VER­GÜEN­ZA AN­TE LAS RE­NO­VA­CIO­NES

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

Un puer­to se de­fi­ne co­mo «el con­jun­to de es­pa­cios te­rres­tres, aguas ma­rí­ti­mas e ins­ta­la­cio­nes que, si­tua­do en la ri­be­ra de la mar o de las rías, reúne las con­di­cio­nes fí­si­cas (na­tu­ra­les o ar­ti­fi­cia­les) y de or­ga­ni­za­ción, que per­mi­te la rea­li­za­ción de las ope­ra­cio­nes de trá­fi­co por­tua­rio y ha si­do au­to­ri­za­do pa­ra el de­sa­rro­llo de es­tas ac­ti­vi­da­des por la Ad­mi­nis­tra­ción te­rri­to­rial com­pe­ten­te».

Den­tro de los puer­tos, se di­fe­ren­cian en­tre puer­tos co­mer­cia­les, aque­llos don­de pue­dan desa­rro­llar­se ac­ti­vi­da­des co­mer­cia­les por­tua­rias (car­ga, es­ti­ba, deses­ti­ba, etc.), trá­fi­co de pa­sa­je­ros, avi­tua­lla­mien­to y re­pa­ra­ción de bu­ques, y puer­tos no co­mer­cia­les que in­clu­yen puer­tos pes­que­ros, puer­tos de­por­ti­vos y zo­nas de abri­go en ca­so de tem­po­ral.

Los puer­tos co­mer­cia­les es­tán re­gu­la­dos a tra­vés del es­ta­do y los no co­mer­cia­les tie­nen de­le­ga­das las com­pe­ten­cias a las co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. En es­te pun­to, lle­ga la con­fu­sión.

En la ac­tua­li­dad nos en­con­tra­mos an­te la si­tua­ción ver­gon­zo­sa de gran nú­me­ro de clu­bes náu­ti­cos don­de, a fal­ta de re­no­va­ción de sus con­ce­sio­nes, se les es­tá man­te­nien­do an­te una si­tua­ción crí­ti­ca. Es­to se de­be a la co­ne­xión de dos as­pec­tos tru­cu­len­tos: en pri­mer lu­gar la de­sidia po­lí­ti­ca pa­ra re­sol­ver es­ta si­tua­ción, re­te­nien­do el sis­te­ma en bus­ca de me­jo­rar ex­po­nen­cial­men­te las ga­nan­cias de sus ar­cas sin, una vez más, em­pa­ti­zar so­bre el bien co­mún, es­pe­ran­do el in­te­rés de la em­pre­sa pri­va­da pa­ra que se lu­che por una li­ci­ta­ción al al­za don­de los clu­bes náu­ti­cos tie­nen to­das las de per­der. En se­gun­do lu­gar, se en­cuen­tra el an­qui­lo­sa­mien­to de los clu­bes náu­ti­cos, en­ti­da­des sin áni­mo de lu­cro cu­ya exis­ten­cia se fun­da­men­ta en la pro­mo­ción de los de­por­tes náu­ti­cos y las prác­ti­cas me­dioam­bien­ta­les res­pec­to al me­dio ma­rino. La ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, ani­ma­da por em­pre­sa­rios sin es­crú­pu­los con el úni­co ob­je­ti­vo de se­guir ama­san­do for­tu­nas pa­ra com­prar­se ya­tes que les ha­gan cre­cer sus atri­bu­tos, ar­gu­men­ta que los clu­bes náu­ti­cos se han con­ver­ti­do en reinos de tai­fas don­de no se cum­plen los ob­je­ti­vos fun­da­cio­na­les mar­ca­dos y don­de lo úni­co que ha­cen sus so­cios es ju­gar al do­mi­nó y fu­mar pu­ros.

Pu­dien­do con­fir­mar per­so­nal­men­te que aún exis­te, se es­tá uti­li­zan­do co­mo una fal­sa ge­ne­ra­li­dad em­pu­jan­do al abis­mo y la in­de­fen­sión a mu­chas de­ce­nas de clu­bes náu­ti­cos en España. Un ejem­plo meridiano de es­ta si­tua­ción es la que vi­ve el Club Náu­ti­co de Al­tea, al cual le ex­pi­ró la pri­me­ra con­ce­sión en el año 2000 y que des­de ese mo­men­to le ha si­do im­po­si­ble ini­ciar el co­rrec­to pro­ce­so de re­no­va­ción. En la ac­tua­li­dad se en­cuen­tra an­te una bochornosa re­no­va­ción men­sual de la con­ce­sión que los ha­ce po­co me­nos que inope­ra­ti­vos, ade­más de ha­ber­les mul­ti­pli­ca­do por cin­co el ca­non anual po­nien­do en pe­li­gro su pro­pia exis­ten­cia y con ello una la­bor de cua­ren­ta años en fa­vor del de­por­te y el me­dio am­bien­te.

EL CLUB NÁU­TI­CO DE AL­TEA SE EN­CUEN­TRA AN­TE UNA BOCHORNOSA Y GRO­TES­CA RE­NO­VA­CIÓN MEN­SUAL DE LA CON­CE­SIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.