Un pa­seo por la Ale­ma­nia me­die­val La rei­na de la Han­sa A es­ta ciu­dad ma­ri­ne­ra acu­den mi­les de tu­ris­tas pa­ra des­cu­brir sus mo­nu­men­tos y su ar­qui­tec­tu­ra de la­dri­llo de estilo gó­ti­co

ABC - Viajar - - Viajar -

Du­ran­te la Edad Me­dia, Lü­beck fue ca­pi­tal de la Li­ga Han­seá­ti­ca, un pun­to cla­ve en ese im­pe­rio co­mer­cial que se desa­rro­lló a ori­llas del Mar del Nor­te y del Mar Bál­ti­co por don­de cir­cu­la­ban mer­can­cías co­mo ma­de­ra, tri­go o ám­bar des­de Ale­ma­nia has­ta Ru­sia. Una ciu­dad ma­ri­ne­ra a la que acu­den hoy mi­les de tu­ris­tas pa­ra des­cu­brir sus mo­nu­men­tos más em­ble­má­ti­cos: igle­sias, al­ma­ce­nes de sal y otros edi­fi­cios ci­vi­les, ca­si to­dos con su ca­rac­te­rís­ti­co la­dri­llo rojo, en los an­ti­guos ba­rrios de es­ta ciu­dad pin­to­res­ca ba­ña­da por los ríos Tra­ve y Wa­ke­nitz. La pri­me­ra ci­ta en Lü­beck es la puer­ta de Hols­ten, el gran icono de la ciu­dad por ser la en­tra­da del cas­co an­ti­guo y el sím­bo­lo del poder de la an­ti­gua rei­na de la Li­ga Han­seá­ti­ca. Con­vie­ne ob­ser­var la puer­ta des­de fue- ra de la ciu­da­de­la cuan­do los pin­to­res se acer­can a plas­mar­la con los úl­ti­mos ra­yos de sol y el cielo se ti­ñe de rojo.

La UNES­CO re­co­no­ció el cen­tro his­tó­ri­co de Lü­beck en 1987 co­mo Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad. Era la pri­me­ra vez que lo ha­cía con una ciu­dad del nor­te de Eu­ro­pa y se en­tien­de cuan­do se ex­plo­ra es­ta jo­ya me­die­val. Son mu­chos los edi­fi­cios in­tere­san­tes de es­ta «rei­na de la Han­sa», pe­ro el con­jun­to ar­qui­tec­tó­ni­co del Ayun­ta­mien­to (1484) es­tá a la ca­be­za. En el con­sis­to­rio re­sal­tan sus la­dri­llos os­cu­ros. Se cuen­ta que fue­ron co­ci­dos con una com­pli­ca­da mez­cla de san­gre de buey, ce­ni­za y otros ele­men­tos se­cre­tos.

El tem­plo es el ter­ce­ro en ta­ma­ño del país gra­cias a las to­rres ge­me­las de su fa­cha­da que al­can­zan los 128 me­tros (la na­ve de la­dri­llos mi­de 38,5 me­tros y es­tá con­si­de­ra­da la más al­ta del mun­do), pe­ro la ma­yor fa­ma de es­ta igle­sia gó­ti­ca pro­vie­ne de su vin­cu­la­ción a la mú­si­ca sa­cra y a sus con­cier­tos de ór­gano.

Des­de la To­rre de San Pe­dro, la igle­sia de la Uni­ver­si­dad, hoy se­de de ex­po­si­cio­nes de ar­te, even­tos cul­tu­ra­les y de un mer­ca­di­llo. En la par­te más al­ta, a 107 me­tros, se di­vi­sa com­ple­ta­men­te la Igle­sia de San­ta María y los ca­na­les que ro­dean a la ciu­dad vie­ja.

Lü­beck es fa­mo­so por su in­dus­tria del ma­za­pán y su his­to­ria se re­mon­ta a 1806.

Inau­gu­ra­do en ma­yo de 2015, el Eu­ro­päis­che Han­se­mu­seum es la nue­va atrac­ción de Lü­beck y per­mi­te des­cu­brir to­da la his­to­ria de la Li­ga Han­seá­ti­ca con una com­bi­na­ción de am­bien­tes y es­ce­nas his­tó­ri­cas re­crea­das a la per­fec­ción. Se en­cuen­tra en el an­ti­guo castillo-con­ven­to Burg­klos­ter, re­cien­te­men­te res­tau­ra­do en to­das sus es­tan­cias.

En 20 mi­nu­tos en tren se lle­ga des­de Lü­beck a Tra­ve­mün­de, y hay que apear­se en la pa­ra­da de Strand (pla­ya). Si­tua­do en la desem­bo­ca­du­ra del río Tra­ve, en la que per­ma­ne­ce el vie­jo fa­ro de 1539, el más an­ti­guo de Ale­ma­nia, jun­to a las mo­der­nas tum­bo­nas de mim­bre que pro­te­gen del vien­to en la cer­ca­na pla­ya de Tim­men­dorf, Tra­ve­mün­de es un pun­to cru­cial pa­ra fe­rries y cruceristas con des­tino a Ru­sia, Es­can­di­na­via y Re­pú­bli­cas Bál­ti­cas.

EL CEN­TRO DE LÜ­BECK ES DES­DE 1987 PA­TRI­MO­NIO CUL­TU­RAL DE LA HU­MA­NI­DAD

La vi­si­ta al Pas­sat, un ve­le­ro de cua­tro pa­los que hi­zo más de 30 tra­ve­sías a Amé­ri­ca y a Aus­tra­lia, es ci­ta obli­ga­da en Tra­ve­mün­de. Hoy es­te bar­co de tres mil to­ne­la­das se ha re­con­ver­ti­do en museo. En ve­rano se pue­de per­noc­tar en al­guno de sus ca­ma­ro­tes.

HOCHBILDNEREI.DE

Vis­ta de la ca­te­dral y el cen­tro de Lü­beck, con el ca­rac­te­rís­ti­co co­lor rojo de los la­dri­llos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.