El Cur­pi­llos pa­ra­li­za la ciu­dad

ABC - Viajar - - Viajar -

En 1212 se li­dió la ba­ta­lla más tras­cen­den­te de la Re­con­quis­ta, la de las Na­vas de To­lo­sa, que dio la victoria de las hues­tes cris­tia­nas so­bre las mu­sul­ma­nas. Co­mo tro­feo de gue­rra, el rey Alfonso VIII de Cas­ti­lla to­mó el pen­dón que col­ga­ba de la tien­da del sul­tán lí­der del ban­do ad­ver­sa­rio y, con él en su poder, el mo­nar­ca qui­so agra­de­cer su éxi­to a Dios ex­hi­bien­do el ci­ta­do ta­piz en pro­ce­sión por la ca­lles de Bur­gos tras la ce­le­bra­ción del Cor­pus Ch­ris­ti. Un ac­to que ocho si­glos des­pués se si­gue re­pro­du­cien­do en la ciu­dad con una ci­ta que in­vo­lu­cra a au­to­ri­da­des mi­li­ta­res, re­li­gio­sas y ci­vi­les y a mi­les de ve­ci­nos, que se unen no só­lo a la par­te más so­lem­ne y tra­di­cio­nal sino a la fies­ta po­pu­lar pos­te­rior que se pro­lon­ga du­ran­te ho­ras en­tre bai­les y vian­das.

Así, la ce­le­bra­ción de la victoria en la ba­ta­lla de las Na­vas de To­lo­sa es el ori­gen de El Cur­pi­llos o Cor­pus Chi­co, la fies­ta bur­ga­le­sa más ge­nui­na. La pri­me­ra fe­cha do­cu­men­ta­da de es­te even­to da­ta de 1331 y des­de en­ton­ces se ha man­te­ni­do inin­te­rrum­pi­da­men­te el viernes si­guien­te al Cor­pus Ch­ris­ti, 8 de ju­nio. La eti­que­ta y el pro­to­co­lo lo ha ido mar­can­do ca­da épo­ca, pe­ro la esen­cia si­gue sien­do la mis­ma: las au­to­ri­da­des mi­li­ta­res y la cor­po­ra­ción mu­ni­ci­pal se des­pla­zan has­ta el es­ce­na­rio de la ci­ta, que es el Mo­nas­te­rio de las Huel­gas, don­de acu­den co­mo invitados de la Aba­de­sa. Allí, tie­ne lu­gar el ac­to re­li­gio­so, tras el cual co­mien­za una pro­ce­sión en­tre el vol­teo de las cam­pa­nas. En ella, el San­tí­si­mo Sa­cra­men­to es por­ta­do ba­jo pa­tio y la má­xi­ma au­to­ri­dad mi­li­tar lle­va el pen­dón que to­mó Alfonso VIII –des­de 1953 es una re­pro­duc­ción y no el ver­da­de­ro, cus­to­dia­do en el Museo de las Te­las Me­die­va­les de las Huel­gas–.

Co­lor

La no­ta de co­lor la po­nen los dan­zan­tes, gi­gan­to­nes, gi­gan­ti­llos y te­ti­nes que acom­pa­ñan a la co­mi­ti­va. Y jun­to a la en­tra­da en es­ce­na de es­te ca­rác­ter tra­di­cio­nal, tie­ne lu­gar tam­bién una pa­ra­da mi­li­tar con des­fi­le de tro­pas.

Has­ta ahí la ce­le­bra­ción co­mo tal de El Cur­pi­llos. Pe­ro mien­tras pa­ra unos aca­ba la fies­ta, pa­ra otros em­pie­za en es­te pun­to. Y es que la se­gun­da par­te de la ci­ta de­ja atrás los as­pec­tos re­li­gio­sos y tra­di­cio­na­les pa­ra dar pa­so a la par­te pu­ra­men­te lú­di­ca, que con­sis­te en la reunión de mi­les de per­so­nas pa­ra de­gus­tar pro­duc­tos tí­pi­cos y dis­fru­tar de bai­les po­pu­la­res.

En con­cre­to, es­ta «ji­ra» cas­te­lla­na se celebra en el Pa­rral, una fin­ca si­tua­da en­tre el Mo­nas­te­rio de las Huel­gas y el Hos­pi­tal del Rey. En ella se ins­ta­la es­ta es­pe­cie de ro­me­ría po­pu­lar, que cuen­ta con la co­la­bo­ra­ción in­dis­pen­sa­ble de dis­tin­tas pe­ñas de la ciu­dad y cen­tros re­gio­na­les al fren­te de la par­te gas­tro­nó­mi­ca, en la que no pue­den fal­tar man­ja­res de la tie­rra co­mo la mor­ci­lla bur­ga­le­sa.

La ce­le­bra­ción de El Cur­pi­llos, que sir­ve, ade­más, co­mo an­te­sa­la de las fies­tas ma­yo­res de San Pe­dro y San Pablo de Bur­gos en el mes de ju­nio, as­pi­ra al re­co­no­ci­mien­to de Fies­ta de In­te­rés Tu­rís­ti­co Na­cio­nal –ya tie­ne es­ta con­si­de­ra­ción a ni­vel re­gio­nal–.

R. OR­DÓ­ÑEZ

Los dan­zan­tes po­nen la no­ta de co­lor a la pro­ce­sión de El Cur­pi­llos

R. OR­DÓ­ÑEZ

La «ji­ra» cas­te­lla­na se celebra en el Pa­rral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.