BRIN­DE­MOS CON CI­CU­TA

ABC - Vela - - Abc De La Náutica - SER­GIO W. SMIT

Ca­da vez es más com­pli­ca­do dis­cer­nir en­tre el rui­do y los so­ni­dos ar­ti­cu­la­dos con rit­mo y ar­mo­nía. El eco­sis­te­ma de la co­mu­ni­ca­ción atra­vie­sa una eta­pa don­de ca­si to­do el mun­do sien­te que es­tá en po­se­sión de la ver­dad ab­so­lu­ta, de­fen­dién­do­la con ig­no­ran­cia, sin dar­se cuen­ta de que lo que es­tán ex­pe­ri­men­tan­do son sus ver­da­des par­ti­cu­la­res, que si se ali­men­ta­sen so­se­ga­da­men­te con otras per­mi­ti­rían un de­ba­te que lle­va­ría a con­clu­sio­nes más cer­ca­nas a una ver­dad.

Es­te ci­clo es­tá fa­vo­re­cien­do un cal­do de cul­ti­vo pa­ra que las «fa­ke news» o bulos inun­den el mun­do de la in­for­ma­ción, lle­gan­do a con­ver­tir­se en una in­dus­tria que mue­ve can­ti­da­des ya na­da des­pre­cia­bles de di­ne­ro y que tie­nen en Twit­ter, Fa­ce­book, Ins­ta­gram, ... a sus gran­des alia­dos. Un gran por­cen­ta­je de la ma­sa so­cial se in­for­ma ya sólo a tra­vés de las re­des so­cia­les, un ca­nal que llegó pa­ra de­mo­cra­ti­zar la in­for­ma­ción pe­ro que ha pues­to en ja­que al pe­rio­dis­mo ac­tual. La rue­da em­pe­zó a gi­rar y aho­ra la gen­te con­su­me ca­da vez más la in­for­ma­ción en formato ta­pa. To­ma una, to­ma otra y sin ha­ber­la di­ge­ri­do, to­ma la si­guien­te, ahor­can­do a la in­for­ma­ción y de­ri­ván­do­la a lo que se lla­ma la pos­ver­dad, que no es más que una men­ti­ra sin más.

El Pa­pa se la­men­tó del au­ge de la des­in­for­ma­ción com­pa­rán­do­la con la co­pro­fa­gia, el Bre­xit se fun­da­men­tó en fa­la­cias y has­ta te­ne­mos pre­si­den­tes de al­gu­nos go­bier­nos que son fru­to del mag­ne­tis­mos de las «fa­ke news». Pe­ro den­tro de nues­tro mun­do del mar no es­ta­mos li­bres de pe­ca­do. Ca­da vez es más com­pli­ca­do con­se­guir in­for­ma­ción ve­raz, te­nien­do a ga­bi­ne­tes de co­mu­ni­ca­ción que son ver­da­de­ros ex­per­tos en ta­na­toes­té­ti­ca. ¿Tie­ne res­pon­sa­bi­li­dad el pe­rio­dis­mo? En par­te sí. La res­pon­sa­bi­li­dad del bus­car fuen­tes fia­bles y lue­go con­tras­tar­las con una se­gun­da o ter­ce­ra, si fue­se ne­ce­sa­rio, has­ta es­tar con­ven­ci­dos de que lo que se va a pu­bli­car es ve­raz. Es­to lle­va tiem­po y ahí es­tá el quid de cues­tión. La men­ti­ra es mu­cho más ve­loz, se fa­bri­ca mu­cho más rá­pi­do que la ver­dad, y es­to es­tá aco­rra­lan­do a las re­dac­cio­nes. La pos­ver­dad es­tá ali­men­tan­do la pre­ca­rie­dad que es­tá vi­vien­do el sec­tor del pe­rio­dis­mo y la co­mu­ni­ca­ción, don­de los pe­rió­di­cos ca­da vez tie­nen plan­ti­llas de pro­fe­sio­na­les más re­du­ci­das y es­tos son ex­pri­mi­dos por suel­dos amo­ra­les. El tiem­po es oro y ca­da vez más se ve caer a me­dios de lo más res­pe­ta­dos en la ten­ta­ción de bus­car con­te­ni­dos en las re­des so­cia­les. Has­ta a la BBC le han co­la­do en al­gu­na oca­sión no­ti­cias fal­sas que con­si­de­ra­ron ve­ra­ces.

An­te esta si­tua­ción, creo fir­me­men­te que a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes se les de­be­ría for­mar es­pe­cí­fi­ca­men­te en la bús­que­da de in­for­ma­ción ve­raz, dán­do­les he­rra­mien­tas que les ayu­den a iden­ti­fi­car las ver­da­des a me­dias. Si no so­mos ca­pa­ces, siem­pre nos que­da­rá brin­dar con ci­cu­ta.

CA­DA VEZ MÁS SE VE CAER A ME­DIOS DE LO MÁS RES­PE­TA­DO EN LA TEN­TA­CIÓN DE BUS­CAR CON­TE­NI­DOS EN LAS RE­DES SO­CIA­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.