El pa­raí­so más vir­gen de Ale­ma­nia La cos­ta que ba­ña el Mar del Nor­te es la zo­na me­nos co­no­ci­da de Ale­ma­nia. Y sin em­bar­go es un pa­raí­so natural, Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la Unes­co

ABC - Viajar - - Viajar -

Schles­wig- Hols­tein es el es­ta­do fe­de­ral más sep­ten­trio­nal de Ale­ma­nia y los ger­ma­nos lo con­si­de­ran «la tie­rra en­tre los ma­res» por­que se en­cuen­tra en­tre el Mar del Nor­te y el Mar Bál­ti­co. En el área del «Nord­see» la cos­ta se ve afec­ta­da por las ma­reas en­tre los di­ques que la pro­te­gen, las pla­yas de are­na blanca y las ma­ris­mas por don­de se pue­de ca­mi­nar de una is­la a otra sin­tien­do el ba­rro en­tre los pies. Sylt es su is­la más fa­mo­sa y St. Pe­ter- Or­ding, el are­nal más ex­ten­so, ya en la pe­nín­su­la de Ei­ders­tedt al sur de Hu­sum, un lu­gar per­fec­to pa­ra prac­ti­car el «ki­te­surf».

Una is­la es­pe­cial, mí­ti­ca, le­gen­da­ria, de cul­to… Eso es Sylt pa­ra los ale­ma­nes, la is­la ex­clu­si­va, la de más am­bien­te y estilo, en es­te pun­to sep­ten­trio­nal de Schles­wig-Hols­tein que ro­za las ve­ci­nas tie­rras da­ne­sas. So­lo se pue­de lle­gar por bar­co o por tren, gra­cias al di­que de Hin­den­burg que en­la­zó la is­la con el con­ti­nen­te el 1 de ju­nio de 1927. En el nor­te de Sylt re­sul­ta obli­ga­to­ria la vi­si­ta a Kam­pen, la ciu­dad de los es­cri­to­res y de los clu­bes y tien­das de lu­jo más ex­clu­si­vas, aun­que su acan­ti­la­do «rojo», be­llí­si­mo du­ran­te la pues­ta de sol, si­gue sien­do su pos­tal más clá­si­ca.

La cos­ta que ba­ña el Mar del Nor­te es, sin du­da, la zo­na más inex­plo­ra­da de Ale­ma­nia con 4.430 ki­ló­me­tros cua­dra­dos muy po­cos co­no­ci­dos des­de la desem­bo­ca­du­ra del El­ba has­ta la fron­te­ra con Di­na­mar­ca. Des­ta­can en es­te área las ma­ris­mas que ba­ñan el Par­que Na­cio­nal del Mar de Fri­sia de Schles­wig-Hols­tein que con­for­man un pa­raí­so or­ni­to­ló­gi­co que lle­vó a la UNES­CO a in­cluir­le en su Pa­tri­mo­nio Mun­dial en 2009. En es­ta zo­na la ma­rea al­ta y la ma­rea ba­ja se al­ter­nan en ci­clos de seis ho­ras, de ahí que se ori­gi­ne una zo­na hú­me­da úni­ca en el mun­do con una flo­ra y una fau­na ex­cep­cio­na­les. Es un há­bi­tat don­de vi­ven ejemplares gran­des (fo­cas co­mu­nes o gri­ses y mar­so­pas), y tam­bién animales más di­mi­nu­tos en­te­rra­dos en los fan­gos co­mo el watt­wurm (are­ní­co­la ma­ri­na), el gu­sano que se es­con­de ba­jo la tie­rra crean­do cu­rio­sas for­ma­cio­nes.

Theo­dor Storm, es­cri­tor e hi­jo pre­di­lec­to de Hu­sum, cuen­ta en es­te des­tino con un museo que ana­li­za la du­ra lu­cha de sus ha­bi­tan­tes con­tra las ma­reas y las inun­da­cio­nes, re­sal­tan­do es­te be­llo es­ce­na­rio don­de ge­ne­ra­cio­nes de hom­bres se han es­for­za­do por ga­nar pal­mo a pal­mo te­rri­to­rios al mar.

LA IS­LA DE SYLT ES LA MÁS EX­CLU­SI­VA PA­RA LOS ALE­MA­NES

La re­si­den­cia prin­ci­pal de los Du­ques de Schles­wig mues­tra en su in­te­rior la Glo­bu­sHaus, un glo­bo te­rrá­queo de tres me­tros de diá­me­tro que des­cu­bre có­mo era el mun­do en el si­glo XVII. Se pue­de en­trar en su in­te­rior don­de hay un pla­ne­ta­rio re­ple­to de es­tre­llas, se­gún se en­ten­dían en la épo­ca.

En He­deby, a 4 ki­ló­me­tros de Schles­wig, los vi­kin­gos le­van­ta­ron un em­pla­za­mien­to que lle­gó a ser el más im­por­tan­te de es­te clan nór­di­co en la pe­nín­su­la de Jutlan­dia. Hoy es­te em­ble­má­ti­co lu­gar lo ocu­pa el Museo Hait­ha­bu, don­de pue­des des­cu­brir un po­bla­do au­tén­ti­co de es­te pue­blo gue­rre­ro y co­mer­cial.

La ca­pi­tal de Schles­wig-Hols­tein es una ciu­dad muy es­tu­dian­til que pre­su­me de su pa­sa­do ma­ri­ne­ro, vi­si­ble en las tí­pi­cas grúas de sus as­ti­lle­ros. Tie­ne fa­ma su Se­ma­na de Kiel, clá­si­co de la ve­la, don­de com­pi­ten más de 2.000 bar­cos de to­das las cla­ses olím­pi­cas.

TASH

St. Pe­ter-Or­ding, un enor­me are­nal de do­ce ki­ló­me­tros de lar­go, en­tre du­nas, el Mar del Nor­te y bos­ques de pi­na­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.