Be­lle­za mo­der­nis­ta y amor eterno

La ca­pi­tal tu­ro­len­se des­pier­ta un cre­cien­te in­te­rés tu­rís­ti­co al ca­lor de la le­yen­da de los Aman­tes y de su ri­co pa­tri­mo­nio ar­tís­ti­co. La ar­qui­tec­tu­ra mo­der­nis­ta da fe de ello

ABC - Viajar - - Viajar - POR RO­BER­TO PÉ­REZ

Te­ruel se ha for­ta­le­ci­do en los úl­ti­mos años co­mo des­tino tu­rís­ti­co de cre­cien­te pro­yec­ción ex­te­rior. De­fien­de con or­gu­llo su con­si­de­ra­ción de Ciu­dad del Amor con ma­yús­cu­las, por­que ha he­cho de ello le­ma ofi­cial y se­ña de iden­ti­dad tu­rís­ti­ca de una ciu­dad fa­mo­sa por la le­yen­da de Die­go de Mar­ci­lla e Isa­bel de Segura, los Aman­tes. Le­yen­da te­ji­da por la his­to­ria, so­por­ta­da en fuen­tes documentales me­die­va­les y he­cha pre­sen­te en el mau­so- leo en el que re­po­san los res­tos atri­bui­dos a esa pa­re­ja de enamo­ra­dos, pro­ta­go­nis­tas de es­ta trá­gi­ca –y bella– his­to­ria de amor ocu­rri­da en el si­glo XIII.

Los Aman­tes son or­gu­llo­sa mar­ca de Te­ruel y un ac­ti­vo tu­rís­ti­co de ex­cep­ción. Dan fe de ello los mi­les de vi­si­tan­tes que re­ci­be el Mau­so­leo de los Aman­tes, en per­ma­nen­te tra­sie­go; o las mul­ti­tu­di­na­rias fies­tas me­die­va­les que re­crean los pa­sa­jes más se­ña­la­dos de la le­yen­da de los Aman­tes. Y to­do ello en un es­ce­na­rio lleno de otros mu­chos atractivos. En­tre otros, un pa­tri­mo­nio ar-

DIS­FRU­TAR DEL PA­TRI­MO­NIO MO­DER­NIS­TA ES AR­GU­MEN­TO SU­FI­CIEN­TE PA­RA ES­CA­PAR A TE­RUEL EN CUAL­QUIER ÉPO­CA DEL AÑO

qui­tec­tó­ni­co lleno de sin­gu­la­ri­da­des, un callejero he­cho mu­seo vivo. Por ejem­plo, su es­plén­di­do mu­dé­jar me­die­val. Pe­ro tam­bién la de­li­ca­de­za del ar­te mo­der­nis­ta que Te­ruel cul­ti­vó con mar­ca di­fe­ren­cia­da. El mo­der­nis­mo es uno de esos atractivos que ha­cen es­pe­cial a la ca­pi­tal tu­ro­len­se, por­que no es usual en­con­trar en la Es­pa­ña de interior un le­ga­do ar­qui­tec­tó­ni­co co­mo el que ofre­ce es­ta ciu­dad en es­te apar­ta­do.

Ar­qui­tec­tu­ra cen­te­na­ria

Dis­fru­tar del mo­der­nis­mo tu­ro­len­se es, en sí mis­mo, ar­gu­men­to su­fi­cien­te pa­ra pre­pa­rar una es­ca­pa­da en cual­quier épo­ca del año. De de­li­ca­da fac­tu­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca, ser­vi­da en cui­da­do­sas do­sis en el callejero tu­ro­len­se, es­te pa­tri­mo­nio mo­der­nis­ta vio la luz gra­cias a una com­bi­na­ción de fac­to­res que la hi­cie­ron po­si­ble aquí y no en la ma­yo­ría de ciu­da­des es­pa­ño­las. Tes­ti­mo­nio de los úl­ti­mos años del si­glo XIX y los pri­me­ros del XX, el mo­der­nis­mo des­pun­tó en Te­ruel al ca­lor de tres cir­cuns­tan­cias bá­si­cas: la eco­no­mía bur­gue­sa que se abrió pa­so en la ciu­dad por en­ton­ces, la pre­sen­cia del ar­qui­tec­to Pa­blo Mon­guió y la exis­ten­cia de ar­te­sa­nos y pro­fe­sio­na­les lo­ca­les que re­sul­ta­ron de­ci­si­vos en la eje­cu­ción de los di­se­ños mo­der­nis­tas.

Mon­guió fue de­ci­si­vo, im­pres­cin­di­ble. Na­ció en Ta­rra­go­na el 10 de ju­lio de 1865 y mu­rió en Barcelona el 21 de enero de 1956. Lle­gó a Te­ruel co­mo ar­qui­tec­to mu­ni­ci­pal,

FA­BIÁN SIMÓN

Mau­so­leo en el que re­po­san los res­tos de los Aman­tes de Te­ruel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.