Una ru­ta de 5.000 años El An­ces­tral Es­te

Re­co­rri­do por las hue­llas que de­ja­ron cel­tas y vi­kin­gos en la zo­na su­ro­rien­tal de la is­la

ABC - Viajar - - Viajar - POR FER­NAN­DO PAS­TRANO FOTOS: PI­LAR AR­COS

De las mu­chas for­mas de re­co­rrer Ir­lan­da, la Ru­ta del An­ces­tral Es­te es una de las más in­tere­san­tes. Si­gue las hue­llas que han de­ja­do en 17 con­da­dos de la par­te su­ro­rien­tal de la is­la 5.000 años de his­to­ria. Di­vi­di­da en tres gran­des zo­nas, la pri­me­ra, al nor­te de Du­blín, co­rres­pon­de a la Tie­rra de Cin­co Mil Ama­ne­ce­res. Po­see yacimientos ar­queo­ló­gi­cos, tum­bas neo­lí­ti­cas y pa­no­ra­mas na­tu­ra­les asom­bro­sos.

Más al in­te­rior, la se­gun­da zo­na es el Co­ra­zón His­tó­ri­co que abar­ca la Edad de Oro ir­lan­de­sa con abun­dan­tes mo­nas­te­rios en los que vi­vie­ron san­tos y eru­di­tos que de­ja­ron tes­ti­mo­nio de su pa­so por es­tas tie­rras en gran can­ti­dad de ma­nus­cri­tos.

La ter­ce­ra zo­na co­rres­pon­de a los con­da­dos del su­r­es­te con un pa­sa­do cel­ta, don­de los vi­kin­gos hi­cie­ron de las su­yas y don­de se con­ser­va «el faro más an­ti­guo de Eu­ro­pa», tes­ti­go mu­do de la lar­ga his­to­ria ma­rí­ti­ma de Ir­lan­da.

Una ru­ta que no obli­ga a ha­cer un re­co­rri­do ex­haus­ti­vo ni en un or­den pre­de­ter­mi­na­do, en la que el pe­re­grino en co­che, bi­ci­cle­ta, a pie o co­mo le ven­ga en ga­na, pue­de es­co­ger a dón­de ir. No­so­tros em­pe­za­mos por Cork, la se­gun­da ciu­dad más po­bla­da de Ir­lan­da (120.000 ha­bi­tan­tes). Una lo­ca­li­dad que in­vi­ta al pa­seo, una es­pe­cie de pue-

CAS­TI­LLOS, MO­NAS­TE­RIOS, PUER­TOS, PAI­SA­JES VER­DES...

blo gran­de y apa­ci­ble, aun­que su am­bien­te sea muy ju­ve­nil, es­pe­cial­men­te du­ran­te el cur­so lec­ti­vo, ya que allí es­tu­dian in­glés mu­chos jó­ve­nes de to­do el mun­do.

Sus tres ca­te­dra­les son re­fe­ren­tes in­elu­di­bles. Dos ca­tó­li­cas, de San­ta Ma­ría y San­ta Ana, y una an­gli­ca­na, de San Fin­bar, pa­trono de la ciu­dad. La de San­ta Ana tie­ne en su to­rre cua­dra­da un re­loj al que lla­man «El Men­ti­ro­so de Cua­tro Ca­ras», por­que des­de aba­jo ca­da es­fe­ra pa­re­ce mar­car una ho­ra di­fe­ren­te. La de San Fin­bar, tie­ne en la par­te tra­se­ra de su te­ja­do la es­ta­tua de un án­gel que, se­gún la le­yen­da, si un día se ca­ye­ra sig­ni­fi­ca­ría que se aca­ba el mun­do.

Des­de Cork arran­ca nues­tra Ru­ta del An­ces­tral Es­te que nos lle­va has­ta la de­sem­bo­ca­du­ra del río Lee, a la ciu­dad de Cobh (23 km). Lo­ca­li­dad es­ta de am­bien­te agra­da­ble en torno a un pa­seo marítimo flan­quea­do por ca­si­tas de co­lor pas­tel y do­mi­na­da por la agu­ja de la ca­te­dral de San Col­mán. Su atrac­ti­vo prin­ci­pal es el mu­seo que re­cuer­da que aquí atra­có por úl­ti­ma vez y pa­ra co­ger pa­sa­je­ros el Ti­ta­nic (11 de abril de 1912), an­tes de hun­dir­se fren­te a las cos­tas de Te­rra­no­va cua­tro días des­pués.

La ciu­dad más an­ti­gua

Se­gui­mos has­ta Ard­mo­re, un pue­bli­to de pes­ca­do­res que es­tá con­si­de­ra­do co­mo el asen­ta­mien­to cris­tiano más an­ti­guo de Ir­lan­da, mu­cho an­tes de la lle­ga­da de San Pa­tri­cio en el si­glo V. Des­ta­can las rui­nas de un ora­to­rio y una to­rre de pie­dra cir­cu­lar, del s. XII, que ser­vía de cam­pa­na­rio y re­fu­gio fren­te a las ra­zias de los vi­kin­gos.

Y fue­ron los vi­kin­gos quie­nes fun­da­ron en el 914 la po­bla­ción de nues­tra si­guien­te pa­ra­da, Wa­ter­ford. Por eso que se la con­si­de­ra la ciu­dad más an­ti­gua de Ir­lan­da. Acu­rru­ca­da en la mar­gen de­re­cha del río Suir, el ter­ce­ro más lar­go de la is­la, Wa­ter­ford se mues­tra or­gu­llo­sa de su pa­sa­do. La to­rre de pie­dra Re­gi­nald, lla­ma­da así en ho­nor a su fun­da­dor, se pue­de vi­si­tar por den­tro.

En el Ca­bo de Hook se en­cuen­tra un ve-

Arri­ba, cruz cel­ta en un ce­men­te­rio y un pub en Kil­kenny. A la der­cha, el faro de Hook

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.