Ac­ti­vi­da­des por tie­rra y agua

ABC - Viajar - - Viajar -

No des­ta­ca por las al­tas cum­bres que, en oca­sio­nes, tien­den a lla­mar más la aten­ción en­tre la ofer­ta de na­tu­ra­le­za, pe­ro la lla­nu­ra re­tie­ne tam­bién una ri­que­za que atra­pa a quie­nes les gus­ta res­pi­rar ai­re pu­ro. En la pro­vin­cia de Va­lla­do­lid, el pai­sa­je se ti­ñe con el ama­ri­llo de la es­te­pa ce­rea­lis­ta de la Tie­rra de Cam­pos, el ver­de de la pa­ra­me­ra de los Mon­tes To­ro­zos y de Tie­rra de Pi­na­res y el azul de las ri­be­ras del Due­ro. Pa­ra dis­fru­tar de to­das es­tas to­na­li­da­des na­da me­jor que de­jar­se arras­trar por la ofer­ta de tu­ris­mo ac­ti­vo y fa­mi­liar, que da a las vis­tas un plus de adre­na­li­na y di­ver­sión. En la zo­na oes­te, dos en­cla­ves so­bre­sa­len por su pro­pues­ta pa­ra to­dos los gus­tos y pú­bli­cos. El Ca­nal de Cas­ti­lla y la Fin­ca Co­to Ba­jo de Ma­ta­lla­na in­vi­tan a un es­ca­pa­da ale­ja­da de lo ha­bi­tual por agua y tie­rra.

Es el úni­co ca­nal na­ve­ga­ble de to­da Es­pa­ña, el sue­ño de la Ilus­tra­ción idea­do pa­ra rom­per con el ais­la­mien­to. No es ne­ce­sa­rio mu­cho de­rro­che de ima­gi­na­ción pa­ra to­mar con­cien­cia del enor­me es­fuer­zo que su­pu­so en su día el tra­za­do del Ca­nal de Cas­ti­lla. Hoy sus aguas y sus ri­be­ras son un pla­cer pa­ra la vis­ta, un re­cur­so de tu­ris­mo ac­ti­vo de pri­mer or­den y un há­bi­tat que fa­vo­re­ce y pro­te­ge la vi­da de mu­chas es­pe­cies que na­dan en sus aguas, anidan o se ali­men­tan en sus bos­ques o se re­fu­gian en sus ar­bus­tos.

Exis­ten va­rias op­cio­nes pa­ra dis­fru­tar de es­ta obra de in­ge­nie­ría. Una de las más po­pu­la­res es sur­can­do sus aguas. Pa­ra ello se fa­ci­li­tan dis­tin­tas op­cio­nes en el Cen­tro de Re­cep­ción de Via­je­ros en­cla­va­do en Me- di­na de Rio­se­co. Des­de pa­seos a bor­do de la em­bar­ca­ción tu­rís­ti­ca An­to­nio de Ulloa, al al­qui­ler de una bar­ca eléc­tri­ca o de pi­ra­guas pa­ra ha­cer una ru­ta guia­da. En tie­rra, se pue­den tam­bién des­cu­brir la ri­be­ras y las lo­ca­li­da­des que atra­vie­sa el Ca­nal a tra­vés de dis­tin­tas vías: sen­de­ris­mo, bi­ci­cle­ta, kart a pe­da­les... Se re­co­mien­da una pa­ra­da en la an­ti­gua fá­bri­ca de ha­ri­nas de San An­to­nio, don­de se pue­de con­tem­plar el per­fec­to es­ta­do de la an­ti­gua ma­qui­na­ria de la in­fra­es­truc­tu­ra.

A es­ca­sos vein­te ki­ló­me­tros de allí, la Fin­ca Co­to Ba­jo de Ma­ta­lla­na se pre­sen­ta co­mo un equi­pa­mien­to de edu­ca­ción am­bien­tal que ofre­ce a sus vi­si­tan­tes la po­si­bi­li­dad de va­lo­rar la ri­que­za de su en­torno, los Mon­tes To­ro­zos y, por ex­ten­sión Tie­rra de Cam­pos.

En el cen­tro mul­ti­dis­ci­pli­nar se pue­de tam­bién des­cu­brir los res­tos del mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se de San­ta Ma­ría de Ma­ta­lla­na, dis­fru­tar de un par­que in­fan­til te­ma­ti­za­do, de los res­tos de una ne­cró­po­lis vi­si­go­da o ahon­dar en la in­ter­pre­ta­ción de los tí­pi­cos pa­lo­ma­res que de­fi­nen es­ta zo­na des­de el in­te­rior de uno de ellos. Ade­más, se ofer­tan re­co­rri­dos por la fin­ca a bor­do de un co­che de ca­ba­llos. Pa­ra los más pe­que­ños, en una reata de bu­rros. Y en los al­re­de­do­res se pue­den real­zar re­co­rri­dos pa­ra dis­fru­tar del pai­sa­je y de mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, así co­mo del hu­me­dal de Ma­ta­lla­na.

EL EN­TORNO PO­SI­BI­LI­TA RU­TAS EN BICI Y PI­RA­GUAS, AL­QUI­LAR UNA BAR­CA Y PA­SEOS EN CO­CHE DE CA­BA­LLOS

ABC

Ru­ta en co­che de ca­ba­llos en los al­re­de­do­res de la Fin­ca de Ma­ta­lla­na

ABC

Pa­seo en bar­co por el Ca­nal de Cas­ti­lla

Ru­tas en bi­ci­cle­ta en el en­torno del Ca­nal de Cas­ti­lla en la pro­vin­cia de Va­lla­do­lid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.