der y Ca­na­rias y de J70 en Ga­li­cia pa­ra po­der dis­fru­tar de al­go de ca­li­dad. Es­tá to­do man­ga por hom­bro,

NO­SO­TROS LE DI­MOS LA VI­DA A LA VE­LA Y NO­SO­TROS LA MA­TA­MOS POR NUES­TRAS AN­SIAS DE FI­GU­RAR EN­GA­ÑAN­DO

co­mo tam­bién lo es­tá la ve­la a ni­vel internacional. Nues­tros me­jo­res re­ga­tis­tas han emi­gra­do a los Ma­xis, o a los equi­pos de tie­rra de los TP52 de­jan­do un va­so va­cío que an­tes es­ta­ba a re­bo­sar.

Es cier­to que pa­ra vol­ver a lo que ha­bía an­tes –ya nun­ca vol­ve­rán esos tiem­pos– ha­ce fal­ta patrocinadores que apor­ten dinero, pe­ro és­tos han hui­do co­mo al­ma que co­rre del dia­blo por­que es­tán es­quil­ma­dos y apues­tan por otros de­por­tes.

Ni la Fe­de­ra­ción es ca­paz de cap­tar a al­gu­na mul­ti­na­cio­nal que le apor­te se­re­ni­dad a su equi­po olímpico. Es una ver­güen­za que so­lo al­gu­nos pri­vi­le­gia­dos del equi­po pre­olím­pi­co cuen­ten con el pa­tro­ci­nio de una gran em­pre­sa mien­tras que sus com­pa­ñe­ros, que na­ve­gan al la­do, no tie­nen don­de caer­se muer­tos. En fin, que no­so­tros le di­mos la vi­da y no­so­tros la ma­ta­mos mien­tras al­guno se en­ri­que­ce sin apor­tar nin­gu­na gloria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.