La vi­da es una gran aven­tu­ra

El buen tiem­po ani­ma a dis­fru­tar de ru­tas y pro­pues­tas al ai­re li­bre. En es­tas pá­gi­nas reuni­mos un buen nú­me­ro de aven­tu­ras pa­ra dis­fru­tar de la na­tu­ra­le­za de for­ma ac­ti­va

ABC - Viajar - - Viajar - POR MAR RA­MÍ­REZ JUAN CAR­LOS MU­ÑOZ

El ex­tre­mo más me­ri­dio­nal de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca es un en­cla­ve or­ni­to­ló­gi­co ex­cep­cio­nal. Bas­ta aso­mar­se a las ma­ris­mas de la Bahía de Cá­diz pa­ra en­con­trar­se an­tes sus au­tén­ti­cos pro­ta­go­nis­tas na­tu­ra­les, las aves. El tono ro­sa­do del fla­men­co co­mún se­rá el pri­mer avis­ta­mien­to en el sen­de­ro de Tres Ami­gos – Río Ari­llo. Un pa­seo en el que con­cen­trar la aten­ción en las ci­güe­ñue­las y avo­ce­tas, in­fi­ni­dad de aves li­mí­co­las o atis­bar sus vi­si­tan­tes clá­si­cos co­mo la es­pá­tu­la y la ga­vio­ta pi­co­fi­na. Dónde. La Bahía de Cá­diz es un am­plio te­rri­to­rio que se ex­tien­de en­tre Chi­cla­na de la Fron­te­ra, San Fer­nan­do, Puer­to Real y el Puer­to de San­ta Ma­ría. En la se­gun­da de ellas se ha­lla la ru­ta de 9 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do. Pa­ra des­cu­brir to­das las aves po­de­mos acom­pa­ñar­nos de ex­per­tos co­mo Bir­ding The Strait ( bir­dingt­hes­trait.com). No te pier­das. Bas­ta con cru­zar la ca­rre­te­ra pa­ra en­con­trar­se en la sa­li­na Do­lo­res, uno de los me­jo­res re­fu­gios in­ver­na­les de la bahía pa­ra las anáti­das, co­mo ána­des sil­bo­nes y zam­pu­lli­nes cue­lli­ne­gros. An­tes de lle­gar in­fór­ma­te de los úl­ti­mos avis­ta­mien­tos des­ta­ca­dos (www.bird­ca­diz.com).

En la hoz del río Es­ca­bas el sen­de­ris­mo se ha su­ma­do a la aven­tu­ra con un iti­ne­ra­rio ver­ti­cal en una pared ro­co­sa ha­bi­li­ta­da con puen­tes col­gan­tes, es­ca­lo­nes, aga­rra­de­ras, gra­pas y puen­tes mono. Apo­ya­dos por una lí­nea de vi­da, don­de ase­gu­rar el ar­nés du­ran­te el re­co­rri­do, es una no­ve­do­sa ma­ne­ra de ac­ti­var la adre­na­li­na con vis­tas a un cris­ta­lino río Es­ca­bas que dis­cu­rre en lo pro­fun­do del ca­ñón. Dónde. Un pa­ra­je es­pec­ta­cu­lar en­tre las lo­ca­li­da­des de Prie­go y Ca­ña­ma­res, don­de prac­ti­car fá­cil­men­te es­ca­la­da por nues­tra cuen­ta o, si no con­ta­mos con ex­pe­rien­cia pre­via, con el apo­yo de em­pre­sas lo­ca­les co­mo Mul­ti­aven­tu­ra Buen­día (mon­ta­na­ya­ven­tu­ra.es). No te pier­das. Dar un pa­seo por la lo­ca­li­dad de Prie­go y su­bir has­ta su to­rréon ára­be. Co­no­ci­do co­mo Des­pe­ña­pe­rros, es el úni­co res­to ar­qui­tec­tó­ni­co de la for­ta­le­za ára­be, ba­jo el que se di­vi­sa una cue­va don­de se es­con­de la le­yen­da de una jo­ven mo­ra con­ver­ti­da en ser­pien­te de pie­dra.

La ob­ser­va­ción de ce­tá­ceos es una de las ex­pe­rien­cias de aven­tu­ra en la na­tu­ra­le­za más inolvidables. Po­de­mos vi­vir­la en la cos­ta vas­ca re­co­rrien­do el Gol­fo de Viz­ca­ya, un pa­raí­so pa­ra la ob­ser­va­ción de del­fi­nes y ba­lle­nas. Cal­de­ro­nes de ale­ta lar­ga, ca­cha­lo­tes, ror­cual co­mún y bo­real y fa­mi­lias de has­ta tres es­pe­cies de del­fi­nes ju­gan­do con el olea­je que le­van­ta la proa del bar­co nos ha­rán apa­sio­na­dos de la ob­ser­va­ción de los gi­gan­tes del mar. Dónde. Des­de la lo­ca­li­dad de San­tur­ce con sa­li­das de 8-9 ho­ras de du­ra­ción, en ca­da vier-

Un es­tre­cho pa­sa­je des­de Es­ca­lo­na nos lle­va al ca­ñón de Añis­clo, uno de los rin­co­nes más her­mo­sos del Par­que Na­cio­nal de Or­de­sa y Mon­te Per­di­do. Ta­lla­do en la ro­ca ca­li­za a lo lar­go de 10 km por el río Be­llós, tie­ne en el puen­te de San Ur­bez una vis­ta mag­ní­fi­ca; así co­mo el

Gar­gan­ta del In­fierno, en el va­lle del Jer­te, Cá­ce­res Dónde. El fe­rro­ca­rril de cre­ma­lle­ra es una lí­nea fe­rro­via­ria (de las dos que exis­ten en Es­pa­ña) que co­nec­ta Ri­bes de Fre­ser con Que­ralbs y el Va­lle de Nú­ria des­de 1931. Apar­te de la an­ces­tral sen­da...

Ru­ta por el Par­que Na­tu­ral Els Ports, Ta­rra­go­na No te pier­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.