EL MUN­DO SI­GUE AHÍ

ABC - Viajar - - Viajar - POR EDUAR­DO JOR­DÁ

uan­do so­mos jó­ve­nes, via­ja­mos pa­ra descubrir el mun­do, y cuan­do nos ha­ce­mos ma­yo­res, via­ja­mos pa­ra ase­gu­rar­nos de que el mun­do si­gue ahí». Eso lo es­cri­bió el me­lan­có­li­co Cy­ril Con­nolly, ya a pun­to de cum­plir los se­sen­ta años, en una de sus co­lum­nas del «Sun­day Ti­mes». A Con­nolly le gus­ta­ba ve­ra­near en La Cón­su­la, en Chu­rria­na, a las afue­ras de Málaga, en una ca­sa que no era su­ya –era de su ri­ca cu­ña­da ame­ri­ca­na–, pe­ro en la que se le tra­ta­ba co­mo si él mis­mo fue­ra el due­ño. Des­de la te­rra­za de la Cón­su­la, el en­ve­je­ci­do Con­nolly, con una ca­mi­sa es­tam­pa­da que des­en­to­na­ba en al­guien que ha­bía ido a Eton y con unas ga­fas ne­gras que le da­ban el ai­re de uno de los asaltantes al tren co­rreo de Glas­gow, se en­tre­te­nía com­pro­ban­do que el mun­do se­guía ahí.

Pien­so en esa fra­se de Con­nolly aho­ra que lle­ga el ve­rano y es­toy ca­vi­lan­do so­bre los lu­ga­res del mun­do adon­de me gus­ta­ría ir. Des­de ha­ce años sue­ño con vi­si­tar Ar­me­nia, un país que es­tá fue­ra de to­das las rutas tu­rís­ti­cas y so­bre el que Osip Man­dels­tam es­cri­bió uno de los me­jo­res li­bros de via­jes que he leí­do en mi vi­da. Y eso que tam­bién sue­ño con Bu­tán, ese país en­ce­rra­do en sí mis­mo en el que se obli­ga a pa­gar 250 dó­la­res al día a to­dos los tu­ris­tas, co­mo me­di­da di­sua­so­ria con­tra el tu­ris­mo ma­si­vo. Tam­bién pien­so en esos lu­ga­res que atraen el me­nor nú­me­ro de vi­si­tan­tes, bien sea por la con­flic­ti­vi­dad o la ma­la fa­ma o las pé­si­mas in­fra­es­truc­tu­ras. Esos paí­ses co­mo Chad o Re­pú­bli­ca Cen­troa­fri­ca­na, o co­mo las is­las Co­mo­res, o co­mo Bie­lo­rru­sia, o co­mo la is­la de Ton­ga. ¿Co­no­ce us­ted a al­guien que ha­ya es­ta­do allí? ¿Le han traí­do al­gu­na vez un sou­ve­nir cha­diano o de las Is­las Sa­lo­món? ¿Ha vis­to al­gu­na vez en una agen­cia de via­jes una in­vi­ta­ción a vi­si­tar el crá­ter de Dar­va­za, en el de­sier­to de Turk­me­nis­tán? ¿A que no? Por eso mis­mo se me ocu­rre que son lu­ga­res a los que uno de­be­ría ir sin fal­ta. Por­que allí es don­de uno pue­de descubrir el mun­do tal co­mo es, y no el mun­do de los si­mu­la­cros que se han con­ver­ti­do en una sim­ple fran­qui­cia co­mer­cial. Pa­rís, por ejem­plo. O Nue­va York. O Barcelona. O tan­tos y tan­tos más.

Pe­ro de re­pen­te uno re­cuer­da que se ha he­cho ma­yor. Y pien­sa en que Turk­me­nis­tán es­tá muy le­jos y en que re­sul­ta muy com­pli­ca­do lle­gar a las Is­las Co­mo­res. Y en­ton­ces uno se di­ce que hay po­si­bi­li­da­des mu­cho más pla­cen­te­ras. Lu­ga­res pró­xi­mos, cer­ca­nos, habitables. Lu­ga­res co­mo Vi­la Real de San­to An­tó­nio, en el Al­gar­ve por­tu­gués. O esas ciu­da­des de la ne­gra pro­vin­cia que siem­pre nos sor­pren­den por­que nun­ca las ha­bía­mos ima­gi­na­do co­mo en reali­dad son: ciu­da­des co­mo Soria, o co­mo Zamora, o co­mo Te­ruel. Esos lu­ga­res tran­qui­los en los que es po­si­ble com­pro­bar, agra­de­ci­dos, que el mun­do si­gue ahí.

«...Y EN­TON­CES UNO SE DI­CE QUE HAY LU­GA­RES PRÓ­XI­MOS, CER­CA­NOS, HABITABLES...»

HE­RAS

Er­mi­ta de San­ta Ce­ci­lia, uno de los te­so­ros del ro­má­ni­co pa­len­tino, en Va­lles­pi­no­so de Aguilar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.