Esen­cia de An­da­lu­cía

ABC - Viajar - - Viajar -

Se tra­ta de una ha­cien­da oli­va­re­ra con más de cua­tro si­glos de his­to­ria. Na­ce co­mo una construcción ru­ral del cam­po se­vi­llano pa­ra cul­ti­var oli­vos y ela­bo­rar acei­te, con el com­ple­men­to ga­na­de­ro. Tras dos si­glos cum­plien­do su fun­ción, al prin­ci­pio del si­glo XX la ha­cien­da se trans­for­mó en lu­gar de reu- nio­nes y fies­tas y, al ca­bo, en un ho­tel de lu­jo que lle­gó a 1998 un tan­to de­te­rio­ra­do, por lo que se so­me­tió a un pro­ce­so de res­tau­ra­ción. Aho­ra cuen­ta con unas ins­ta­la­cio­nes de 8.000 m2 en una fin­ca de 180 has de oli­var. Los clien­tes dis­fru­tan de pre­cio­sos jar­di­nes y pa­tios, sa­lo­nes y 19 ha­bi­ta­cio­nes. En un an­ti­guo mo­lino de acei­te del si­glo XVIII, en pleno cam­po cor­do­bés, ro­dea­do de oli­vos, se ha­lla el Ho­tel Mo­lino La Nava, res­tau­ra­do con mi­mo pa­ra ofre­cer el má­xi­mo con­fort en un en­torno ru­ral. Son ocho ha­bi­ta­cio­nes, ca­da una de ellas per­so­na­li­za­da con un co­lor y mue­bles di­fe­ren­tes, con un es­ti­lo clá­si­co y ele­gan­te. El co­me­dor, so­lo pa­ra hués­pe­des, es­tá si­tua­do en lo que fue el mo­lino con sus an­ti­guas pie­dras y má­qui­nas. Cer­ca del ho­tel po­de­mos vi­si­tar Sie­rra Mo­re­na y la lo­ca­li­dad de Mon­to­ro, con sus ca­sas en­ca­la­das y es­tre­chas ca­lle­jue­las.

LA RU­TA DE LOS COR­TI­JOS AN­DA­LU­CES ES UNA IN­VI­TA­CIÓN A DIS­FRU­TAR DE LA VI­DA LEN­TA

Cor­ti­jo del Mar­qués

Du­ran­te la épo­ca de la re­co­quis­ta pa­re­ce que es­te cor­ti­jo fue tras­pa­sa­do al Al­cai­de de la Al­jam­bra, el Mar­qués de Mon­dé­jar, a mo­do de pa­go de im­pues­tos, por par­te de al­gún ha­cen­da­do ára­be. Se man­tu­vo en la mis­ma fa­mi­lia has­ta el si­glo XIX, cuan­do pa­só a una fa­mi­lia lo­cal que si­guió ex­plo­tán­do­la co­mo pro­pie­dad agrí­co­la y ha­cién­do­la cre­cer. Tras la gue­rra ci­vil, el cor­ti­jo se de­te­rio­ró has­ta que fue res­tau­ra­do y trans­for­ma­do en ho­tel. Es­tá si­tua­do a 18 km al nor­te de Gra­na­da, en­tre la sie­rra de Po­zue­lo y la de Ara­na, ro­dea­do de be­llas vis­tas y de ex­ten­sos oli­va­res. Per­fec­to pa­ra prac­ti­car sen­de­ris­mo y ru­tas a ca­ba­llo. Cuen­ta con quin­ce ha­bi­ta­cio­nes, pis­ci­na, sa­lón con chi­me­nea. Es­te cor­ti­jo es un ho­tel 3 es­tre­llas que cie­rra en tem­po­ra­da in­ver­nal. Se abre a prin­ci­pios del mes de mar­zo. La an­ti­gua ha­cien­da si­tua­da en Zuhe­ros per­te­ne­ció a Don Au­re­liano Fer­nán­dez Gue­rra –es­cri­tor, li­te­ra­to y ar­queó­lo­go– y a su fa­mi­lia. Con­ta­ba en el XIX con unas 90 fa­ne­gas de tie­rra y una an­ti­gua ca­sa de la­bor que man­tie­ne sus an­ti­guos de­ta­lles, co­mo la chi­me­nea, el horno de pan, los fre­ga­de­ros o la ga­le­ría al­ta pa­ra ahu­mar la ma­tan­za. La fa­mi­lia co­men­zó a agran­dar la ha­cien­da cons­tru­yen­do dis­tin­tas de­pen­den­cias. Pe­ro en los años 50 del si­glo pa­sa­do en­tró en de­ca­den­cia y aban­dono has­ta que en 2004 se ven­dió. Des­de en­ton­ces se ha re­cons­trui­do y recuperado pa­ra ho­tel ru­ral. Son 24 ha­bi­ta­cio­nes, y tie­ne bi­blio­te­ca, pis­ci­na de agua sa­la­da, una ta­ber­na an­da­lu­za y unos ba­ños ára­bes don­de re­la­jar­se.

Ha­cien­da Faín Vie­jo

Es una es­plén­di­da ha­cien­da de oli­var cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a la épo­ca de la do­mi­na­ción ára­be. De he­cho, su nom­bre («Faín») de­ri­va de «aín», pa­la­bra ára­be que sig­ni­fi­ca «fuen­te», «agua». Nu­me­ro­sas le­yen­das tie­nen su ori­gen en es­ta má­gi­ca ha­cien­da. Ha pa­sa­do de mo­nas­te­rio a re­si­den-

Cor­ti­jo Sa­li­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.