En la Ba­ja Sa­jo­nia hay dos par­ques na­cio­na­les, ca­tor­ce par­ques na­tu­ra­les y dos re­ser­vas de las bios­fe­ra que ase­gu­ran el éxi­to de las va­ca­cio­nes

ABC - Viajar - - Viajar -

La Ba­ja Sa­jo­nia es el úni­co es­ta­do ale­mán que com­par­te una cor­di­lle­ra cen­tral (Harz) y una cos­ta, pe­ro so­bre to­do pre­sen­ta un te­rri­to­rio re­ga­do por ríos y ca­na­les, ma­ris­mas, den­sos bos­ques de co­ní­fe­ras y de ho­ja ca­du­ca y un ra­mi­lle­te de ciu­da­des his­tó­ri­cas con pro­yec­tos van­guar­dis­tas. Una na­tu­ra­le­za que se des­bor­da en sus dos par­ques na­cio­na­les, ca­tor­ce par­ques na­tu­ra­les y dos re­ser­vas de las bios­fe­ra. Tie­rra de mo­li­nos de vien­to his­tó­ri­cos, ori­gi­na­les mu­seos y mag­ní­fi­cos cas­ti­llos, pro­po­ne ade­más « la ru­ta del pa­tri­mo­nio real» pa­ra des­cu­brir la co­ne­xión en­tre las Ca­sas Rea­les de Gran Bre­ta­ña y la Ba­ja Sa­jo­nia, sur­gi­da ha­ce ca­si 300 años.

En el mar de Wad­den hay un ar­chi­pié­la­go de sie­te is­las re­co­no­ci­das co­mo Pa­tri­mo­nio Mun­dial de la UNES­CO. Son Bor­kum, Juist, Nor­der­ney, Bal­trum, Lan­geo­og, Spie­ke­roog y Wan­ge­roo­ge, y comparten un en­torno co­mún de ex­ten­sos are­na­les cos­te­ros, ma­ris­mas y du­nas. En Nor­der­ney, la se­gun­da is­la más grande des­pués de Bor­kum, des­ta­ca una atrac­ción tu­rís­ti­ca: la Ba­de Haus, el spa de ta­la­so­te­ra­pia más grande de Ale­ma­nia, en un en­torno de 14 ki­ló­me­tros de pla­yas.

Lo más des­ta­ca­do de la ca­pi­tal de la Ba­ja Sa­jo- nia son los «He­rren­häu­ser Gär­ten» ( Jar­di­nes del palacio de He­rren­hau­sen), una de las áreas ajar­di­na­das de estilo ba­rro­co más be­llas de Eu­ro­pa, uti­li­za­da co­mo es­ce­na­rio de pie­zas tea­tra­les y es­pec­tácu­los ar­tís­ti­cos.

El cas­co his­tó­ri­co de Gos­lar y las mi­nas de Ram­mels­berg, Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad des­de 2010, nos tras­la­dan al que fue­ra ma­yor ya­ci­mien­to de co­bre, plo­mo y es­ta­ño del mun­do. Sus orí­ge­nes se re­mon­tan al si­glo X y de­jó de fun­cio­nar en 1988 des­pués de mil años de pro­duc­ción. La ri­que­za mi­ne­ral de la zo­na pro­vo­có que Gos­lar se con­vir­tie­ra en la re­si­den­cia de los reyes y em­pe­ra­do­res ale­ma­nes has­ta el año 1253 con un palacio im­pe­rial y ca­si cin­cuen­ta igle­sias y ca­pi­llas.

Du­ran­te 123 años el Elec­to­ra­do de Han­no­ver y el Reino Uni­do es­tu­vie­ron vin­cu­la­dos a la mis­ma fa­mi­lia real. En 1714, el Elec­tor de Han­no­ver as­cen­dió al trono in­glés co­mo Jorge I, una re­la­ción que so­lo ter­mi­nó con la co­ro­na­ción de la rei­na Victoria y que de­jó una pro­fun­da hue­lla en mag­ní­fi­cos palacios, par­ques, jar­di­nes y ho­te­les de Ale­ma­nia que in­vi­tan a rea­li­zar un via­je romántico en el tiem­po. En Han­no­ver el Palacio He­rren­hau­sen y sus Jar­di­nes Rea­les per­te­ne­cen a ese le­ga­do en la Ba­ja Sa­jo­nia, co­mo el Castillo de Iburg en Os­na­brück, el Castillo de Bruns­wick o el

LOS JAR­DI­NES DE LAS CA­SAS DE LOS SE­ÑO­RES ES­TÁN EN­TRE LOS MÁS BE­LLOS DE EU­RO­PA

castillo de Ma­rien­burg, es­ce­na­rio de la his­to­ria de amor de la Rei­na María y Jorge V, el úl­ti­mo rey de la ca­sa de Han­no­ver.

Hil­des­heim es fa­mo­so por sus igle­sias, dos de las cua­les, la Ca­te­dral y la Igle­sia de San Miguel, dan tes­ti­mo­nio del ex­tra­or­di­na­rio ar­te re­li­gio­so de estilo ro­má­ni­co del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano. De ahí que la UNES­CO in­clu­ye­ra a es­tos dos mo­nu­men­tos en la lis­ta del Pa­tri­mo­nio Mun­dial en 1985.

Aquí se ha­lla el Par­que de Atrac­cio­nes Au­tos­tadt de Volks­wa­gen, un mo­derno par­que te­má­ti­co y de atrac­cio­nes pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.