La más bri­llan­te jo­ya del ca­li­fa­to

El va­lio­so ya­ci­mien­to cor­do­bés es can­di­da­to a Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. Fun­da­da en 936 por Ab­de­rra­mán III, es­ta ciu­dad pa­la­ti­na nos re­cuer­da el es­plen­dor de al-Án­da­lus

ABC - Viajar - - Viajar - POR MI­GUEL ÁN­GEL BA­RRO­SO Con­jun­to ar­queo­ló­gi­co

Des­de el al­to­zano don­de se ini­cia la vi­si­ta al ma­yor ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de España –113 hec­tá­reas de su­per­fi­cie amu­ra­lla­da– es pre­cep­ti­vo un ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción con la ayu­da de los be­llos ves­ti­gios que se es­par­cen a nues­tros pies. En el pie­de­mon­te de Sie­rra Mo­re­na se en­cuen­tran los res­tos de Ma­di­nat al-Zah­ra, la «ciu­dad bri­llan­te» que man­dó cons­truir el po­de­ro­so Ab­de­rra­mán III, el pri­mer ca­li­fa ome­ya de Cór­do­ba, cu­yo rei­na­do du­ró me­dio si­glo. Fun­dó es­ta fas­tuo­sa ciu­dad pa­la­ti­na ha­cia el año 936 para ex­hi­bir múscu­lo fren­te a sus gran­des enemi­gos, los fa­ti­míes del nor­te de Áfri­ca, aun­que la tra­di­ción po­pu­lar ha pre­fe­ri­do una ver­sión más ro­mán­ti­ca: la ur­be fue edi­fi­ca­da co­mo ho­me­na­je a la mu­jer fa­vo­ri­ta del ca­li­fa, Azaha­ra.

Di­ce una ci­ta ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ya clá­si­ca que «la luz que bri­lla con el do­ble de in­ten­si­dad du­ra la mi­tad de tiem­po», y así le ocu­rrió a es­te con­jun­to mo­nu­men­tal, que se apa­gó con po­co más de un si­glo de vi­da, des­trui­do y sa­quea­do en 1010 co­mo con­se­cuen­cia de la gue­rra ci­vil que pu­so fin al Ca­li­fa­to de Cór­do­ba. Aque­llos su­ce­sos nos pri­va­ron de un pro­di­gio pro­ba­ble­men­te úni­co, la ciu­dad más be­lla de Oc­ci­den­te en su tiem­po, el Ver­sa­lles de la Edad Me­dia, pe­ro las rui­nas de los pór­ti­cos, sa­lo­nes y casas que han lle­ga­do has­ta no­so­tros tie­nen va­lor su­fi­cien­te para que Medina Azaha­ra re­ci­ba más de 1.300.000 vi­si­tan­tes ca­da año y sea can­di­da­ta a ser de­cla­ra­da Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

Ur­ba­nis­mo ca­li­fal

Uti­li­za­da du­ran­te si­glos co­mo cantera ar­ti­fi­cial para la cons­truc­ción de otras edi­fi­ca­cio­nes pos­te­rio­res en el cas­co his­tó­ri­co de Cór­do­ba –la ca­pi­tal se en­cuen­tra a ocho ki­ló­me­tros–, el he­cho de que ca­ye­ra en el olvido has­ta que fue­ra de­cla­ra­da Mo­nu­men­to Na­cio­nal en 1923 pro­pi­ció que no hu­bie­ra asen­ta­mien­tos pos­te­rio­res que aca­ba­ran por des­truir el ur­ba­nis­mo de ti­po ca­li­fal y la ori­gi­na­li­dad de sus ma­te­ria­les.

La ciu­dad pa­la­ti­na fue dis­tri­bui­da en tres te­rra­zas que se adap­ta­ron a la to­po­gra­fía del te­rreno, y adop­tó un tra­za­do rec­tan­gu­lar, en cla­ro con­tras­te con el la­be­rin­to ca­rac­te­rís­ti­co de la pla­ni­fi­ca­ción mu­sul­ma­na. El pa­la­cio se si­tuó en la par­te más al­ta; des­de allí Ab­de­rra­mán III con­tem­pla­ba la glo­ria de su po­der. La pri­me­ra te­rra­za al­ber­gó la zo­na re­si­den­cial del ca­li­fa; más aba- jo, la zo­na ofi­cial (Ca­sa de los Vi­si­res, cuer­po de guar­dia, Sa­lón Ri­co, de­pen­den­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas, jar­di­nes...), y, por fin, la ciu­dad pro­pia­men­te di­cha, con las tien­das de ar­te­sa­nos, las vi­vien­das y la Mez­qui­ta Al­ja­ma, fue­ra del re­cin­to amu­ra­lla­do.

El es­pa­cio más va­lio­so en­tre to­dos los con­ser­va­dos es, sin du­da, el Sa­lón Ri­co –así lla­ma­do por su es­pec­ta­cu­lar de­co­ra­ción– y su jar­dín ad­ya­cen­te. Allí se ce­le­bra­ban las re­cep­cio­nes po­lí­ti­cas y las fies­tas re­li­gio­sas, con el ca­li­fa en la ca­be­ce­ra y los dig­na­ta­rios y fun­cio­na­rios a am­bos la­dos, si­tua­dos en or­den je­rár- El Hi­gue­rón Abe­jo­rreas Ala­me­da del Obis­po qui­co. A Ab­de­rra­mán III le gus­ta­ba pre­su­mir de boa­to de­lan­te de las vi­si­tas. El sa­lón fue cons­trui­do en tiem­po ré­cord, en­tre los años 953 y 957, co­mo prue­ban las ins­crip­cio­nes epi­grá­fi­cas de sus ba­sas y pi­las­tras. Po­dre­mos ad­mi­rar los ar­cos de he­rra­du­ra ca­li­fal con po­li­cro­mía bi­co­lor que nos re­cor­da­rán a los de la mez­qui­ta-ca­te­dral de Cór­do­ba. Medina Azaha­ra se jue­ga aho­ra su pres­ti­gio. En la de­ci­sión de la Unes­co pri­ma­rá que ha­ya fon­dos su­fi­cien­tes para la con­ser­va­ción del ya­ci­mien­to y se mi­ni­mi­ce el im­pac­to de las par­ce­la­cio­nes ile­ga­les en el en­torno.

FO­TOS: VA­LE­RIO ME­RINO

La lla­ma­da Puer­ta del Pri­mer Mi­nis­tro en Medina Azaha­ra

Tu­ris­tas pa­san­do fren­te al Gran Pórtico

Ca­sa de la Al­ber­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.