La hue­lla in­de­le­ble del mo­der­nis­mo

La ca­pi­tal aus­tria­ca ce­le­bra con múl­ti­ples ci­tas el cuarto cen­te­na­rio de la muer­te de Klimt, Wag­ner, Schie­le y Mo­ser

ABC - Viajar - - Viajar - TEXTO Y FOTOS: JAVIER CARRIÓN

ste año hay que via­jar a Vie­na pa­ra vi­si­tar las ex­po­si­cio­nes or­ga­ni­za­das con el ob­je­ti­vo de ex­pli­car có­mo ar­tis­tas, cien­tí­fi­cos, ar­qui­tec­tos y mu­chos otros de­ja­ron su hue­lla in­de­le­ble en la ca­pi­tal im­pe­rial ha­cia 1900. La ini­cia­ti­va coin­ci­de con el cuarto cen­te­na­rio de la muer­te de cua­tro ilus­tres pio­ne­ros del mo­der­nis­mo vie­nés: el ar­qui­tec­to Ot­to Wag­ner, el di­se­ña­dor Ko­lo­man Mo­ser y los pin­to­res Gus­tav Klimt y Egon Schie­le. Es­tas son al­gu­nas de las ci­tas in­elu­di­bles pa­ra en­ten­der es­te mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio en el co­ra­zón de Eu­ro­pa.

EI­gle­sia San Leo­pol­do en Stein­hof

Los vie­ne­ses no co­no­cen bien la igle­sia de San Leo­pol­do, cons­trui­da en­tre 1904 y 1907 ba­jo la di­rec­ción de Ot­to Wag­ner, por­que se ha­lla en las afue­ras de la ca­pi­tal den­tro del pe­rí­me­tro de un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co –le­van­ta­do a prin­ci­pios del si­glo XX–, que lle­va el nom­bre del in­sig­ne ar­qui­tec­to, pe­ro la ex­cur­sión me­re­ce la pe­na. El tem­plo, pre­si­di­do por cua­tro án­ge­les do­ra­dos, es una obra maes­tra de la ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta. De he­cho se le con­si­de­ra la pri­me­ra cons­truc­ción ecle­siás­ti­ca de la Era Mo­der­na en to­da Eu­ro­pa. Wag­ner tam­bién di­se­ñó una gran par­te de la de­co­ra­ción in­te­rior, des­de la ilu­mi­na­ción a los ban­cos pa­san­do por los altares, pen­san­do en el ti­po de fie­les que se acer­ca­ban a los ofi­cios. Por ese mo­ti­vo ins­ta­ló una enfermería, un re­tre­te, un púl­pi­to pa­ra el sa­cer­do­te con un úni­co ac­ce­so des­de la sa­cris­tía, pi­la con dis­pen­sa­dor de agua ben­di­ta pa­ra evi­tar in­fec­cio­nes, sa­li­das de emer­gen­cia y un sue­lo en pen­dien­te co­mo los an­ti­guos ci­nes pa­ra ver me­jor el al­tar y me­jo­rar la lim­pie­za de la igle­sia. Las jo­yas más vis­to­sas del tem­plo de­di­ca­do al pa­trón de Aus­tria son las dos vi­drie­ras del in­te­rior, di­se­ña­das por Ko­lo­man Mo­ser, y la cú­pu­la cu­bier­ta con plan­chas de co­bre, ya que la igle­sia co­ro­na el com­ple­jo del an­ti­guo hos­pi­tal psi­quiá­tri­co de la ciu­dad, lo­ca­li­za­do en la zo­na oes­te, don­de el te­rreno es más ele­va­do.

El edi­fi­cio de la Se­ce­sión

El pro­pio Ko­lo­man Mo­ser y Gus­tav Klimt fun­da­ron en 1897 el mo­vi­mien­to de la Se­ce­sión que ha­ría tam­ba­lear el an­te­rior es­ti­lo ar­tís­ti­co de la ca­pi­tal im­pe­rial. Mo­ser de­fen­día un di­se­ño mo­derno en to­dos los ob­je­tos co­ti­dia­nos, co­mo cu­bier­tas de li­bros, car­te­les, mue­bles o pa­pe­les pin­ta­dos, pe­ro tam­bién bri­lla­ba co­mo in­terio­ris­ta y di­se­ña­dor de vi­drie­ras, en tan­to que Klimt rom­pía to­das las nor­mas so­cia­les tra­di­cio­na­les con su vi­sión del mun­do y sus cua­dros de desnudos, to­do un es­cán­da­lo pa­ra la épo­ca, que se ve­rían cul­mi­na­dos en «El be­so», su obra maes­tra, prin­ci­pal re­cla­mo pa­ra los tu­ris­tas en el Pa­la­cio Belvedere. El edi­fi­cio de la Se­ce­sión, si­tua­do a me­nos de dos ki­ló­me­tros de es­te pa­la­cio de ve­rano, ex­hi­be en su in­te­rior el fa­mo­so «Fri­so de Beet­ho­ven», de 34 me­tros de lon­gi­tud, mien­tras que en el ex­te­rior se es­tá re­mo­de­lan­do su fa­cha­da tra­se­ra pa­ra mos­trar­la tal co­mo la in­ge­nió Ot­to Wag­ner.

La mag­na ex­po­si­ción de Schie­le

El Mu­seo Leo­pold, en pleno Ba­rrio de los Mu­seos, cuen­ta en­tre su co­lec­ción per­ma­nen­te con 40 pin­tu­ras y 180 obras so­bre pa­pel de Schie­le, la más im­por­tan­te de to­do el mun­do, pe­ro aho­ra se ha in­cre­men­ta­do pa­ra ce­le­brar el pri­mer cen­te­na­rio de su muer­te. En to­tal son 250 pie­zas, con va­rios au­to­rre­tra­tos, muy cri­ti­ca­dos en su épo­ca, y su úl­ti­ma pin­tu­ra inaca­ba­da: «Dos mu­je­res en cu­cli­llas». La ex­po­si­ción per­ma­ne­ce­rá en el mu­seo has­ta el 4 de no­viem­bre. Inf: www.leo­pold­mu­seum.org

El Puen­te de Klimt

Una ci­ta obli­ga­da en el Mu­seo de His­to­ria del Ar­te has­ta el 2 de sep­tiem­bre. El ob­je­ti­vo es contemplar de cer­ca los oleos que Gus­tav Klimt reali­zó en el hall de es­ta pi­na­co­te­ca en­cla­va­da en la pla­za de Ma­ría Te­re­sa. En la Ca­sa de la Mú­si­ca has­ta el 7 de oc­tu­bre. De­di­ca­da a la Se­gun­da Es­cue­la de Vie-

Sel­fi de­lan­te de «El be­so» en el Pa­la­cio Belvedere

CHRISTIAN STEMPER

Igle­sia de San Leo­pol­do

Mo­zart en la Ca­sa de la Mú­si­ca

Edi­fi­cio Rü­di­ger­hof (1902)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.