El cie­lo no pue­de es­pe­rar

El fir­ma­men­to de la is­la de La Pal­ma es va­lo­ra­do co­mo uno de los me­jo­res del mun­do para apre­ciar el bri­llo de las es­tre­llas

ABC - Viajar - - Viajar - POR JAVIER JAYME

l 20 de abril de 2007, en la is­la de La Pal­ma, múl­ti­ples or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les sus­cri­bie­ron la De­cla­ra­ción Mun­dial en De­fen­sa del Cie­lo Noc­turno y el De­re­cho a Ob­ser­var las Es­tre­llas, pla­ne­ta­ria­men­te co­no­ci­da co­mo la De­cla­ra­ción de La Pal­ma o De­cla­ra­ción Star­light. Y es que el ar­chi­pié­la­go ca­na­rio, por su si­tua­ción geo­grá­fi­ca, cer­ca­na al ecua­dor te­rres­tre, y por sus con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, exen­tas de tor­men­tas tro­pi­ca­les, con­for­ma un lu­gar pri­vi­le­gia­do para con­tem­plar las no­ches más ní­ti­das de Eu­ro­pa.

La ob­ser­va­ción del cos­mos ha de­ri­va­do, de he­cho, en su pro­pues­ta más no­ve­do­sa de ocio y es­par­ci­mien­to: el as­tro­tu­ris­mo o tu­ris­mo es­te­lar, un in­ten­to de mos­trar al vi­si­tan­te los en­can­tos de su diá­fa­na bó­ve­da ce­les­te. El fir­ma­men­to de La Pal­ma, con­cre­ta­men­te, es va­lo­ra­do co­mo uno de los me­jo­res del mun­do para apre­ciar el bri­llo de las es­tre­llas. Du­ran­te el ve­rano sus cum­bres lu­cen un 90% de no­ches des­pe­ja­das y una at­mós­fe­ra lim­pia, es­ta­bi­li­za­da por el océano y los vien­tos ali­sios, en tan­to que la dis­cre­ta ur­ba­ni­za­ción in­su­lar ga­ran­ti­za en ellas un am­bien­te li­bre de con­ta­mi­na­ción lu­mí­ni­ca. No por ca­sua­li­dad cer­ca de su co­ta más al­ta (2.426 m.), por en­ci­ma del per­sis­ten­te mar de nu­bes, se al­za el ob­ser­va­to­rio as­tro­fí­si­co más im­por­tan­te del he­mis­fe­rio nor­te: el Roque de los Mu­cha­chos, uno de

Elos com­ple­jos de te­les­co­pios más com­ple­tos de cuan­tos exis­ten, a dis­po­si­ción de los as­tró­no­mos y abierto asi­mis­mo al pú­bli­co ge­ne­ral, siem­pre que el cli­ma lo per­mi­ta. El as­cen­so por la ca­rre­te­ra que lle­va has­ta el ci­ta­do ob­ser­va­to­rio, ser­pen­tean­te, ya es por sí mis­mo una atrac­ción de grue­so ca­li­bre. A me­di­da que se su­pera un pi­so al­ti­tu­di­nal cons­ti­tui­do por un den­so bos­que de pi­nos, el en­torno de­vie­ne ári­do y vol­cá­ni­co. De gol­pe, las nie­blas se po­se­sio­nan del pai­sa­je, ocul­tán­do­lo, has­ta que, nue­va­men­te de mo­do re­pen­tino, el sol re­sur­ge ra­dian­te en lo al­to y la vis­ta se di­la­ta más allá del ho­ri­zon­te pro­pio, ha­cia el mar y las ve­ci­nas Te­ne­ri­fe, La Go­me­ra y El Hie­rro.

En la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te

El com­ple­jo del Roque de los Mu­cha­chos se inau­gu­ró en 1985. Re­gen­ta­do por el Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias (IAC), pue­de vi­si­tar­se por el día pre­via re­ser­va. Ac­tual­men­te al­ber­ga te­les­co­pios per­te­ne­cien­tes a mu­chos paí­ses, y el Gran Te­les­co­pio Ca­na­rias, el más gran­de del mun­do. A sus pies se abre un abis­mal mo­nu­men­to geo­ló­gi­co, fru­to de un dra­má­ti­co pro­ce­so de for­ma­ción a lo lar­go de mi­llo­nes de años, cu­yas di­men­sio­nes so­bre­co­gen: la Cal­de­ra de Ta­bu­rien­te, un an­fi­tea­tro ro­co­so flan­quea­do por pa­re­do­nes ca­si ver­ti­ca­les eri­za­do de cár­ca­vas y ba­rran­que­ras cu­bier­tas de ár­bo­les, a me­nu­do ve­la­do ba­jo un col­chón de bru­ma blan­ca y de­cla­ra­do par­que na­cio­nal.

EN LA PAL­MA SE HA­LLA EL GRAN OB­SER­VA­TO­RIO AS­TRO­FÍ­SI­CO DEL HE­MIS­FE­RIO NOR­TE

El as­tro­tu­ris­mo, aun­que to­da­vía po­co desa­rro­lla­do, se abre pa­so con fuer­za. Y La Pal­ma es­tá apos­tan­do fuer­te en tal sen­ti­do. Ca­be re­cor­dar, al res­pec­to, que la Is­la Bo­ni­ta fue, en 2012, la pri­me­ra zo­na del or­be en ser de­cla­ra­da Re­ser­va Star­light. «Se en­tien­de por tal un es­pa­cio na­tu­ral en don­de se es­ta­ble­ce un com­pro­mi­so por la de­fen­sa de la calidad del cie­lo noc­turno, de­cla­ra­do por la Unes­co pa­tri­mo­nio de las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, y del ac­ce­so a la luz de las es­tre­llas», ex­pli­ca An­to­nio González, guía Star­light y del ob­ser­va­to­rio del Roque de Los Mu­cha­chos, con 25 años de ex­pe­rien­cia en la di­vul­ga­ción de la cien­cia de los as­tros.

Me­dian­te la pró­xi­ma aper­tu­ra del Cen­tro de Vi­si­tan­tes del Roque de los Mu­cha­chos se pre­ten­de al­can­zar las 80.000 vi­si­tas anua­les al ob­ser­va­to­rio. Con se­me­jan­te Cen­tro y la ley del Cie­lo – pro­mul­ga­da en 1988 por el IAC para re­gu­lar el uso de la ilu­mi­na­ción ar­ti­fi­cial de mo­do que no in­ter­fie­ra en la ob­ser­va­ción noc­tur­na– co­mo es­tan­dar­tes, una red de mi­ra­do­res as­tro­nó­mi­cos y sen­de­ros aso­cia­dos, ac­tual­men­te en uso, La Pal­ma es un cen­tro de apren­di­za­je si­de­ral al ai­re li­bre. Los Llanos del Ja­ble, la Mu­ra­lla, el Llano de la Ven­ta y la Montaña de las Tos­cas son al­gu­nos de ellos. Las ma­te­rias van des­de la in­ter­pre­ta­ción del cie­lo has­ta pa­ne­les con el Sis­te­ma So­lar a es­ca­la, pa­san­do por la si­mu­la­ción de sols­ti­cios y equi­noc­cios.

Casas as­tro-te­ma­ti­za­das

Com­ple­men­ta­ria­men­te exis­te la po­si­bi­li­dad de hos­pe­dar­se en casas de tu­ris­mo ru­ral as­tro-te­ma­ti­za­das, es­to es, que dis­po­nen del ins­tru­men­tal bá­si­co, con­ju­gan­do la ob­ser­va­ción de los as­tros con la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des anejas de la mano de pro­fe-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.