Vien­to en po­pa a to­do lu­jo

ABC - Viajar - - Viajar - RO­SA­RIO PÉ­REZ

Las ho­ras han per­di­do su re­loj: a bor­do del MSC Fan­ta­sía la vi­da pa­re­ce no en­ve­je­cer nun­ca. Al fon­do del mue­lle de Bar­ce­lo­na nos es­pe­ra es­te im­pre­sio­nan­te bu­que de la com­pa­ñía ita­lia­na. Una tri­pu­la­ción de 1.292 per­so­nas aguar­da a los 3.600 pa­sa­je­ros que se dan ci­ta en la ciu­dad flo­tan­te, cui­da­da y de­co­ra­da al de­ta­lle co­mo una capital en fe­ria. Des­de la cu­bier­ta se atis­ba el ho­ri­zon­te, un in­men­so Me­di­te­rrá­neo con mo­men­tos de cá­ma­ra su­per­len­ta y otros que pa­re­cen ro­dar el trái­ler de un olea­je que es pu­ro es­pec­tácu­lo. ¡Co­mien­za la aven­tu­ra!

Los pa­sa­je­ros se ins­ta­lan en sus ca­ma­ro­tes, a to­do con­fort, en un «ras­ca­cie­los» de su­per­lu­jo. Es el lla­ma­do «Yacht Club». Vien­to en po­pa a to­do lu­jo, na­da es im­po­si­ble en es­ta zo­na vip del bar­co, don­de los tri­pu­lan­tes se des­ve­lan por el bie­nes­tar del via­je­ro, con aten­ción per­so­na­li­za­da al mi­nu­to. Ca­da ca­ma­ro­te tie­ne asig­na­do un mayordomo, hom­bres cul­tos y pre­pa­ra­dos, do­mi­na­do­res de va­rios idio­mas y co­no­ce­do­res del más mí­ni­mo pro­to­co­lo, co­mo Va­sant Main­ker, un ex­ce­len­te

EN EL EX­CLU­SI­VO «YACHT CLUB», CA­DA CA­MA­RO­TE TIE­NE UN MAYORDOMO ASIG­NA­DO

pro­fe­sio­nal que tie­ne cla­ra la fi­lo­so­fía de su em­pre­sa: «La fe­li­ci­dad del pa­sa­je­ro». Es el fac­tor hu­mano el prin­ci­pal va­lor de es­ta es­pe­cie de ya­te de lu­jo den­tro del pro­pio bu­que.

La pri­va­ci­dad pre­si­de el área, con ac­ce­so ex­clu­si­vo al so­lá­rium y al sa­lón Top Sail Loun­ge, de im­pre­sio­nan­tes ven­ta­na­les pa­no­rá­mi­cos, don­de se pue­de pi­co­tear día y noche, con co­mi­da y be­bi­da ili­mi­ta­das. Ade­más, en la sui­te exis­te una car­ta dis­po­ni­ble las 24 ho­ras, aun­que el tiem­po se len­ti­fi­que en me­dio del re­lax y el pla­cer a bor­bo­to­nes, co­mo un desa­yuno recién he­cho en el bal­cón mien­tras se des­pe­re­za el sol. Hay tiem­po tam­bién pa­ra el cui­da­do fí­si­co en la zo­na del Spa y en un enorme gim­na­sio con en­tre­na­dor per­so­nal si se re­quie­re.

El clien­te del «Yacht Club» pue­de dis­fru­tar de to­das las «es­ta­cio­nes» del MSC Fan- ta­sía: des­de las pis­ci­nas a un am­plio aba­ni­co de res­tau­ran­tes, ba­res, tien­das, tea­tro, ca­sino, dis­co­te­ca, mú­si­ca en vi­vo... Cla­si­cis­mo y mo­der­ni­dad se fu­sio­nan en es­te co­que­to na­vío, con es­pec­tácu­los pa­ra to­dos los gus­tos y pro­duc­tos fres­cos pa­ra los pa­la­da­res más ex­qui­si­tos. Es­to úl­ti­mo lo su­per­vi­sa Gen­na­ro An­drio­ne (Food&Be­ve­ra­ge ma­na­ger), en­car­ga­do de ga­ran­ti­zar la ca­li­dad de los ali­men­tos, en in­gen­tes can­ti­da­des, co­mo los 30.000 ki­los de fru­tas y ve­ge­ta­les que se sir­ven se­ma­nal­men­te.

Por su­pues­to, el via­je­ro pue­de pi­sar tam­bién tie­rra fir­ma y re­co­rrer las cul­tu­ra­les ca­lles de la so­ber­bia Gé­no­va o la pin­to­res­ca Mar­se­lla. Pe­ro den­tro del MSC las ex­pe­rien­cias no ce­san: dis­trac­ción y re­lax es­tán ga­ran­ti­za­dos, so­bre to­do en el ex­clu­si­vo «Yacht Club», pu­ra y lu­jo­sa fan­ta­sía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.