El en­can­to de la ca­pi­tal del fa­do

La po­si­bi­li­dad de asis­tir al Fes­ti­val de Eu­ro­vi­sión (el 12 de ma­yo) tan cer­ca de Es­pa­ña in­vi­ta a mi­les de es­pa­ño­les a dis­fru­tar de la me­lan­có­li­ca ciu­dad

ABC - Viajar - - Viajar - POR FRAN­CIS­CO CHA­CÓN

a puer­ta del Océano Atlán­ti­co des­plie­ga to­do su en­can­to y su « sau­da­de » con más intensidad que nun­ca, con­ver­ti­da en la ciu­dad de mo­da en Eu­ro­pa y en des­tino de fa­mo­sos co­mo Madonna, Christian Lou­bou­tin o Mo­ni­ca Be­lluc­ci, que ad­quie­ren in­mue­bles en la ca­pi­tal del fa­do y pro­yec­tan una ima­gen de bohe­mia chic en cuan­to tie­nen oca­sión. Ahí aguar­da el es­pí­ri­tu de Fer­nan­do Pes­soa, de Jo­sé Sa­ra­ma­go, de An­to­nio Ta­buc­chi, de Amá­lia Ro­dri­gues. Ahí aguar­dan las sie­te co­li­nas, las cues­tas em­pe­dra­das, los mi­ra­do­res pa­ra el re­lax, las gen­tes sen­ci­llas que gus­tan de son­reír a los vi­si­tan­tes… Nos su­mer­gi­mos en un re­co­rri­do fas­ci­nan­te por los rin­co­nes de Olis­si­po, nom­bre de Lis­boa en épo­ca de los ro­ma­nos.

LDía 1.

9.00. La pla­za del Ros­sio cons­ti­tu­ye, sin du­da, el cen­tro neu­rál­gi­co de Lis­boa, con la es­ta­tua de D. Pedro IV en el cen­tro y las te­rra­zas de los la­te­ra­les lle­nas de tu­ris­tas de­gus­tan­do el ex­ce­len­te ca­fé o la tí­pi­ca «gin­jin­ha», un de­li­cio­so li­cor de ce­re­zas.

La im­pre­sio­nan­te fa­cha­da del Tea­tro Na­cio­nal Do­ña Ma­ría II pre­si­de la fran­ja nor­te de la pla­za, en la an­te­sa­la de la Igle­sia de Sao Do­min­gos, cons­trui­da por or­den del rey D. Sancho II en el si­glo XIII, y de la ca­lle más po­pu­lar en­tre quie­nes bus­can un res­tau­ran­te, la pea­to­nal Por­tas de San­to An­tao, don­de ha de sor­tear­se a los ca­ma­re­ros que sa­len al en­cuen­tro de los po­si­bles co­men­sa­les. 11.00. La Rua Au­gus­ta pre­su­me de su pe­di­grí mien­tras ca­mi­na­mos so­bre sus mosaicos y desem­bo­ca en un es­pec­ta­cu­lar ar­co don­de se abrió un mirador pri­vi­le­gia­do por de­lan­te de la Pla­za del Co­mer­cio, una ex­ten­sa su­per­fi­cie que nos con­du­ce a la desem­bo­ca­du­ra del río Ta­jo, con la pers­pec­ti­va del Puen­te 25 de Abril, una es­pe­cie de ré­pli­ca eu­ro­pea del Gol­den Ga­te de San Fran­cis­co.

Vi­ra­mos a la iz­quier­da y nos detenemos an­te uno de los his­tó­ri­cos kios­kos re­cu­pe­ra­dos pa­ra re­go­ci­jo de tran­seún­tes an­sio­sos de to­mar­se un res­pi­ro en for­ma de be­bi­da, en la fal­da de la ca­te­dral y de la ca­lle Sao Joao da Praça, don­de arran­ca la ma­yor con­cen­tra­ción de ca­sas de fa­do de Lis­boa y el so­ni­do de los clá­si­cos del gé­ne­ro se pro­yec­ta des­de los bal­co­nes con la ro­pa col­ga­da.

El Mirador de San­ta Lucía se al­za por de- trás, con las ma­ra­vi­llo­sas vis­tas ha­cia la in­men­si­dad del océano. En­se­gui­da nos lla­ma la aten­ción la ma­jes­tuo­sa cú­pu­la de Sao Vi­cen­te de Fo­ra y, si es mar­tes o sá­ba­do, lle­ga­rá el eco de la al­ga­ra­bía des­de la Fei­ra da Ladra, un mer­ca­di­llo con tin­tes su­rrea­lis­tas. 13.00. Tal vez el can­san­cio pue­de co­men­zar a ha­cer me­lla. Lo me­jor, en­ton­ces, es to­mar el em­ble­má­ti­co tran­vía 28, que nos trans­por­ta a los años 40 y 50, cual via­je en el tiem­po. Eso sí, es muy pro­ba­ble que cir­cu­le aba­rro­ta­do de gen­te y mu­cho cui­da­do con los car­te­ris­tas que ace­chan. Mo­men­to tal vez pa­ra un re­con­for­tan­te al­muer­zo, por ejem­plo en el res­tau­ran­te fa­vo­ri­to de Pes­soa, Mar­tin­ho da Ar­ca­da, o en el Gam­bri­nus.

Día 1.

16.00. El am­bi­cio­so plan ur­ba­nís­ti­co del ar­qui­tec­to Álvaro Si­za ha da­do un vuel­co al Chia­do, el cén­tri­co ba­rrio que co­nec­ta la Bai­xa con el Ba­rrio Al­to. Un des­co­mu­nal in­cen­dio lo des­tru­yó por com­ple­to el 25 de agos­to de 1988, por lo que se cum­pli­rán es­te ve­rano 30 años de la ma­yor tra­ge­dia vi­vi­da en la ca­pi­tal por­tu­gue­sa des­de el gi­gan­tes­co te­rre­mo­to de 1755.

Hoy res­plan­de­ce y al­ber­ga to­do un sin­fín de co­mer­cios, al­gu­nos de los cua­les in­te­gran el pro­gra­ma municipal «tien­das con his­to­ria», co­mo una real­men­te di­mi­nu­ta y con­sa­gra­da a ven­der guan­tes o la librería más an­ti­gua del mun­do, Ber­trand.

Y, cla­ro es­tá, re­sul­ta muy di­fí­cil no de­te­ner­se en el Ca­fé A Bra­si­lei­ra y ha­cer­se una fo­to­gra­fía abra­zan­do la es­ta­tua de Pes­soa, pues el au­tor del « Li­bro del desa­so­sie­go » so­lía fre­cuen­tar el lo­cal des­de que re­gre­só de Sudáfrica y has­ta su muer­te en 1935. 17.30. Cru­za­mos la pla­za de Ca­moes y pa­sa­mos por la Ca­sa de las Ve­las, en pie des­de 1789, an­tes de arri­bar al Mirador de San­ta Catarina, el más ani­ma­do de la ca­pi­tal por­tu­gue­sa con sus cua­dri­llas de jó­ve­nes to­can­do la gui­ta­rra en pleno des­plie­gue vi­sual del Ta­jo lle­gan­do a su fin.

Las es­ca­le­ras de la Bi­ca, un ba­rrio po­pu­lar con pro­nun­cia­das cur­vas, cul­mi­nan en Cais do So­dré, el mue­lle así lla­ma­do en ho­nor a Vi­cen­te So­dré, tío del le­gen­da­rio Vas­co da Ga­ma y uno de los des­cu­bri­do­res por­tu­gue­ses más em­ble­má­ti­cos.

Ahí un ferry que so­lo tar­da 10 mi­nu­tos nos tras­la­da a la otra ori­lla, don­de se al­za el pa­seo de Ca­cil­has y abun­dan los res­tau­ran­tes de pes­ca­do. Uno de ellos, el Pon­to Fi­nal, ofre­ce una ex­pe­rien­cia úni­ca: ce­nar en un pal­mo de te­rreno al bor­de de las aguas, a mo­do de una pe­que­ña « pe­nín­su­la » gas­tro­nó­mi­ca. La co­ne­xión en bar­co con Lis­boa se pro­lon­ga has­ta la 1.20 de la ma­dru­ga­da.

Día 2.

La pla­za Fi­guei­ra es el pun­to de par­ti­da del tran­vía 15, que rea­li­za los sie­te ki­ló­me­tros de iti­ne­ra­rio has­ta la zo­na de Be­lém. El pri­mer al­to en el ca­mino re­sul­ta ca­si in­elu­di­ble, la Fá­bri­ca de los Pas­te­les de Na­ta, un clá­si­co irre­sis­ti­ble pa­ra re­po­sar an­tes del alu­vión mo­nu­men­tal: La Pla­za del Im­pe­rio nos in­ci­ta a cru­zar­la y a su­mer­gir­nos en el Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos, cu­ya la­bo­rio­sa cons­truc­ción arran­có en 1496 y aún pa­re­ce jac­tar­se de que los ar­cos, las to­rres, las co­lum­nas… to­do fue ri­gu­ro­sa­men­te es­cul­pi­do a mano. 12.00. No le­jos el Mo­nu­men­to a los Des­cu­bri­do­res rin­de ho­me­na­je a to­dos los navegantes: los fa­mo­sos y los anó­ni­mos, los mí­ti­cos y los su­per­vi­vien­tes. Pe­ro, ¿por qué se le­van­ta en ese rin­cón? Por­que allí se lo­ca­li­za exac­ta­men­te el lu­gar des­de don­de par­tie­ron las ca­ra­ve­las co­man­da­das por Pedro Al­va­res Ca­bral pa­ra un via­je que dio su fru­to en for­ma de… Bra­sil.

La re­mo­de­la­da Torre de Be­lém pue­de ser la an­te­sa­la per­fec­ta pa­ra pa­sear, al tiem­po que se dis­fru­tan de es­pec­ta­cu­la­res vis­tas

EN LIS­BOA AGUAR­DAN LAS SIE­TE CO­LI­NAS, LAS CUES­TAS EM­PE­DRA­DAS, LOS MI­RA­DO­RES...

Torre de Be­lém, uno de los sím­bo­los de la ciu­dad

Res­tau­ran­te Mar­tin­ho da Ar­ca­da 19.00.

Mo­nas­te­rio de los Je­ró­ni­mos 9.00.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.