El cam­po des­pier­ta

El bra­mi­do car­ga­do de ins­tin­to ani­mal es la se­ñal del ini­cio del ce­lo en mu­chos lu­ga­res de Es­pa­ña, un ri­to que rom­pe la se­re­ni­dad del cam­po y un es­pec­tácu­lo úni­co a cie­lo abier­to

ABC - Viajar - - Via­jar - POR MAR RA­MÍ­REZ FOTOS: JUAN CARLOS MU­ÑOZ Dón­de.

Ca­ba­ñe­ros, Ciu­dad Real

Pra­de­ras ex­ten­sas te­ñi­das de do­ra­do, en es­ta épo­ca, de las lar­gas hier­bas, ar­bus­tos de ja­ras y bre­zos de­li­mi­tan­do el pie de mon­tes de per­fi­les sua­ves. El es­pe­so en­ci­nar ta­pi­za las cur­vas de los lo­ma­zos di­bu­jan­do una de las me­jo­res mues­tras del bos­que me­di­te­rrá­neo. Su buen es­ta­do de con­ser­va­ción lo con­fir­man la pre­sen­cia de es­pe­cies úni­cas co­mo el bui­tre ne­gro y el águi­la im­pe­rial ibé­ri­ca y lo ga­ran­ti­za el ser un par­que na­cio­nal. El lin­ce ibé­ri­co es uno de sus ha­bi­tan­tes más se­cre­tos pe­ro quien se con- vier­te en la es­tre­lla con la lle­ga­da del oto­ño es el cier­vo. Su bra­mi­do car­ga­do de ins­tin­to ani­mal, por ser la se­ñal del ini­cio del ce­lo, rom­pe la se­re­ni­dad ca­da atar­de­cer cuan­do sa­le del bos­que pa­ra pas­tar en la ra­ña.

Sa­ja, Cantabria

En­tre dos ali­nea­cio­nes mon­ta­ño­sas que se­pa­ran los ríos Sa­ja y Be­sa­ya se ex­tien­de uno de los bos­ques más es­pec­ta­cu­la­res y el más ex­ten­so de Cantabria. En es­tos días el es­pec­tácu­lo es­tá ser­vi­do en los cla­ros de los

LA BRA­MA DEL CIER­VO ES UNA DE LAS CI­TAS MÁS SO­NO­RAS DEL FIN DEL VE­RANO Y CO­MIEN­ZO DEL OTO­ÑO

Sie­rra de Al­ba­rra­cín, Te­ruel

La ba­ja­da de las tem­pe­ra­tu­ras de fi­nal del ve­rano y la lle­ga­da de las pri­me­ras llu­vias en la tu­ro­len­se Sie­rra de Al­ba­rra­cín mar­can el ini­cio de un es­pec­tácu­lo que pue­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.