La esen­cia de una fies­ta úni­ca

Una sae­ta en la no­che, man­ti­llas, el so­ni­do de las ca­de­nas, los pa­sos de Sal­zi­llo o Gre­go­rio Fer­nán­dez... Y así has­ta diez es­tam­pas esen­cia­les de la tra­di­ción de Se­ma­na Santa

ABC - Viajar - - Viajar - POR CÉSAR JUSTEL

ac­to sua­ve de las tú­ni­cas de ter­cio­pe­lo, olor a cera, gol­pes de va­ras so­bre el em­pe­dra­do, so­ni­do de cam­pa­ni­llas, can­to de sae­tas, mu­je­res con man­ti­lla y pei­ne­ta, cos­ta­le­ros que se aso­man al de­te­ner­se el Pa­so, pe­ni­ten­tes con ca­de­nas, que­ma de Ju­das... Imá­ge­nes que lle­va­mos en el re­cuer­do y aún nos im­pre­sio­nan.

TLos pa­sos

Con­jun­tos de gran va­lor ar­tís­ti­co que se co­no­cen co­mo an­das o tro­nos, y se apo­yan so­bre ma­de­ros (zan­cos) u hor­qui­llas. Pa­sos de Cris­to son aque­llos en los que fi­gu­ra el cru­ci­fi­ca­do; en cam­bio, son Na­za­re­nos si van con la cruz a cues­tas. Cuan­do es­tá la Vir­gen (so­la o acom­pa­ña­da de San Juan) va cu­bier­to con pa­lio y lle­va ci­rios en su par­te de­lan­te­ra. En el si­glo XVII em­pie­zan a apa­re­cer los pa­sos más gran­des, y los del Cris­to siem­pre eran ma­yo­res que los de la Vir­gen. Des­ta­can los de Se­vi­lla y Má­la­ga por su ale­gría y ri­que­za; los de Va­lla­do­lid, Za­mo­ra o León por su ca­rac­te­rís­ti­ca so­brie­dad; o los de Murcia por su ba­rro­quis­mo.

Sae­tas

Sae­ta vie­ne del la­tín sa­git­ta (fle­cha). Di­cen que por­que es un la­men­to que se lan­za ha­cia la ima­gen. Su épo­ca de es­plen­dor es el pri­mer ter­cio del si­glo XX. Con las de Manuel To­rres, sur­gió la cos­tum­bre de me­cer o bailar los pa­sos, por­que los cos­ta­le­ros no que­rían per­der­se el can­te. Re­quie­re voz po­ten­te pa­ra ha­cer­se oír. Aho­ra es más mu­si­cal y afla­men­ca­da. La sae­ta an­ti­gua se oía sin acom­pa­ña­mien­to de olés ni aplau­sos y su ori­gen se ha­lla en un can­to si­na­go­gal de los cris­tia­nos nue­vos pa­ra que la Igle­sia cre­ye­ra en ellos. Se es­cu­chan prin­ci­pal­men­te en An­da­lu­cía, so­bre to­do en Se­vi­lla.

Man­ti­llas y pei­ne­tas

Vie­ne del la­tín man­te­llum (man­to) y es un pa­ño, prin­ci­pal­men­te de se­da o lana con en­ca­je, que lle­van las mu­je­res cu­brien­do la ca­be­za. Las man­ti­llas se uti­li­za­ban pa­ra vi­si­tar los sa­gra­rios. Has­ta el si­glo XVIII no em­pe­za­ron a lle­var­la las mu­je­res de con­di­ción ele­va­da, co­pian­do su uso de la ma­ja, mu­jer del pue­blo ba­jo de Madrid. En Se­ma­na Santa se lu­ce la ne­gra, ex­cep­to al­gu­nas co­fra­días que sa­len el Do­min­go de Re­su­rrec­ción con man­ti­lla blan­ca. Va acom­pa­ña­da de pei­ne­ta y pue­den ser gran­des de fan­ta­sía, o pe- que­ñas pa­ra su­je­tar el ca­be­llo. Su uso se ha ex­ten­di­do por to­das par­tes, pe­ro las de Madrid tie­nen fa­ma.

Me­nú de la Úl­ti­ma Ce­na

En la Sa­gra­da Ce­na de­bió ser­vir­se cor­de­ro asa­do, pan áci­mo, hier­bas amar­gas y vino, ya que Jesús y sus dis­cí­pu­los ce­le­bra­ban la Pas­cua ju­día. Los ali­men­tos que se con­su­mían eran fru­tas, que­so de ca­bra, acei­te de oli­va y es­pe­cias co­mo to­mi­llo y sal­via. Jesús es­ta­ba en el cen­tro, y Pe­dro, Juan y Ju­das a su la­do. En aque­lla épo­ca se to­ma­ba la co­mi­da con los de­dos y se uti­li­za­ban va­si­jas pa­ra la­var­se las ma­nos y cá­li­ces de dos asas. Se co­mía re­cos­ta­do so­bre el la­do iz­quier­do apo­ya­do en co­ji­nes y pie­les. Des­ta­can las Úl­ti­mas Ce­nas « de ver­dad » en Murcia.

Ca­de­nas

De no­che im­pre­sio­na el si­len­cio so­lo ro­to por el so­ni­do de gri­lle­tes y ca­de­nas su­je­tas a los to­bi­llos y arras­tra­das por pe­ni­ten­tes des­cal­zos con cru­ces al hom­bro. Lo ha­cen pa­ra cum­plir pro­me­sas he­chas. Des­ta­can las que lle­van – mu­je­res prin­ci­pal­men­te– en la procesión del Cris­to de Me­di­na­ce­li ma­dri­le­ño, en la del Si­len­cio en To­me­llo­so ( Ciu­dad Real), las de Ron­da ( Ma­la­ga), el Vier­nes San­to en Gua­da­la­ja­ra, y – una de las más im­pac­tan­tes– en Se­go­via a su pa­so por el acue­duc­to.

LA SE­MA­NA SANTA TRANS­MI­TE UNA EMO­CIÓN Y VIS­TO­SI­DAD IMBORRABLES

Procesión de pal­mas

En la pri­mi­ti­va re­li­gión ju­dai­ca se ofre­cía la pri­me­ra ga­vi­lla (haz de mie­ses) a la di­vi-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.