Pa­seo oto­ñal por el Ro­má­ni­co

Des­de mo­nas­te­rios a hu­mil­des er­mi­tas, los mu­chos ex­po­nen­tes de es­ta zo­na la ha­cen la más ri­ca de Eu­ro­pa en mo­nu­men­tos de es­te es­ti­lo

ABC - Viajar - - Viajar - POR M. GAJATE

En oto­ño el ver­de em­pie­za a es­fu­mar­se pa­ra de­jar pa­so a una ma­ra­vi­lla cro­má­ti­ca mul­ti­co­lor que ti­ñe de ocres los cam­pos y bos­ques, re­sul­tan­do una es­tam­pa que atra­pa por su en­can­to. Es un gran mo­men­to pa­ra per­der­se en es­pa­cios na­tu­ra­les o en­cla­ves ru­ra­les en los que un pa­seo ya es un re­ga­lo pa­ra la vis­ta. Pe­ro si, ade­más, esa mi­ra­da se com­ple­ta con pa­ra­das en el ca­mino en las que irrum­pe un Pa­tri­mo­nio con ma­yús­cu­las, la lle­ga­da del frío le­jos de ser un im­pe­di­men­to pa­ra via­jar se con­vier­te en un «plus». Es lo que ocu­rre en la Mon­ta­ña Pa­len­ti­na, en la que una ex­cep­cio­nal co­lec­ción de ro­má­ni­co es­pe­ra ex­pues­ta al ai­re li­bre al vi­si­tan­te, ca­mu­fla­da en­tre el pai­sa­je y sus pue­blos.

Es­te oto­ño, vi­si­tar la zo­na tie­ne ade­más es­pe­cial in­te­rés, ya que Agui­lar de Cam­poo ya ha co­men­za­do la cuen­ta atrás pa­ra la clau­su­ra de Las Eda­des del Hom­bre, la mues­tra de ar­te sa­cro que aco­ge des­de ma­yo y que ce­rra­rá sus puer­tas el 9 de di­ciem­bre.

Con es­ta ex­po­si­ción co­mo ex­cu­sa pa­ra no de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de acer­car­se en las pró­xi­mas se­ma­nas a la zo­na, una vez allí es im­pres­cin­di­ble su­mer­gir­se en las ma­ra­vi­llas del ro­má­ni­co del en­torno y sus tem­plos atra­pa­dos en el tiem­po en la mon­ta­ña. Y es que la pro­vin­cia de Pa­len­cia es la zo­na más ri­ca en mo­nu­men­tos de es­te es­ti­lo de to­da Eu­ro­pa.

To­do em­pie­za en Agui­lar de Cam­poo, la puer­ta de en­tra­da al «Ro­má­ni­co Nor­te». En ella, se asien­tan jo­yas co­mo la Er­mi­ta de San­ta Ce­ci­lia y la Co­le­gia­ta de San Mi­guel, las dos se­des de Las Eda­des del Hom­bre; el tran­qui­lo con­ven­to de San­ta Cla­ra; la igle­sia de San An­drés, ori­gi­nal­men­te si­tua­da en la fal­da del cas­ti­llo y que fue tras­la­da­da pie­dra a pie­dra; y el Mo­nas­te­rio de San­ta Ma­ría la Real, que al­ber­ga el cen­tro Ex­po­si­ti­vo del Ro­má­ni­co y del Te­rri­to­rio. Dig­nas de una vi­si­ta son tam­bién la for­ti­fi­ca­ción y las mu­ra­llas, las ca­sas bla­so­na­das, los pa­la­cios del mu­ni­ci­pio y la ju­de­ría; y en las pro­xi­mi­da­des del em­bal­se, la ac­tual er­mi­ta del Llano ( la ori­gi­nal es­ta­ba en la ci­ma de la lo­ma pe­ro con la cons­truc­ción del pan­tano se de­ci­dió cons­truir una nue­va).

Una vez cau­ti­va­do por Agui­lar de Cam­poo, el tu­ris­ta se en­fren­ta a un sin­fín de cons­truc­cio­nes que sal­pi­can Pa­len­cia. Des­de gran­des igle­sias pa­rro­quia­les a hu­mil­des er­mi­tas ru­ra­les, hay que pre­pa­rar bien el via­je si no se quie­re per­der de­ta­lle. Y es que la lis­ta de pa­ra­das es in­fi­ni­ta. El nor­te de la pro­vin­cia es un pa­raí­so pa­ra los aman­tes del ro­má­ni­co que en­cuen­tran en es­ta zo­na atrac­ti­vos co­mo el Mo­nas­te­rio de San An­drés de Arro­yo de San­ti­bá­ñez de Ecla, la er­mi­ta en­cla­va­da en la ro­ca de Va­lles­pi­no­so de Agui­lar, la igle­sia de San Ci­priano de Revilla de San­tu­llán – uno de los me­jo­res tem­plos del ro­má­ni­co ru­ral– o la er­mi­ta de San Pe­la­yo en Pe­ra­zan­cas, cu­yo in­te­rior es­tá cu­bier­to de pin­tu­ras mu­ra­les, sien­do uno de los es­ca­sos res­tos pic­tó­ri­cos ro­má­ni­cos de la zo­na.

Con mo­ti­vo de Las Eda­des se ha crea­do el Epí­lo­go « Ec­cle­sia Dei » con ru­tas a los prin­ci­pa­les tem­plos ro­má­ni­cos del en­torno de Agui­lar de Cam­poo, or­ga­ni­za­das en torno a sie­te des­ti­nos te­má­ti­cos y que se aden­tran en las ri­be­ras del Pi­suer­ga y Ca­me­sa, el em­bal­se y los en­tor­nos de San­tu­llán, Cer­ve­ra de Pi­suer­ga y Oje­da.

Otros ca­mi­nos

Pa­ra quie­nes ten­gan tiem­po pa­ra ale­jar­se un po­co de es­ta zo­na, en el res­to de la pro­vin­cia exis­ten otras ru­tas que tam­bién si­guen los pa­sos del Ro­má­ni­co, co­mo la que to­ma co­mo re­fe­ren­cia el Ca­mino de San­tia­go, en el que se ha­llan el tem­plo de San Mar­tín de Tours en Fró­mis­ta o la be­lla por­ta­da con la Ado­ra­ción a los Re­yes Ma­gos de la igle­sia de San­ta Ma­ría de las Vic­to­rias del Ca­mino en Ca­rrión de los Con­des; o la que se cen­tra en el Ro­má­ni­co Sur de Pa­len­cia, que par­te de la ca­pi­tal y de la «be­lla des­co­no­ci­da» –co­mo se co­no­ce a su Ca­te­dral– e in­clu­ye pa­ra­das co­mo Vi­lla­mu­riel de Ce­rra­to y su igle­sia San­ta Ma­ría la Ma­yor, en la que des­ta­ca su cim­bo­rrio y la to­rre.

LAS EDA­DES DEL HOM­BRE EN­CA­RAN SUS ÚL­TI­MAS SE­MA­NAS EN AGUI­LAR DE CAM­POO

ICAL

Co­le­gia­ta de San Mi­guel, se­de de Las Eda­des

DIP. PA­LEN­CIA

Er­mi­ta de San­ta Ce­ci­lia de Va­lles­pi no­so de Agui­lar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.