En­tre­vis­ta a Ñe­ti Cuer­vas-Mons, rum­bo a Ho­bart

«Ñe­ti» Cuer­vas-Mons ha lo­gra­do ha­cer­se un nom­bre en­tre los me­jo­res proas oceá­ni­cos del mun­do. De­bu­tó en la VOR en el «Te­le­fó­ni­ca Ne­gro», de Echa­va­rri

ABC - Vela - - Front Page - JA­VIER SO­BRINO

Des­de que de­bu­tó en la Vol­vo Ocean Ra­ce de 2008-09 co­mo «un­der 30» en el «Te­le­fó­ni­ca Ne­gro», de Fernando Echá­va­rri no se ha qui­ta­do el tra­je de aguas, y hoy es un fi­jo en los me­jo­res pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les. El cán­ta­bro afron­ta su se­gun­da Ro­lex Syd­ney Ho­bart, la mí­ti­ca re­ga­ta de al­tu­ra en la que se es­tre­nó en 2016 con ré­cord a bor­do del mis­mo bar­co con el que es­te año bus­ca­rá su per­so­nal do­ble­te.

Ñe­ti re­gre­sa al co­lo­so de 100 pies (30,5 me­tros) di­se­ña­do por Juan K con el que en 2016 de­bu­tó con vic­to­ria en tiem­po real y ré­cord. Su «Per­pe­tual Lo­yal» com­ple­ta­ba en­ton­ces el re­co­rri­do de 628 mi­llas en­tre Síd­ney y Ho­bart en 1 día, 13 ho­ras, 31 mi­nu­tos y 20 se­gun­dos. La mar­ca se­ría su­pe­ra­da en 2017 por el «LDV Co­man­che», que es­ta­ble­cía la ac­tual re­fe­ren­cia de 1 día, 9 ho­ras, 15 mi­nu­tos y 24 se­gun­dos. —¿Qué ha­ce tan atrac­ti­va a la Ro­lex Syd­ney Ho­bart?

—Creo que es una de las re­ga­tas offs­ho­re por ex­ce­len­cia, una re­fe­ren­cia en el ca­len­da­rio anual, y en la que to­do el mun­do quie­re par­ti­ci­par al­gu­na vez. La ha­ce tan es­pe­cial el he­cho de que el re­co­rri­do nor­mal­men­te ofre­ce con­di­cio­nes muy va­ria­das. Sue­le em­pe­zar con un nor­des­te de po­pa fuer­te, y en­trar un fren­te en cuan­to lle­gas al es­tre­cho de Bass con con­di­cio­nes muy, muy du­ras. —Per­so­nal­men­te, ¿qué es lo que más le gus­ta? —Es una re­ga­ta mí­ti­ca, y es­pe­cial­men­te esta edi­ción, que va a ser una de las de ma­yor ni­vel en mu­chos años, tan­to por bar­cos co­mo por equi­pos. Prác­ti­ca­men­te to­da la gen­te bue­na de vuel­ta al mun­do y Co­pa Amé­ri­ca es­tá aquí, y va a ser una re­ga­ta muy bo­ni­ta de se­guir. Yo ade­más ten­go la suer­te de par­ti­ci­par con uno de los cin­co 100 pies de esta edi­ción, un bar­co rá­pi­do y pun­te­ro con una tri­pu­la­ción que es al­go así co­mo el Real Ma­drid de la ve­la. La ca­li­dad es bru­tal: Es­tá Tony Mut­ter, que es el skip­per del pro­yec­to, Bou­we Bek­king, Stu Ban­naty­ne, Ch­ris Ni­chol­son, An­drew Cape, los jó­ve­nes Willy Al­ta­dill, Lu­cas Chap­man y Alex Gough, del Scally­wag... Si ha­ce diez años me di­ces que iba a es­tar ha­cien­do la Syd­ney Ho­bart con esta tri­pu­la­ción, no me lo hu­bie­ra creí­do. En­can­ta­do y sú­per or­gu­llo­so de es­tar con un equi­po tan po­ten­te. —¿Cuál es la es­lo­ra ideal pa­ra afron­tar esta re­ga­ta? —En el mun­do de la náu­ti­ca siem­pre se di­ce que «an­de o no an­de, ca­ba­llo gran­de», y eso se cum­ple pa­ra la ba­ta­lla por la vic­to­ria en tiem­po real. Y es­te año ha­brá cin­co 100 pies en esa liga: va a re­sul­tar muy emocionante. Se­rá co­mo tras­la­dar la Vol­vo Ocean Ra­ce a una re­ga­ta cor­ta. De he­cho, prác­ti­ca­men­te to­dos los que he­mos he­cho la Vol­vo es­ta­re­mos en la lí­nea de sa­li­da; se­rá vol­ver a ver las mis­mas ca­ras, aun­que com­bi­na­das en tri­pu­la­cio­nes di­fe­ren­tes. Yo ten­go la suer­te de na­ve­gar con gen­te que an­tes era mi ri­val, y por ejem­plo en­fren­te ten­dré a bor­do del «Co­man­che»» a «Pa­tán» (Pa­blo Arrar­te), que ade­más de com­pa­ñe­ro en el «Map­fre», es un gran ami­go. —¿Es muy di­fe­ren­te na­ve­gar en el In­fo­track y na­ve­gar en el «Map­fre»? —Es bas­tan­te pa­re­ci­do. La ma­nio­bra es muy si­mi­lar: las ve­las son ca­si to­das en­ro­lla­bles y te­ne­mos bo­ta­lón, pe­ro la gran di­fe­ren­cia es el ta­ma­ño. El Vol­vo 65 «Map­fre» se ma­ne­ja bien con tri­pu­la­ción re­du­ci­da (so­mos nue­ve), pe­ro aquí pa­ra mo­ver las ve­las ha­ce fal­ta mu­cha gen­te (so­mos 23), las car­gas de to­dos los ca­bos son enor­mes, los win­ches son muy gran­des, y di­ga­mos que eso le aña­de un ex­tra de pe­li­gro­si­dad pa­ra lle­var el bar­co muy al lí­mi­te, con unas car­gas tan gran­des que si rom­pe al­go pue­des ha­cer­te mu­cho da­ño. —¿Se pue­de com­pa­rar la Ro­lex Syd­ney Ho­bart con una eta­pa cor­ta co­mo la úl­ti­ma de la pa­sa­da VOR? —Es­pe­ro que no sea tan du­ra e in­ten­sa co­mo las úl­ti­mas eta­pas de la VOR, por­que fue­ron ex­tre­ma­da­men­te es­tre­san­tes. Siem­pre un re­co­rri­do corto es du­ro por­que prác­ti­ca­men­te no da tiem­po a dormir o en­trar en rit­mo de guar­dias, y to­dos te­ne­mos que es­tar en standby. Esta es de 30-40 ho­ras, así que du­do que en­tre­mos en sis­te­ma de guar­dias. Es­pe­ro que po­da­mos echar al­gún sue­ñe­ci­to, pe­ro es­ta­re­mos to­do el ra­to en cu­bier­ta y prác­ti­ca­men­te sin des­ves­tir­nos. Sí, va a ser una re­ga­ta du­ra por­que siem­pre lo es, pe­ro es­pe­ro que no tan­to co­mo las de la VOR. —¿En cuán­to tiem­po se po­dría com­ple­tar el re­co­rri­do con un bar­co co­mo el «In­fo­track» si se dan las con­di­cio­nes? —En 2016 tu­vi­mos la suer­te de ba­tir el ré­cord de la re­ga­ta con 37 ho­ras pe­se a que el úl­ti­mo tra­mo fue bas­tan­te len­to. «Co­man­che» lo re­du­jo el año pa­sa­do a 33, pe­ro creo que to­da­vía hay mar­gen pa­ra re­cor­tar sen­si­ble­men­te ese tiem­po. Si co­mien­zas con una po­pa fuer­te, la tran­si­ción del es­tre­cho de Bass es rá­pi­da y el vien­to te acom­pa­ña re­mon­tan­do el río Der­went, es­tos su­per­ma­xis tie­nen po­ten­cial de so­bra pa­ra me­jo­rar esos re­gis­tros. Aún es­tá le­jos el sueño de las 24 ho­ras, pe­ro creo que al­gún día se­rá po­si­ble cuan­do em­pie­cen a en­trar los foils en la re­ga­ta. —¿Có­mo es na­ve­gar en Aus­tra­lia? —Es in­creí­ble la pa­sión que hay aquí por la ve­la. Te­ne­mos la ba­se en me­dio de la bahía de Síd­ney, y ca­da día se ven re­ga­tas de cla­ses di­fe­ren­tes, des­de los 12 pies, 14 pies, lá­ser,... mil bar­cos de cla­ses que ni co­noz­co. La in­dus­tria náu­ti­ca mue­ve mu­chí­si­mo di­ne­ro, y es un país que vi­ve la Syd­ney Ho­bart co­mo al­go sú­per es­pe­cial e im­por­tan­te. Por al­go la lla­man «The Great Ra­ce», La Gran Re­ga­ta. Es­tá muy arrai­ga­da en su cul­tu­ra y to­do el mun­do la co­no­ce. Es im­pre­sio­nan­te, y me da mu­cha en­vi­dia: oja­lá al­gún día lle­gue­mos en Es­pa­ña a te­ner tan­ta pa­sión por la ve­la y tan­to co­no­ci­mien­to del mar”. —¿Qué opi­nas de las tri­pu­la­cio­nes que par­ti­ci­pan con un bar­co de ape­nas nue­ve me­tros? —Yo di­vi­di­ría a la flo­ta en dos: la gen­te que va en bar­cos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y los que com­pi­ten en bar­cos más an­ti­guos o pe­que­ños. Lo res­pe­to y ad­mi­ro mu­chí­si­mo, por­que pa­ra plan­tar­se con un bar­co de esas es­lo­ras en el es­tre­cho de Bass –don­de pue­des en­con­trar­te con olas de ocho y nue­ve me­tros, y con vien­tos de 50 nu­dos– hay que te­ner­los bien pues­tos. —¿Ve fac­ti­ble un desas­tre co­mo el de la edi­ción de 1998? —La ver­dad es que no. Por suer­te, hoy en día las me­di­das de se­gu­ri­dad han me­jo­ra­do mu­chí­si­mo, los par­tes me­teo­ro­ló­gi­cos son más exac­tos. Es una pe­na que por des­gra­cias co­mo la que pa­só en el 98 apren­da­mos a me­jo­rar y a desa­rro­llar to­dos los sis­te­mas de se­gu­ri­dad, pe­ro por suer­te es­tá muy avan­za­do y es muy di­fí­cil que pue­da ocu­rrir un desas­tre co­mo aquel. Por ejem­plo, la or­ga­ni­za­ción exi­ge que al me­nos el 50% de los miem­bros de ca­da tri­pu­la­ción ha­ya su­pe­ra­do un cur­so de se­gu­ri­dad y su­per­vi­ven­cia, y que ca­da tri­pu­lan­te cuen­te con su pro­pia ra­dio­ba­li­za de emer­gen­cia. Pe­ro por otro la­do los ac­ci­den­tes es­tán ahí; la prue­ba de ello es la úl­ti­ma vuel­ta al mun­do con el fa­lle­ci­mien­to de John Fis­her. Oja­lá no pa­se na­da y lle­gue­mos to­dos sa­nos y sal­vos a Ho­bart. —¿Por qué los equi­pos po­ten­tes re­cu­rren a re­ga­tis­tas españoles? —Es una prue­ba de que la ve­la oceá­ni­ca en Es­pa­ña es­tá en lo más al­to. Ahí lo ves con Pa­blo Arrar­te co­mo ca­ña de re­fe­ren­cia en el Co­man­che, Joan Vi­la co­mo na­ve­gan­te del «Wild Oats» o Ra­fa Tru­ji­llo en el TP52 «Envy Scoo­ters» (an­ti­guo «Ichi Ban», bar­co ga­na­dor en 2017). Es una mues­tra de que los españoles po­de­mos ha­cer re­ga­tas de al­to ni­vel y mo­ver­nos en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Me gus­ta­ría que ca­da día ha­ya más españoles. To­dos los an­glo­sa­jo­nes con los que na­ve­go se que­dan en­can­ta­dos de na­ve­gar con españoles, por­que so­mos gen­te muy tra­ba­ja­do­ra, muy po­si­ti­va, muy ale­gre, y les gus­ta tra­ba­jar con no­so­tros. —¿Cuál es el bar­co en el que más te ha­ya im­pre­sio­na­do na­ve­gar?

—El «He­tai­ros» (Bal­tic de di­se­ño ketch de 218 pies de es­lo­ra, el equi­va­len­te a 66,5 me­tros). Pre­ci­sa­men­te aho­ra ven­go de ha­cer la tra­ve­sía del Pa­cí­fi­co Sur a bor­do, des­de Auc­kland has­ta Ca­bo de Hor­nos. Es un bar­co de 300 to­ne­la­das, y la in­ge­nie­ría es tan avan­za­da y el bar­co es­tá tan bien di­se­ña­do y cons­trui­do, que lle­ga­mos a ha­cer pun­tas de 34 nu­dos. Mo­ver tan­ta agua, y a esa ve­lo­ci­dad, es al­go que im­pre­sio­na. —¿Có­mo se plan­tea 2019? —Afor­tu­na­da­men­te, bas­tan­te ocu­pa­do. Me he com­pro­me­ti­do pa­ra ha­cer la tem­po­ra­da con el Wally­cen­to Ma­gic Car­pet (de 30,5 me­tros de es­lo­ra) y al­gu­na con Ram­bler (27 me­tros), He­tai­ros (66,5 me­tros) y Ni­ka­ta (35 me­tros). Tam­bién me gus­ta­ría te­ner un tiem­po pa­ra des­can­sar, re­cu­pe­rar­me y po­ner­me en for­ma de ca­ra al fu­tu­ro.

El re­ga­tis­ta es­pa­ñol se ha con­ver­ti­do en un im­pres­cin­di­ble de las proas de los gran­des es­lo­ras

MARÍA MUI­ÑA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.