Cul­tu­ra y na­tu­ra­le­za Ciu­dad vi­va

Con un gran le­ga­do ar­tís­ti­co y pa­tri­mo­nial, Cuen­ca se­du­ce por sus con­tras­tes

ABC - Viajar - - Viajar - F. RA­MÍ­REZ

Cuen­ca se pue­de con­tem­plar des­de di­fe­ren­tes lu­ga­res, aun­que la ima­gen que guar­da el vi­si­tan­te es la de una ciu­dad his­tó­ri­ca que pa­re­ce de­te­ni­da en el tiem­po. Asen­ta­da en­tre las ho­ces de los ríos Jú­car y Hué­car, su es­pec­ta­cu­lar cas­co his­tó­ri­co, su ri­que­za mo­nu­men­tal y el en­torno na­tu­ral que la bor­dea la hi­cie­ron me­re­ce­do­ra, en el año 1996, de ser de­cla­ra­da Ciu­dad Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad.

Su zo­na an­ti­gua se des­plie­ga al bor­de de pa­re­des ro­co­sas, en ple­na se­rra­nía de Cuen­ca. La ca­te­dral, las Ca­sas Col­ga­das y las ca­lles em­pe­dra­das son un re­man­so de paz pa­ra to­do via­je­ro que quie­ra huir del es­trés de la ciu­dad. Y de pa­so de­gus­tar su ju­go­sa y va­ria­da gas­tro­no­mía. Es­tos son al­gu­nos de los rin­co­nes que no hay que perderse.

Mo­nu­men­tos

El re­co­rri­do pue­de co­men­zar en las Ca­sas Col­ga­das, sím­bo­lo de la ciu­dad que se ubi­can so­bre la hoz del Hué­car. Rea­li­za­das en mam­pos­te­ría, con si­lla­res en las es­qui­nas y asen­ta­das en mén­su­las, se aso­man al río des­de sus bal­co­nes de ma­de­ra vo­la­di­zos so­bre el acan­ti­la­do. Se pue­de con­ti­nuar el re­co­rri­do ha­cia la pla­za Ma­yor, epi­cen­tro de la ciu­dad y una de las más mo­nu­men­ta­les de Es­pa­ña, don­de se en­cuen­tra el Ayun­ta­mien­to, un edi­fi­cio de es­ti­lo ba­rro­co del tiem­po de Car­los III con tres ar­cos de me­dio punto; el con­ven­to de las Pe­tras y la ca­te­dral de Nues­tra San­ta Ma­ría y San Ju­lián, del si­glo XII. Ade­más, ado­sa­do al tem­plo, es­tá el pa­la­cio Epis­co­pal que al­ber­ga el Mu­seo Dio­ce­sano.

Otros mu­nu­men­tos que se pue­den con­tem­plar son el ba­rrio de San Mar­tín, con­jun­to de vi­vien­das de ca­rác­ter po­pu­lar; la Ca­sa del Co­rre­gi­dor, los con­ven­tos de las Con­cep­cio­nis­tas y de las Car­me­li­tas Des­cal­zas y la er­mi­ta de las An­gus­tias.

Mu­seos

Si de al­go pue­de pre­su­mir Cuen­ca es de con­tar con una red de mu­seos muy po­ten­te. Uno de los más im­por­tan­tes es el de las Cien­cias, en pleno cas­co his­tó­ri­co, y que ha con­tri­bui­do a des­per­tar el in­te­rés por es­ta dis­ci­pli­na. Tam­bién des­ta­can el Mu­seo de Ar­te Abs­trac­to (don­de el ar­tis­ta Fer­nan­do Zó­bel si­tuó su co­lec­ción per­so­nal de obras de ar­te); el Mu­seo Pa­leon­to­ló­gi­co, la Ca­sa Mu­seo Zavala, un edi­fi­cio pa­la­cie­go le­van­ta­do en la se­gun­da mi­tad del si­glo XVIII; o el Mu­seo de Se­ma­na San­ta, con nu­me­ro­sas pie­zas de gran va­lor ar­tís­ti­co so­bre una ce­le­bra­ción que es ci­ta obli­ga­da ca­da año pa­ra mi­les de tu­ris­tas.

No hay que perderse el Es­pa­cio Tor­ner, ins­ta­la­do en la an­ti­gua igle­sia de San Pablo, un pro­yec­to del ar­tis­ta Gus­ta­vo Tor­ner, uno de los fun­da­do­res del lla­ma­do «Gru­po de Cuen­ca», ni el Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co, cu-

CUEN­CA ES UNA CIU­DAD VI­VA Y CUL­TU­RAL QUE ATRA­PA POR EL TRA­ZA­DO DEL CAS­CO HIS­TÓ­RI­CO

yas dos plan­tas ex­po­nen ob­je­tos prehis­tó­ri­cos y co­lec­cio­nes de es­cul­tu­ra, nu­mis­má­ti­ca y ce­rá­mi­ca pro­ce­den­tes de las ex­ca­va­cio­nes ro­ma­nas de Se­gó­bri­ga, Va­le­ria y Er­cá­vi­ca. Se ubi­ca en la ca­sa del Cu­ra­to, del si­glo XIV. Fi­nal­men­te, la Fun­da­ción An­to­nio Pé­rez, que se creó con las obras que An­to­nio Pé­rez fue co­lec­cio­nan­do du­ran­te años.

Na­tu­ra­le­za

El en­torno na­tu­ral tie­ne tam­bién un atrac­ti­vo irre­sis­ti­ble en una se­rie de iti­ne­ra­rios al­re­de­dor de la ciu­dad. Se pue­de ir a pie si­guien­do los ríos Jú­car y Hué­car des­de la zo­na más ba­ja has­ta el ba­rrio del Cas­ti­llo, la par­te más ele­va­da de la ciu­dad. Otra ru­ta es la de la Hoz del Río Jú­car, que se ini­cia des­de el pa­ra­je del Pa­seo Pe­ral, ser­pen­tean­do las ori­llas del río y el sor­pren­den­te en­torno de pie­dra ca­li­za que co­ro­na la hoz. «Aso­mar­se a Cuen­ca» per­mi­te ac­ce­der a los di­fe­ren­tes mi­ra­do­res pa­ra con­tem­plar be­llas e inigua­la­bles pa­no­rá­mi­cas. Y ade­más ha­cer ejer­ci­cio con sus ru­tas de sen­de­ris­mo y prac­ti­car el pi­ra­güis­mo.

JU­LIO PA­LEN­CIA

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca del cas­co his­tó­ri­co de Cuen­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.