EL SURF VAS­CO RECLAMA SU IN­DE­PEN­DEN­CIA

ABC - Vela - - News - SER­GIO W. SMIT

Sail, Fun & Quad y Ocean Re­pu­blik, con cur­sos de surf, wind surf, ki­te surf, stand up padd­le o fly board y al­qui­ler de mo­tos de agua y ka­yaks. Y has­ta las hay que se de­di­can a or­ga­ni­zar even­tos en bar­cos o pa­seos en ca­ta­ma­rán, co­mo Mun­do Ma­rino.

Echar el an­cla en Va­len­cia no es so­lo una cues­tión de trans­por­te, sino tam­bién de gozo, pues la ciu­dad se vi­ve desde una pers­pec­ti­va com­ple­ta­men­te dis­tin­ta es­tan­do ama­rra­do en la Ma­ri­na. A cin­co mi­nu­tos de allí se en­cuen­tra la Ciu­tat de les Arts i les Cièn­cies, un com­ple­jo ar­qui­tec­tó­ni­co y de ocio úni­co en el mun­do. En 15 mi­nu­tos se lle­ga a un cen­tro his­tó­ri­co de 2.000 años de his­to­ria, ri­co en pa­tri­mo­nio UNES­CO y do­ta­do de una ex­ce­len­te ofer­ta mu­seís­ti­ca. Por to­da la ciu­dad y du­ran­te to­do el año se pue­de dis­fru­tar de una ecléctica agen­da cul­tu­ral, así co­mo de una gas­tro­no­mía nu­tri­da por pro­duc­tos fres­cos y lo­ca­les pre­sen­tes tam­bién en mer­ca­dos ali­men­ta­rios muy sin­gu­la­res. Ade­más, si es­tás pen­san­do en cam­biar de em­bar­ca­ción o ad­qui­rir una nue­va, el Va­len­cia Boat Show es una opor­tu­ni­dad fan­tás­ti­ca. La pri­me­ra se­ma­na de no­viem­bre, la Ma­ri­na de Va­len­cia re­uni­rá lo me­jor de la náu­ti­ca, con una se­lec­ción de em­bar­ca­cio­nes nue­vas y no­ve­da­des de 2019, mo­to­res, ac­ce­so­rios, y ser­vi­cios náu­ti­cos. Aque­llos que ten­gan la suer­te de po­der vi­si­tar València du­ran­te el Va­len­cia Boat Show o en otras fe­chas, en­ten­de­rán por qué es­ta­mos en tie­rra de ma­ri­ne­ros.

Par­tien­do de la ba­se que es un pro­ble­ma com­ple­jo por las va­ria­bles que se con­ju­gan, los da­tos em­pí­ri­cos que se tie­ne son que la Fe­de­ra­ción Vas­ca de Surf se creó por la ne­ce­si­dad de dar co­ber­tu­ra de­por­ti­va al surf cuan­do en Es­pa­ña no ha­bía es­truc­tu­ra fe­de­ra­ti­va a ni­vel na­cio­nal y que a par­tir de 1999, mo­men­to en que se fun­dó la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Surf, la Fe­de­ra­ción Vas­ca de Surf ten­dría que ha­ber­se ad­he­ri­do a la es­pa­ño­la.

Ini­cial­men­te la ley am­pa­ra­ba a la fe­de­ra­ción vas­ca pa­ra ser un en­te con re­pre­sen­ta­ción in­ter­na­cio­nal pe­ro ese es­ta­tus se per­dió y desde en­ton­ces, in­ten­tan re­cu­pe­rar­lo.

El úl­ti­mo in­ten­to ha si­do ha­ce cues­tión de días cuan­do el surf vas­co ha pe­di­do a la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal, la ISA, que los re­co­noz­ca co­mo en­te in­de­pen­dien­te. Te­nien­do en cuen­ta que una fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal es una en­ti­dad pri­va­da, pue­de acep­tar a aque­llos miem­bros que crean opor­tuno pe­ro el te­ma tie­ne más com­pli­ca­cio­nes.

Uno de ellos son los JJOO. Pa­ra par­ti­ci­par en unas olim­pia­das tie­nes que te­ner lo que se de­no­mi­na «ban­de­ra» que no es más ni me­nos que tu país es­te re­co­no­ci­do por la ONU. De­fi­ni­do es­to, la Fe­de­ra­ción Vas­ca de Surf no po­drá en­viar a un de­por­tis­ta su­yo, co­mo vas­co, a To­kio 2020 a no ser que lo ha­ga a tra­vés de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Surf.

¿Los sur­fis­tas vas­cos son cons­cien­tes de es­te ba­ru­llo? Mu­cho me te­mo que no. Su fo­co es­tá en ha­cer los que les gus­ta, en­tre­nar du­ro y con­se­guir que al­guien les ayu­de a con­se­guir sus ob­je­ti­vos. Y en es­tos mo­men­tos, los sur­fis­tas vas­cos sien­ten mucha más em­pa­tía con su au­to­no­mía que con la fe­de­ra­ción na­cio­nal. ¿Por qué? Pri­me­ro por una cues­tión his­tó­ri­ca, bien tra­ba­ja­da por su go­bierno, y se­gun­do de­bi­do a que los sur­fis­tas vas­cos dis­fru­tan de apo­yos eco­nó­mi­cos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca vas­ca por com­pe­tir ba­jo sus co­lo­res a tra­vés de pro­gra­mas de pro­mo­ción del surf vas­co, de las pla­yas vas­cas, etc. ¿Hay al­go que re­pro­char­le? En ab­so­lu­to. Es más, oja­lá otras co­mu­ni­da­des o el go­bierno cen­tral tu­vie­ran es­ta mis­ma vi­sión. Evi­ta­ría que la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de Sur­fing tu­vie­ra que ha­cer, en al­gu­nos mo­men­tos, ma­la­ba­res pa­ra se­guir ade­lan­te y po­si­ble­men­te ayu­da­ría a mi­ti­gar es­ta «fu­ga de ce­re­bros» vas­cos.

¿Y pa­ra qué sir­ve es­te mo­vi­mien­to? Ini­cial­men­te pa­ra na­da más que ha­cer­se oír, po­co más que postureo, sien­do tí­te­res de la cla­se po­lí­ti­ca, con­si­guien­do in­fli­gir una li­ge­ra pre­sión al go­bierno cen­tral en bus­ca de ne­go­ciar sus in­tere­ses aho­ra que el te­ma es­tá ex­ci­ta­do. Ellos mis­mo sa­ben que si al fi­nal la ISA, hi­po­té­ti­ca­men­te, los ad­mi­tie­ra co­mo en­te in­de­pen­dien­te con ofi­cia­li­dad in­ter­na­cio­nal, no ser­vi­ría pa­ra na­da ya que cuan­do hu­bie­ra que cor­tar el ba­ca­lao, la Vas­ca que­da­ría al mar­gen.

PA­RA ACU­DIR A UNOS JUE­GOS HAY QUE ES­TAR RE­CO­NO­CI­DO POR LA ONU CO­MO PAÍS IN­DE­PEN­DIEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.