Los es­ce­na­rios

Los tem­plos y ca­lles aco­gen la vis­to­si­dad de unas ta­llas que sim­bo­li­zan una vie­ja tra­di­ción

ABC - Viajar - - Viajar - TEX­TO: ABC

iu­dad Real, du­ran­te la Se­ma­na Santa, huele a in­cien­so. Sus ca­lles se en­ga­la­nan. En las ca­sas se no­ta el tra­jín del plan­cha­do de las tú­ni­cas y de la ela­bo­ra­ción de to­rri­jas y po­ta­jes. En las igle­sias to­do se tras­to­ca con los cul­tos, el mon­ta­je de las imá­ge­nes en los pa­sos y la co­lo­ca­ción de ador­nos flo­ra­les. Se pre­pa­ra la cera que ar­de­rá en los re­co­rri­dos de las Her­man­da­des y Co­fra­días, que mos­tra­rán có­mo se han ido en­gran­de­cien­do a lo lar­go de es­te año, no só­lo en pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, sino en el pa­tri­mo­nio hu­mano, que es el más im­por­tan­te.

La Se­ma­na Santa de Ciu­dad Real, de­cla­ra­da de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal, re­pre­sen­ta las me­jo­res esen­cias de la tra­di­ción pe­ni­ten­cial cas­te­lla­na, de la ex­pre­si­vi­dad re­li­gio­sa an­da­lu­za y de la vis­to­si­dad de por­tar los pa­sos en Murcia. Vi­si­tar Ciu­dad Real du­ran­te la Se­ma­na Santa su­po­ne via­jar a un am­bien­te re­ple­to de sen­sa­cio­nes: el olor del in­cien­so, el tac­to de los tejidos co­fra­des, la vi­sión de los des­fi­les pro­ce­sio­na­les, el so­ni­do de los tam­bo­res y de las agru­pa­cio­nes mu­si­ca­les, el gus­to de una tí­pi­ca gas­tro­no­mía. To­do un en­cuen­tro de Pa­sio­nes.

Ciu­dad Real in­vi­ta al vi­si­tan­te a de­jar­se lle­var du­ran­te su Se­ma­na de Pa­sión pa­ra no per­der­se mo­men­tos ple­nos de emo­ción. Des­de la bu­lli­cio­sa e in­fan­til sa­li­da del Co­le­gio Her­mano Gárate de la Procesión de Las Pal­mas al so­bre­co­ge­dor si­len­cio con el que el Mu­ñi­dor in­di­ca la sa­li­da del Jesús de Las Pe­nas el Mar­tes San­to. De la de­vo­ción que sien­ten en el Ba­rrio de Los Án­ge­les por Ma­ría San­tí­si­ma de la Sa­lud, a la vis­to­si­dad de la Her­man­dad de la Fla­ge­la­ción.

CJe­sús Na­za­reno

No hay que per­der­se la so­lem­ne sa­li­da de la procesión del Si­len­cio en la ma­dru­ga­da del Jue­ves San­to, con­tem­plar las mag­ní­fi­cas ta­llas que com­po­nen la Santa Ce­na o el sin­gu­lar com­pás con que los cos­ta­le­ros por­tan el pa­so de Pi­la­tos ese día. O el so­bre­co­ge­dor re­co­rri­do de Jesús Na­za­reno por la « ma­dru­gá » ciu­da­drea­le­ña que de­ja­rá pa­so a una ma­ña­na del Vier­nes San­to de her­mo­sas ta­llas que re­vi­ven la pa­sión.

Se­rá fá­cil emo­cio­nar­se con el fer­vor y el es­fuer­zo con el que los cos­ta­le­ros sa­can de los tem­plos las imá­ge­nes de vír­ge­nes, co­mo las Do­lo­ro­sas de San­tia­go y de la ca­te­dral o la So­le­dad de San Pe­dro. Con el en­cuen­tro en la no­che del Mar­tes San­to en­tre Jesús de Me­di­na­ce­li y Nues­tra Se­ño­ra de la Es­pe­ran­za en una Pla­za Ma­yor don­de no ca­ben más al­mas. O la lle­ga­da de nue­vo a la ca­te­dral del Cris­to de la Pie­dad tras la Procesión del San­to En­tie­rro.

Las ca­lles

Hay es­ce­na­rios y rincones en Ciu­dad Real en los que se vi­ven in­ten­sa­men­te los mo­men­tos más emo­ti­vos de la Se­ma­na Santa: no po­de­mos per­der­nos el trán­si­to de las pro­ce­sio­nes, so­bre to­do de aque­llas que ha­cen su re­co­rri­do al ano­che­cer, por en­cla­ves co­mo el pa­sa­je de La Mer­ced, los jar­di­nes del Pra­do o la pla­za de las Te­rre­ras, don­de se trans­mi­te con ma­yor fuer­za la emo­ti­vi­dad y el re­co­gi­mien­to pro­pio de es­tas fe­chas.

El cen­tro neu­rál­gi­co de la Se­ma­na Santa es la Ca­rre­ra Ofi­cial que tras­cu­rre des­de la Ca­te­dral (Ca­ma­rín de la Vir­gen) has­ta la pla­za Ma­yor, lu­gar obli­ga­do de pa­so de to­das las Co­fra­días.

Una Se­ma­na Santa que se ade­lan­ta con

ABC AYUN­TA­MIEN­TO

El Cris­to de Me­di­na­ce­li y la Vir­gen de la Es­pe­ran­za El do­min­go de Pa­sión, Jesús Na­za­reno des­fi­la por las ca­lles aba­rro­ta­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.