Aven­tu­ras ba­jo el vol­cán

Des­de los ba­rran­cos a los sen­de­ros, des­de la bi­ci al mar (en la su­per­fi­cie o en el fon­do). En es­ta is­la de­por­te y va­ca­cio­nes via­jan uni­dos

ABC - Viajar - - Viajar - POR MAR RAMÍREZ

Nun­ca se es­tá de­ma­sia­do cer­ca de un vol­cán cuan­do se re­co­rre una is­la lle­na de ar­mo­nía co­mo Te­ne­ri­fe. Los via­je­ros pa­ra los que el de­por­te en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za for­ma par­te de su tiem­po de ocio tie­nen en la ma­yor de las is­las Ca­na­rias no so­lo un des­tino con buen tiem­po en el Atlán­ti­co, sino una pro­pues­ta de aven­tu­ras fe­li­ces.

Des­de el ni­vel del mar a la mon­ta­ña más al­ta del te­rri­to­rio es­pa­ñol, la cum­bre del Tei­de, de la fron­do­si­dad del nor­te hú­me­do a la ca­li­dez del sur, la is­la de Te­ne­ri­fe es una me­ca pa­ra aven­tu­re­ros y aman­tes del con­tac­to con la na­tu­ra­le­za y el ai­re li­bre. La bon- dad de su cli­ma lo ha­ce po­si­ble du­ran­te to­do el año y la sin­gu­la­ri­dad de sus pai­sa­jes, co­mo la enor­me cal­de­ra del Par­que Na­cio­nal del Tei­de, ga­ran­ti­zan ex­pe­rien­cias inol­vi­da­bles.

Bas­te con po­ner un pie en un sen­de­ro ti­ner­fe­ño pa­ra sen­tir las ga­nas de co­no­cer los 1.500 ki­ló­me­tros de iti­ne­ra­rios que re­co­rren su geo­gra­fía ofre­cien­do pa­no­ra­mas úni­cos en­tre los que se­rá im­po­si­ble ele­gir so­lo un fa­vo­ri­to. Los más imponentes, los que re­co­rren sus 43 es­pa­cios na­tu­ra­les pro­te­gi­dos, y el más va­ria­do, el gran sen­de­ro eu­ro­peo GR 131 que atra­vie­sa la is­la de nor­te a sur.

Ca­mi­nar so­bre el mar en Te­ne­ri­fe tam­bién es po­si­ble, bien sea na­ve­gan­do a ve­la o en ka­yak. Tal vez man­te­nien­do el equi­li­brio so­bre una ta­bla de wind­surf, stand up

ES­TA ES UNA IS­LA PER­FEC­TA PA­RA FANS DEL DE­POR­TE O PA­RA UNIR VA­CA­CIO­NES CON TU­RIS­MO AC­TI­VO

padd­le o un ki­te surf. Pe­ro al agua li­te­ral­men­te ha­brá que ir­se pa­ra pe­ne­trar en los se­cre­tos del pro­fun­do azul del Atlán­ti­co, ya que la is­la tie­ne na­da me­nos que se­sen­ta pun­tos de in­mer­sión pa­ra aven­tu­rar­se en­tre ro­cas y arre­ci­fes vol­cá­ni­cos que es­con­den una ri­ca di­ver­si­dad sub­ma­ri­na.

Y si los rin­co­nes más se­cre­tos de la is­la des­pier­tan las ga­nas de aven­tu­ra, en la Cue­va del Vien­to es­pe­ra una aven­tu­ra es­pe­leo­ló­gi­ca en otra di­men­sión, la de un tu­bo vol­cá­ni­co lleno de mis­te­rio.

En bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña

Es im­po­si­ble sen­tir que la is­la tie­ne fin cuan­do se re­co­rren en moun­tain bi­ke al­gu­nos de los iti­ne­ra­rios que a lo lar­go de 200 ki­ló­me­tros atra­vie­san su zo­na más al­ta, la Co­ro­na Fo­res­tal. Una red de ca­mi­nos que ade­más cuen­ta con ser­vi­cios de apo­yo co­mo trans­por­te y apar­ca­mien­tos acon­di­cio­na­dos pa­ra vi­vir la aven­tu­ra có­mo­da­men­te.

Los afi­cio­na­dos al ci­clis­mo tie­nen en la red de ca­rre­te­ras de la is­la un pa­raí­so con di­fe­ren­tes gra­dos de dificultad que se mi­de con su re­lie­ve vol­cá­ni­co has­ta los 2.000 me­tros de al­ti­tud. Y si quie­re sen­tir que el fin del mun­do es­tá al al­can­ce de su mano, aven­tú­re­se a vo­lar en pa­ra­pen­te des­de al­gu­na de las seis zo­nas acon­di­cio­na­das pa­ra el des­pe­gue. Fa­vo­re­cen una pers­pec­ti­va úni­ca de una is­la lle­na de con­tras­tes tan­to pai­sa­jís­ti­cos co­mo cul­tu­ra­les pre­si­di­dos por el in­con­fun­di­ble per­fil có­ni­co del Tei­de, vol­cán en­tre los más be­llos del mun­do que pro­yec­ta su som­bra so­bre el océano.

Con los pies de nue­vo en la tie­rra y pa­ra se­guir con la emo­ción a flor de piel, los ba­rran­cos ti­ner­fe­ños son una ci­ta in­elu­di­ble. Re­co­rrer su ver­dor o sus pai­sa­jes mi­ne­ra­les a pie o prac­ti­car el de­por­te del ba­rran­quis­mo per­mi­te des­cu­brir los rin­co­nes más abrup­tos de la is­la. Ex­pe­rien­cias in­ten­sas que con­du­cen has­ta es­pa­cios na­tu­ra­les es­pec­ta­cu­la­res, co­mo el ba­rran­co de Mas­ca, don­de vi­vie­ron los guan­ches.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.