TRIS­TE NA­VI­DAD

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - CAR­LOS PICH

Po­co an­tes de co­mer ca­na­lo­nes y tu­rro­nes pien­so en las fies­tas na­vi­de­ñas, inevi­ta­ble­men­te sal­tan a mi me­mo­ria las re­ga­tas Syd­ney-Ho­bart y Ch­rist­mas Ra­ce. Una en Aus­tra­lia, la otra cer­ca, en Pa­la­mós. Una en la cres­ta de la ola, la otra de­ca­yen­do.

Re­cuer­do va­ga­men­te los ini­cios de la Ch­rist­mas, na­ci­da en Pa­la­mós por ini­cia­ti­va de los Be­na­vi­des, Abas­cal y Go­ros­te­gui, que­rien­do ser an­fi­trio­nes una vez du­ran­te la in­ten­sa tem­po­ra­da olím­pi­ca que les lle­va­ba a com­pe­tir por to­da Eu­ro­pa. Pen­sa­ron que las fe­chas na­vi­de­ñas su­pon­drían un ali­cien­te y las ale­ja­ba del re­ple­to ca­len­da­rio que arran­ca­ba en Can­nes con la Sky Yach­ting sin ca­si pa­rar has­ta oto­ño. Ade­más de sus amis­ta­des y re­la­cio­nes pa­ra atraer re­ga­tis­tas ex­tran­je­ros, pen­sa­ron que ce­le­brar No­che­vie­ja se­ría un plus. Por­que en­ton­ces la Ch­rist­mas se dispu­taba del 28 al 31 de di­ciem­bre.

Re­si­dían en Pa­la­mós, sien­do los prin­ci­pa­les ejes del pro­yec­to de Mi­quel Com­pany, en­ton­ces Pre­si­den­te de la FEV que aun no era Real. Su idea era en­cu­brir el prohi­bi­do pro­fe­sio­na­lis­mo crean­do la Es­cue­la Na­cio­nal de Ve­la, don­de los «tres mos­que­te­ros» de­cían ejer­cer de mo­ni­to­res pa­ra jus­ti­fi­car su suel­do. Era un apa­ño pa­ra com­pe­tir con­tra los re­ga­tis­tas «mi­li­ta­res» de los paí­ses de la en­ton­ces Eu­ro­pa del Es­te. Com­pany sem­bró con éxi­to el des­pe­gue de los in­me­dia­tos y fu­tu­ros triun­fos de nues­tra ve­la. Siem­pre me gus­tó lla­mar­le «la fá­bri­ca de me­da­llas».

Los años fue­ron pa­san­do y la re­ga­ta cre­ció, pe­ro em­pe­zó su ¿inexo­ra­ble? de­cli­ve. Re­cuer­do que la ya RFEV in­cluía la Ch­rist­mas en el pro­gra­ma de to­das sus cla­ses olím­pi­cas, ya fue­ra pa­ra se­lec­cio­nes o en­tre­na­mien­tos ofi­cia­les. Qué me­jor que apo­yar y po­ten­ciar la re­ga­ta in­ter­na­cio­nal pio­ne­ra de cla­ses olím­pi­cas. No pue­do re­cor­dar aun­que es re­cien­te, tal vez por con­fu­so, co­mo el Tro­feo Prin­ce­sa So­fía le mo­jó la ore­ja y la ci­ta de Pa­la­mós per­día pis­to­na­da.

Pien­so en la Ch­rist­mas y me in­va­de la me­lan­co­lía, tan a flor de piel en es­tas fe­chas na­vi­de­ñas. No sé exac­ta­men­te las ra­zo­nes de su de­cli­ve, una Ch­rist­mas que en esta edi­ción so­lo ha si­do ca­paz de atraer cua­tro cla­ses olím­pi­cas, aun­que con muy po­cos olím­pi­cos. El Finn, que ya es ca­si co­mo si no lo es, los La­ser pa­ra mu­je­res y hom­bres, el 470 mas­cu­lino, y co­mo re­lleno La­ser ra­dial mas­cu­lino y 420. Cu­rio­sa­men­te esta cla­se de pro­mo­ción es la que cor­tó la pa­na en Pa­la­mós, apor­tan­do 94 de los 237 par­ti­ci­pan­tes. Olím­pi­cos o pre­olím­pi­cos españoles po­cos, muy po­cos, con la úni­ca pre­sen­cia del equi­po y as­pi­ran­tes del Finn. Los ex­tran­je­ros de ni­vel tam­po­co acu­den ni se les es­pe­ra.

Se­gu­ro que un cú­mu­lo de cir­cuns­tan­cias la han lle­va­do has­ta aquí, un pun­to de di­fí­cil, aun­que po­si­ble, re­torno. Cuan­do bus­co in­for­ma­cio­nes de re­ga­tas ve­te­ra­nas y veo que la web no guar­da su pro­pio his­to­rial, pien­so que al­go no va bien. La Ch­rist­mas Ra­ce de Pa­la­mós tam­po­co.

«PIEN­SO EN LA CH­RIST­MAS Y ME IN­VA­DE LA ME­LAN­CO­LÍA, TAN AFLOR DE PIEL EN ES­TAS FE­CHAS NA­VI­DE­ÑAS»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.