Ca­las se­cre­tas de Ali­can­te Sol y mar

La Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na cuen­ta con rin­co­nes po­co tran­si­ta­dos, de aguas cris­ta­li­nas y lle­nos de paz

ABC - Viajar - - Viajar - POR ADE PA­LO­MAR

is­fru­tar del so­ni­do del mar en­tre el si­len­cio, de un agra­da­ble pa­seo por la are­na o de un ba­ño tran­qui­lo re­sul­ta muy fá­cil en ca­si cual­quier pla­ya en tem­po­ra­da ba­ja. Pe­ro el ca­lor ya aprie­ta en la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, y las ga­nas de rom­per con la ru­ti­na, to­mar el sol y re­fres­car­se en­tre las olas con­du­cen po­co a po­co a la ma­si­fi­ca­ción de es­tos es­pa­cios tan pre­cia­dos en ve­rano. Por suer­te, to­da­vía se pue­den en­con­trar ca­las más tran­qui­las, es­pec­ta­cu­la­res y re­cón­di­tas para es­ca­par de los agobios en tem­po­ra­da al­ta.

DCa­la Ra­có del Co­nill (Vi­lla­jo­yo­sa)

De tra­di­ción nu­dis­ta ( y en la que más có­mo­dos se sen­ti­rán aque­llos que la prac­ti­quen, pues­to que sue­len ser ma­yo­ría), aguas cris­ta­li­nas y ai­re bohe­mio. El Ra­có del Co­nill es una pe­que­ña ca­la di­vi­di­da en dos par­tes se­pa­ra­das por un pe­que­ño sa­lien­te de pie­dra, en la que ca­da cen­tí­me­tro es bueno para ex­ten­der la toa­lla y dis­fru­tar del pai­sa­je. El ac­ce­so es sen­ci­llo y su en­torno de mon­te de­ja una es­tam­pa es­pec­ta­cu­lar.

Ca­la del Char­co (Vi­lla­jo­yo­sa)

Es­ta pe­que­ña ca­la es ideal para vi­si­tar­la en fa­mi­lia. Al es­tar po­co fre­cuen­ta­da, brin­da un am­bien­te más se­gu­ro para dis­fru­tar con los más pe­que­ños y pa­sar una jor­na­da tran­qui­la. Eso sí, im­pre­sin­di­ble lle­var las can­gre­je­ras, ya que su te­rreno es de pie­dras y ro­cas.

Ca­la Co­ve­ta Fu­mà (El Cam­pe­llo)

A es­te rin­cón «ca­si se­cre­to» tan so­lo se pue­de ac­ce­der a pie des­de la pla­ya ho­mó­ni­ma, por ello hay quie­nes des­co­no­cen que allí se en­cuen­tra una de las es­tam­pas ma­ri­nas más bo­ni­tas de la Co­mu­ni­dad: un ar­coí­ris de pe­ces que na­dan en aguas trans­pa­ren­tes so­bre un fon­do de ve­ge­ta­ción asom­bro­sa. Un pa­raí­so para los aman­tes del bu­ceo.

Ba­ños de la Rei­na (El Cam­pe­llo)

Un lu­gar con si­glos de his­to­ria. Es­ta zo­na ro­co­sa fue en la épo­ca ro­ma­na una pis­ci­fac­to­ría; de ahí que las ca­vi­da­des for­men rec­tán­gu­los pro­fun­dos en los que po­der dis­fru­tar de un ba­ño tran­qui­lo. Por des­gra­cia,

EL DI­FÍ­CIL AC­CE­SO A ES­TOS PA­RA­JES LOS HA­CE MÁS VÍR­GE­NES

la ero­sión ha­ce me­lla ca­da año en es­te pa­ra­je be­llo y des­co­no­ci­do para mu­chos.

Ca­la Am­bo­lo ( Já­vea)

Ca­da uno de los pel­da­ños de la ca­si eter­na es­ca­le­ra por la que se ac­ce­de a es­ta es­pec­ta­cu­lar ca­la me­re­ce la pe­na. El ac­ce­so es com­pli­ca­do, pe­ro eso so­lo sir­ve para va­lo­rar más el es­fuer­zo: Am­bo­lo es uno de los rin­co­nes más es­pec­ta­cu­la­res del li­to­ral va­len­ciano, ade­más de lu­gar de pe­re­gri­na­je para los bus­ca­do­res de aguas trans­pa­ren­tes, pun­tos de bu­ceo y bue­nos sal­tos.

Ca­la Ba­la­drar (Be­ni­sa)

Des­de es­ta ca­la de pie­dra se pue­den apre­ciar los más bo­ni­tos ama­ne­ce­res de la Co­mu­ni­dad. Pe­ro la pos­tal se com­ple­ta con una im­pre­sio­nan­te pa­no­rá­mi­ca me­di­te­rrá­nea con el Pe­ñón de Ifach al fon­do, el per­fec­to atar­de­cer a ori­llas del mar para pla­nes ro­mán­ti­cos.

Ca­la Lle­beig (Be­ni­ta­chell)

So­lo ac­ce­si­ble a pie o des­de el mar, es­ta pe­que­ña ca­la en la que to­da­vía pue­den en­con- trar­se an­ti­guos re­fu­gios de pes­ca­do­res es to­da una re­ser­va flo­ral es­con­di­da en­tre dos pe­ño­nes que crean es­ta pe­cu­liar pla­ya: un mor­dis­co del mar a la tie­rra con agua cris­ta­li­na, su pro­pia zo­na de cue­vas y tran­qui­li­dad ab­so­lu­ta.

Ca­la de los Ties­tos (Be­ni­ta­chell)

Su di­fí­cil ac­ce­so per­mi­te que se man­ten­ga más vir­gen que otras ca­las y da sen­ti­do a la aven­tu­ra de lle­gar has­ta ella. Tras una ru­ta que in­clu­ye un des­cen­so de cuer­das en tra­mo acan­ti­la­do, apa­re­ce una ca­la de gra­va de in­creí­ble be­lle­za, aguas pu­ras y cal­ma pre­do­mi­nan­te.

Ca­la del Fran­cés ( Já­vea)

Lle­gar has­ta es­te pe­que­ño pa­raí­so no es di­fí­cil por es­fuer­zo fí­si­co, pe­ro qui­zá sí por su ubi­ca­ción. Si­tua­da en­tre Ca­la Blan­ca y el ca­bo de San Mar­tín, el ac­ce­so por la sen­da de arri­ba de la montaña es el más có­mo­do, aun­que tam­bién se pue­de lle­gar a na­do des­de la ca­la con­ti­gua. Vis­tas al Mont­gó, aguas tur­que­sas y pie­dras re­don­dea­das son par­te de su en­can­to.

Arri­ba, la ca­la Ra­có del Co­nill (Vi­lla­jo­yo­sa). De­ba­jo, los Ba­ños de la Rei­na (El Cam­pe­llo)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.