La hue­lla se­far­dí en Lu­ce­na

En es­ta ciu­dad cor­do­be­sa se ha­lla el ce­men­te­rio ju­dío me­die­val más gran­de de los ex­ca­va­dos en Eu­ro­pa

ABC - Viajar - - Viajar - POR JA­VIER CA­RRIÓN

uce­na sur­ge en me­dio de una ri­ca cam­pi­ña de oli­vos y vi­ñas, ya en ple­na co­mar­ca de la Sub­bé­ti­ca, en el cen­tro de Andalucía, un es­tra­té­gi­co lu­gar que fue ele­gi­do por los ju­díos pa­ra le­van­tar una ciu­dad-es­ta­do a la que lla­ma­ron Elios­sa­na («Dios nos sal­ve»). Diez si­glos des­pués, los tu­ris­tas he­breos han vuel­to a es­ta ciu­dad don­de se en­cuen­tran mu­chas de sus raí­ces.

En 2006, gra­cias a la cons­truc­ción de una ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción en Lu­ce­na, se des­cu­brió un ce­men­te­rio ju­dío me­die­val úni­co, el más gran­de de los ex­ca­va­dos en Eu­ro­pa. En es­te lu­gar ale­ja­do del cas­co vie­jo se ha­lla­ron ca­si 400 tum­bas, de las que 216 man­te­nían im­por­tan­tes res­tos hu­ma­nos de la épo­ca me­die­val an­da­lu­sí en­tre los años 1000 y 1050, el pe­rio­do de ma­yor es­plen­dor de la Lu­ce­na ju­día. En to­das las tum­bas el ri­tual de en­te­rra­mien­to uti­li­za­do ha­bía si­do la in­hu­ma­ción, en fo­sa do­ble o sen­ci­lla, a ve­ces con ni­cho o co­va­cha la­te­ral ta­pa­da con la­jas o té­gu­las ro­ma­nas. Y en to­das ellas se ha­bía em­plea­do el ri­tual de pu­ri­fi­ca­ción ju­día.

LNue­va fuen­te de in­gre­sos

On­ce años des­pués, se pue­de de­cir que es­te ha­llaz­go he­breo ha cam­bia­do la vi­da de es­ta Lu­ce­na cor­do­be­sa ri­ca tam­bién en otros pa­tri­mo­nios, co­mo el mu­sul­mán o el cris­tiano. Pri­me­ro, lle­ga­ron los es­pe­cia­lis­tas de las co­fra­días de en­te­rra­do­res ju­díos de Gi­bral­tar pa­ra pre­pa­rar los res­tos y re­en­te­rrar­los en unas tum­bas re­for­za­das que aho­ra apa­re­cen con una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca que las pro­te­ge del agua, y a con­ti­nua­ción co­men­zó el des­fi­le de tu­ris­tas he­breos de paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Is­rael, Ca­na­dá o Ar­gen­ti­na, que ya co­no­cían des­de su eta­pa do­cen­te in­fan­til la im­por­tan­cia e in­clu­so el nom­bre de Elios­sa­na. To­dos ellos es­tán ac­ti­van­do la eco­no­mía de es­ta po­bla­ción que en el si­glo XII con­ta­ba con 2.500 ju­díos lu­cen­ti­nos.

El pa­tri­mo­nio ju­dío se cen­tra en el co­ra­zón de Lu­ce­na, la hon­do­na­da lo lla­man al­gu­nos de sus ha­bi­tan­tes. Un lu­gar his­tó­ri­co que vi­vió su má­xi­mo es­plen­dor en­tre los si­glos XI y XIII, un pe­rio­do en el que la ciu­dad acu­ñó su pro­pia mo­ne­da, creó su pro­pio ejér­ci­to y se con­vir­tió en un oa­sis de pri­vi­le­gio pa­ra sus ha­bi­tan­tes den­tro de las mu­ra­llas con la apro­ba­ción del Reino de Gra­na­da. En la ru­ta se pa­sa por la Igle­sia de Nues­tra Se- ño­ra del Car­men, el ba­rrio de la Ba­rre­ra, el más flamenco pues aquí na­ció la ter­ce­ra pe­ña más an­ti­gua de Andalucía con el nom­bre del ba­rrio, y la Igle­sia de San­tia­go, con una in­quie­tan­te le­yen­da que ase­gu­ra que exis­te un pa­sa­di­zo se­cre­to que co­mu­ni­ca­ba el tem­plo con el Sa­gra­rio de la Igle­sia de San Mateo, lu­gar del en­te­rra­mien­to de Noé, el su­per­vi­vien­te bí­bli­co del diluvio uni­ver­sal.

A con­ti­nua­ción sur­ge en el cen­tro la ca­lle Flo­res, fa­mo­sa en la lo­ca­li­dad por su mo­nu­men­to al San­te­ro con ca­ra des­cu­bier­ta y por su bi­blio­te­ca, don­de se pue­den co­no­cer de­ta­lles de la ru­ta de ta­pas, otro clá­si­co lu­cen­tino con 40 ba­res y 40 tien­das or­ga­ni­za­das pa­ra es­te me­nes­ter. So­lo unos me­tros des­pués, atra­ve­san­do el es­pa­cio de la an­ti­gua Puer­ta de Gra­na­da, apa­re­ce la Pla­za Nue­va, agu­je­rea­da en sus en­tra­ñas pa­ra la cons­truc­ción de un enorme par­king de vehícu­los, con su tem­plo ta­lis­mán, la Igle­sia de San Mateo, el úni­co re­cin­to sa­cro en el in­te­rior de la me­di­na que fue mez­qui­ta en el pe­rio­do de do- mi­nio al­moha­de des­pués de ha­ber cum­pli­do las fun­cio­nes de si­na­go­ga. El in­te­rior del tem­plo re­sul­ta es­pec­ta­cu­lar, des­ta­can­do la ya men­cio­na­da ca­pi­lla del Ro­sa­rio, un ejem­plo del ba­rro­co cor­do­bés que pu­do ser ele­gi­do pa­ra le­van­tar la tum­ba de Noé.

La lis­ta de vi­si­tas en es­ta Lu­ce­na ju­día es ex­ten­sa, pues en es­te es­pa­cio se des­ple­ga­ron ca­sas, si­na­go­gas y una es­cue­la tal­mú­di­ca muy im­por­tan­te, que aho­ra se com­ple­men­tan de al­gu­na ma­ne­ra en pleno si­glo XXI con el úni­co co­ro de mú­si­ca se­far­dí que di­ri­ge An­to­nio Rodríguez. No pue­den fal­tar en el pa­seo el Pa­la­cio de San­ta Ana, que or­ga­ni­za ce­nas sen­so­ria­les a cie­gas de dos ho­ras; la Igle­sia de San Pe­dro Már­tir de Ve­ro­na y la Ca­pi­lla de Nues­tro Pa­dre Jesús Na­za­reno,con una ima­gen im­pac­tan­te de Je­su­cris­to, o el Cas­ti­llo del Mo­ral, pues fue en es­tos mu­ros don­de don­de Boab­dil, el úl­ti­mo cau­di­llo del reino de Gra­na­da, que­dó apre­sa­do y en­ce­rra­do en la To­rre del Ho­me­na­je, an­tes de ser pre­sen­ta­do an­te los Re­yes Ca­tó­li­cos pa­ra ren­dir el úl­ti­mo tro­zo de po­der mu­sul­mán a los so­be­ra­nos de Cas­ti­lla...

Las tum­bas del ce­men­te­rio ju­dío son de la épo­ca me­die­val an­da­lu­sí (1000-1050)

Fran Carrasco, pe­lu­que­ro de Lu­ce­na y ex­per­to en el mun­do se­far­dí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.