CIEN AÑOS DE PE­DRO PIDAL Y SUS PAR­QUES NA­CIO­NA­LES

ABC - Viajar - - Viajar - POR EDUARDO MARTÍNEZ DE PI­SÓN

Con­cha Es­pi­na, que uti­li­za­ba unos ad­je­ti­vos y otor­ga­ba unos tí­tu­los sin­gu­la­res, ca­li­fi­có a Pe­dro Pidal equí­vo­ca­men­te co­mo «el arres­ta­do», pe­ro no por ha­ber si­do de­te­ni­do sino por sus arres­tos, por sus bríos, por su va­len­tía. En efec­to, Pidal fue so­bre to­do un hom­bre va­lien­te y ade­más sim­pá­ti­co, no en po­ten­cia, sino en he­chos con­su­ma­dos, en lo­gros na­da fá­ci­les. Uno de ellos, el más tras­cen­den­te, fue con­se­guir la crea­ción de los pri­me­ros Par­ques Na­cio­na­les es­pa­ño­les me­dian­te una ley en 1916 y la con­ser­va­ción de dos mon­ta­ñas con­cre­tas, Co­va­don­ga y Ordesa, en 1918.

Pe­dro Pidal era un pa­trio­ta y por eso sus Par­ques fue­ron na­cio­na­les, no re­gio­na­les ni pro­vin­cia­les ni mu­ni­ci­pa­les. Subió el pri­me­ro, en 1904, con su acom­pa­ñan­te el Cai­ne­jo, al inac­ce­si­ble Naranjo de Bul­nes pa­ra que no fue­ra un ex­tran­je­ro quien con­si­guie­ra po­ner su pie en la cum­bre más be­lla y sig­ni­fi­ca­ti­va de Es­pa­ña. Y eli­gió co­mo pri­mer Par­que a Co­va­don­ga por mo­ti­vos tan ex­plí­ci­tos co­mo ser la cu­na de la Re­con­quis­ta.

Era un con­su­ma­do ca­za­dor, un ti­ra­dor olím­pi­co, y amó las mon­ta­ñas pri­me­ro co­mo co­tos ve­na­to­rios y pron­to por sí mis­mas, hi­zo su pro­pia per­so­na­li­dad en sus pai­sa­jes y les de­vol­vió con gra­ti­tud la deu­da or­ga­ni­zan­do su me­jor protección. Cuan­do se le otor­gó poder pa­ra ello, di­vi­dió és­ta en co­tos de ca­za y par­ques na­cio­na­les, en par­te di­fe­ren­cia­dos res­pec­ti­va­men­te por el con­trol o por la ex­clu­sión de la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca y en par­te con­fun­di­dos en su fon­do co­mo lu­ga­res am­bos de con­ser­va­ción de la na­tu­ra­le­za.

A mi en­ten­der, su fi­gu­ra más atrac­ti­va –tu­vo va­rias– re­si­de en su en­tre­ga vehe­men­te a los Par­ques Na­cio­na­les, que con­tie­ne su as­pec­to más no­ble y crea­dor. Si la subida al Pi­co Urrie­llo o Naranjo de Bul­nes es un for­mi­da­ble ac­to de arro­jo y de ca­pa­ci­dad mon­ta­ñe­ra, que abrió ade­más la puer­ta al alpinismo es­pa­ñol de em­pre­sas di­fí­ci­les, el ca­rác­ter que la mo­ti­vó es tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­vo de su tem­ple en­tre­ga­do a la con­se­cu­ción de nues­tros Par­ques Na­cio­na­les, en un am­bien­te no siem­pre re­cep­ti­vo, y de la con­si­guien­te aper­tu­ra del ca­pí­tu­lo ma­yor de la protección de la na­tu­ra­le­za en Es­pa­ña. Des­de hoy la pers­pec­ti­va es inequí­vo­ca: fue un bien na­cio­nal in­du­da­ble.

No es­ta­ba so­lo, na­tu­ral­men­te. Te­nía apo­yos na­da me­nos que en la co­ro­na, en am­bien­tes pres­ti­gio­sos in­ter­na­cio­na­les, en pen­sa­mien­tos y ac­ti­tu­des de mi­no­rías cul­tas, li­te­ra­rias, pic­tó­ri­cas, ins­ti­tu­cio­nis­tas, al­pi­nis­tas, cien­tí­fi­cas y fo­res­ta­les. Pe­ro, sin su en­tre­ga per­so­nal, ab­so­lu­taa­men­te per­so­nal, a tal idea y tal em­pre­sa sa no se hu­bie­ra ini­cia­do, ba­ta­lla­do, con­se­gui­do y man­te­ni­do al­go tan in­no­va­dor, in­clu­so ex­tra­ño y has­ta po­lí­ti­ca­men­te mar­gi­nal co­mo con­ser­var ar dos mon­ta­ñas per­di­das, pe­ri­fé­ri­cas en la

AU­RE­LIO FLOREZ

Arri­ba, Pe­dro Pidal. De­ba­jo, al­gu­nos de sus des­cen­dien­tes en su ca­sa de So­mió (As­tu­rias) ES GEÓ­GRA­FO, ES­CRI­TOR Y MON­TA­ÑE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.