La Ru­ta de la Pa­sión Ca­la­tra­va

ABC - Viajar - - Viajar -

a Ru­ta de la Pa­sión Ca­la­tra­va es un es­pec­tácu­lo que tras­cien­de el ám­bi­to re­li­gio­so pa­ra es­cri­bir una de las pá­gi­nas más sen­ti­das del Cam­po de Ca­la­tra­va. Un re­co­rri­do por los mu­ni­ci­pios de Al­dea del Rey, Al­ma­gro, Bo­la­ños, Gra­ná­tu­la, Mi­guel­tu­rra, Po­zue­lo, To­rral­ba, Va­len­zue­la, Mo­ral y Cal­za­da de Ca­la­tra­va. De­cla­ra­da Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal, fue la pri­me­ra vez que se con­ce­dió una de­cla­ra­ción de for­ma «con­jun­ta» a diez mu­ni­ci­pios ca­la­tra­vos los cua­les con­tri­bu­yen a do­tar de au­ten­ti­ci­dad y re­le­van­cia a di­cha ce­le­bra­ción.

Con es­ta ru­ta, en la que par­ti­ci­pan 50 her­man­da­des y más de 20.000 miem­bros de dis­tin­tas co­fra­días y ban­das, se pro­po­ne al vi­si­tan­te un iti­ne­ra­rio de cin­co días de du­ra­ción es­ta­ble­cien­do un com­pen­dio de las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des desa­rro­lla­das des­de el Miér­co­les San­to has­ta el Do­min­go de Re­su­rrec­ción, real­zan­do el rit­mo, la luz, el co­lor, los aro­mas y el fer­vor en las ca­lles re­ple­tas por las más de cin­cuen­ta co­fra­días y vein­te ban­das de mú­si­ca que, ac­ti­va­men­te, par­ti­ci­pan en es­ta ex­plo­sión de sen­ti­mien­to po­pu­lar, don­de lo re­li­gio­so y lo pro­fano se fun­den has­ta plas­mar una de las ce­le­bra­cio­nes más sin­gu­la­res de la co­mar­ca que, año tras año, atrae a mi­les de vi­si­tan­tes.

Los «ar­maos» de la Co­mar­ca de Ca­la­tra­va (co­fra­día re­li­gio­sa que re­pre­sen­ta a las tro­pas del Im­pe­rio Ro­mano) tie­nen un gran pro­ta­go­nis­mo du­ran­te es­ta ce­le­bra­ción. Sus mo­vi­mien­tos re­cla­man la aten­ción de fie­les y no fie­les, ve­ci­nos y fo­rá­neos. Una ru­ta con la que se des­cu­bre to­do el co­lo­ri­do de los «ar­maos» en el Cam­po de Ca­la­tra­va, con la es­ce­ni­fi­ca­ción del Pren­di­mien­to en Al­dea del Rey; las dia­nas y ca­ra­co­la de Mo­ral; el «ca­ra­col» y la «caí­da» de Bo­la­ños; la «sen-

LDai­miel ten­cia » de Gra­ná­tu­la; el jue­go pro­fano de Las Ca­ras en Cal­za­da; la procesión del En­cuen­tro de Va­len­zue­la; el En­tie­rro de Cris­to To­rral­ba y Mi­guel­tu­rra; las Man­ti­llas en Al­ma­gro; y la Re­su­rrec­ción de Po­zue­lo.

Es­ta es la esen­cia que ha­ce de la Se­ma­na Santa Ca­la­tra­va un cla­ro ejem­plo de re­li­gio­si­dad, y que for­ma par­te de la cul­tu­ra cas- te­llano-man­che­ga y del pa­tri­mo­nio, e in­du­da­ble­men­te des­pier­ta un in­te­rés tu­rís­ti­co úni­co, en los mu­ni­ci­pios que for­man el Cam­po de Ca­la­tra­va. Por­que la Se­ma­na de Pa­sión en la co­mar­ca no só­lo se re­mon­ta al ori­gen de las tra­di­cio­nes, sino que co­nec­ta hoy y ca­da vez más, al la­ti­do de una pa­sión que cons­ti­tu­ye uno de los acon­te­ci­mien­tos ca­pi­ta­les de la vi­da de es­tos pue­blos.

Cam­po de Crip­ta­na

Men­ción es­pe­cial apar­te tie­ne la Se­ma­na Santa de Cam­po de Crip­ta­na, de­cla­ra­da de In­te­rés Tu­rís­ti­co Re­gio­nal. Seis her­man­da­des po­nen en la ca­lle vein­ti­nue­ve pa­sos en nue­ve pro­ce­sio­nes ca­rac­te­ri­za­das por el or­den cro­no­ló­gi­co de la Pa­sión, Muer­te y Re­su­rrec­ción de Cris­to. Una ca­te­que­sis plás­ti­ca con la ima­gi­ne­ría, los na­za­re­nos, los an­de­ros, los pe­ni­ten­tes o la mú­si­ca co­mo pro­ta­go­nis­tas de un con­jun­to en el que la ora­ción, la de­vo­ción y el si­len­cio se ha­cen sen­tir en las ca­lles de es­te pue­blo mo­li­ne­ro.

Vi­vir la Se­ma­na Santa en Cam­po de Crip­ta­na es re­vi­vir la Pa­sión de Cris­to en un en­torno úni­co.

JCCM

Los «ar­maos» de la co­mar­ca de Ca­la­tra­va acom­pa­ñan la ima­gen del Na­za­reno con la cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.