Tras los pa­sos de Juan de Aus­tria

ABC - Viajar - - Viajar -

Cuan­do el pe­que­ño Jeromín lle­gó en 1554 al cas­ti­llo/pa­la­cio de los Qui­ja­da en Vi­lla­gar­cía de Cam­pos, con só­lo sie­te años de edad, ig­no­ra­ba que era hi­jo del em­pe­ra­dor. Hoy los aman­tes de la his­to­ria lo vi­si­tan con emo­ción, aun­que es una lás­ti­ma el es­ta­do en que se en­cuen­tra. Del im­po­nen­te cas­ti­llo só­lo que­dan en pie res­tos de la mu­ra­lla y al­gu­nas de­pen­den­cias. Pe­ro va­le la pe­na apro­ve­char el via­je pa­ra vi­si­tar la Igle­sia Co­le­gia­ta de San Luis y el im­pre­sio­nan­te no­vi­cia­do je­sui­ta ad­jun­to, ya en desuso. No en vano el con­jun­to es con­si­de­ra­do co­mo El Escorial de la Tie­rra de Cam­pos.

Muy cer­ca se en­cuen­tran los mon­tes To­ro­zos, don­de Fe­li­pe II co­no­ció por pri­me­ra vez a su her­mano. El rey se mos­tró muy ca­ri­ño­so con el chi­co. A par­tir de ese mo­men­to, Jeromín re­ci­bió el nom­bre de Juan de Aus­tria, tal co­mo ha­bía dis­pues­to el em­pe­ra­dor en su úl­ti­ma vo­lun­tad, así co­mo el Toi­són de Oro y el tra­ta­mien­to de Ex­ce­len­cia (ne­gán­do­se­le el de Al­te­za).

Es di­fí­cil sa­ber con pre­ci­sión el lu­gar exac­to de los mon­tes To­ro­zos don­de tu­vo lu­gar el en­cuen­tro en­tre Jeromín y su her­ma­nas­tro. Só­lo se sa­be que «da­ba vis­ta al Mo­nas­te­rio de la San­ta Es­pi­na». Con esa pis­ta, va­le la pe­na acer­car­se al so­li­ta­rio mo­nas­te­rio, que con­ser­va, co­mo gran re­li­quia, una es­pi­na de la co­ro­na que le en­dil­ga­ron a Je­sús, ca­mino del Gól­go­ta. Es una obra ecléc­ti­ca don­de con­flu­yen dis­tin­tos es­ti­los y épo­cas. Em­pe­zó sien­do, allá por 1147, un mo­nas­te­rio cis­ter­cien­se. La in­va­sión na­po­leó­ni­ca obli­gó a los mon­jes a aban­do­nar el ce­no­bio du­ran­te cua­tro años. Más ade­lan­te, la amor­ti­za­ción de Men­di­zá­bal in­cau­tó los bie­nes a fa­vor del Es­ta­do. En 1886 lle­ga­ron los her­ma­nos de La Sa­lle y lo con­vir­tie­ron en asi­lo con Es­cue­la Pri­ma­ria y Agrí­co­la. En 1950 se fir­mó un con­ve­nio en­tre la Fun­da­ción, los her­ma­nos de La Sa­lle y el Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra (hoy de­ri­va­do a la Jun­ta de Cas­ti­lla y León) que lle­vó con­si­go la re­no­va­ción del mo­nas­te­rio, has­ta tal pun­to que hoy es una vi­si­ta ab­so­lu­ta­men­te re­co­men­da­ble y gra­ti­fi­can­te.

Muy cer­ca se en­cuen­tra San Ce­brián de Ma­zo­te, en cu­ya Pla­za Ex­con­ven­to se al­za el con­ven­to de San­ta Ma­ría la Real, o de las Due­ñas, cons­trui­do en el si­glo XIV por mon­jas do­mi­ni­cas y ven­di­do a fi­na­les del si­glo XIX por la or­den. Hoy es­tá ce­rra­do a cal y can­to, pe­ro en su día es­tu­vo abier­to pa­ra aco­ger a Bár­ba­ra Blom­berg, ma­dre de Jeromín, des­te­rra­da allí por su pro­pio hi­jo pa­ra aca­bar con su vi­da li­cen­cio­sa en Gan­te. No ha­ce fal­ta ser un lin­ce pa­ra de­du­cir que el ven­ce­dor de Le­pan­to co­no­cía des­de la in­fan­cia ese lu­gar y que le pa­re­cía lo su­fi­cien- te­men­te ale­ja­do y her­mé­ti­co pa­ra ga­ran­ti­zar la clau­su­ra de su ma­dre. Lo que na­die te­nía pre­vis­to es que el pro­pio don Juan de Aus­tria fue­ra a mo­rir un año más tar­de, cir­cuns­tan­cia que apro­ve­chó la en­claus­tra­da pa­ra es­ca­par de su clau­su­ra, ter­mi­nan­do sus días en Can­ta­bria.

El ori­gen de San Ce­brián de Ma­zo­te se atri­bu­ye a una co­mu­ni­dad re­li­gio­sa crea­da por cris­tia­nos mo­zá­ra­bes que es­ca­pa­ban de Al Án­da­lus a fi­na­les del si­glo IX, apro­ve­chan­do el im­pul­so da­do a la re­con­quis­ta por Al­fon­so III. Se tie­nen no­ti­cias de que la co­mu­ni­dad ya es­ta­ba com­ple­ta­men­te for­ma­da en el año 915, al­re­de­dor de un mo­nas­te­rio mo­zá­ra­be del que se con­ser­va su igle­sia, una de las más im­por­tan­tes que aún exis­ten del si­glo X en Es­pa­ña. Es­tá muy pró­xi­ma al con­ven­to y, una vez allí, es obli­ga­do aso­mar­se a ese in­tere­san­te tem­plo mo­zá­ra­be de san Ci­priano, que fue la pie­dra an­gu­lar del pue­blo.

Y ya en Va­lla­do­lid, hay que pa­rar­se en su es­plén­di­da Pla­za Ma­yor, don­de Juan de Aus­tria fue pre­sen­ta­do ofi­cial­men­te a la Cor­te. Se ce­le­bra­ba un Au­to de Fe y do­ña Mag­da­le­na de Ulloa, en­tre­gó al jo­ven a la Cor­te, en­ten­dien­do que su mi­sión co­mo tu­to­ra ha­bía ter­mi­na­do y que, a par­tir de ese mo­men­to, de­bían ser otras ins­tan­cias quie­nes se en­car­ga­ran de su educación. A par­tir de ahí, ya ha­bría que ha­blar de don Juan de Aus­tria.

Pue­den que­dar­se en el Ho­tel Ga­reus (www.ho­tel­ga­reus.com), en pleno cen­tro. Y a la ho­ra de co­mer, les re­co­mien­do La Crio­lla (www.res­tau­ran­te­la­crio­lla.es), to­do un clá­si­co, pe­ga­do a la Pla­za Ma­yor.

FE­LI­PE II CO­NO­CIÓ A JEROMÍN CER­CA DEL MO­NAS­TE­RIO DE LA SAN­TA ES­PI­NA

Pla­za Ma­yor de Va­lla­do­lid, don­de fue pre­sen­ta­do co­mo hi­jo del em­pe­ra­dor y re­ci­bió el tí­tu­lo de Al­te­za

En­tra­da al re­fec­to­rio del Mo­nas­te­rio de San­ta Es­pi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.