Un des­tino pa­ra ser fe­liz

ABC - Viajar - - Viajar -

Cuan­do quie­ras sa­ber có­mo es la Re­gión de Mur­cia, ima­gi­na un lu­gar don­de rei­na la ale­gría y el buen am­bien­te. Ima­gi­na sa­lir a la ca­lle y que un gran pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co te sor­pren­da en ca­da rin­cón, sin bus­car­lo, por­que él te en­cuen­tra. Mu­seos, mo­nu­men­tos y mi­les de pla­nes por ha­cer. Ima­gi­na que vi­si­tas ciu­da­des en las que pue­das via­jar en el tiem­po, co­no­cer sus tra­di­cio­nes y dis­fru­tar mien­tras apren­des a va­lo­rar el le­ga­do vi­vo que te ro­dea. Te pre­gun­ta­rás có­mo hay tan­to por ha­cer y, so­bre to­do, por sen­tir en es­te rin­con­ci­to del Me­di­te­rrá­neo.

Cua­tro ciu­da­des re­ple­tas de his­to­ria: Mur­cia, Car­ta­ge­na, Lor­ca y Ca­ra­va­ca de la Cruz; 19 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra me­dia; 300 días de sol al año y 252 ki­ló­me­tros de cos­ta. La vi­si­ta a la Re­gión de Mur­cia es un acier­to se­gu­ro.

De­bi­do a su tra­di­ción his­tó­ri­ca y al pa­so de di­ver­sas ci­vi­li­za­cio­nes, es­ta Co­mu­ni­dad ofre­ce una am­plia va­rie­dad cul­tu­ral a to­do el que quie­ra ir un pa­si­to más allá de lo co­mún con su ri­co pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co, ar­tís­ti­co y ar­qui­tec­tó­ni­co. To­do ello, acom­pa­ña­do de fies­tas, tra­di­cio­nes y ale­gría.

La cultura es uno de sus ali­cien­tes. Po­drás vi­si­tar nu­me­ro­sos mu­seos con di­ver­sas te­má­ti­cas. Pe­ro no ha­ce fal­ta ir a mu­seos pa­ra dis­fru­tar de gran­des mo­nu­men­tos, tam­bién pue­des en­con­trar­los a pie de ca­lle.

En la ciu­dad de Mur­cia, las ca­lles de la Pla­te­ría y la Tra­pe­ría son una mues­tra de la in­ten­sa ac­ti­vi­dad gre­mial que se desa­rro­lló en es­ta ciu­dad. ¿Sa­bías que la ca­te­dral de Mur­cia aú­na ele­men­tos gó­ti­cos, re­na­cen­tis­tas y ba­rro­cos? Es una pa­ra­da obli­ga­da en tu vi­si­ta a la ca­pi­tal de la Re­gión, co­men­za­da a cons­truir a fi­na­les del s. XIV y que pre­sen­ta ele­men­tos gó­ti­cos, co­mo la Puer­ta de los Após­to­les y la Ca­pi­lla de los Vé­lez; re­na­cen­tis­tas, ca­so de la Ca­pi­lla de Jun­te­rón, y ba­rro­cos, en­tre los que des­ta­ca su fa­cha­da.

Mur­cia tam­bién ate­so­ra en sus ca­lles y pla­zas mag­ní­fi­cos ejem­plos de la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XIX, ta­les co­mo el Ayun­ta­mien­to, el Tea­tro Ro­mea y, es­pe­cial­men­te, el Ca­sino, que con­tie­ne de­co­ra­cio­nes de gran in­te­rés, co­mo su sa­lón de bai­le, el pa­tio neo­na­za­rí o la bi­blio­te­ca, sin ol­vi­dar su fa­cha­da, con una im­por­tan­te de­co­ra­ción es­cul­tó­ri­ca. To­da esa ri­que­za ar­tís­ti­ca e his­tó­ri­ca que­da pa­ten­te en los mu­seos que po­see la ciu­dad, ta­les co­mo el Ar­queo­ló­gi­co, el de Be­llas Ar­tes o el de Sal­zi­llo.

Y si hablamos de his­to­ria, es im­po­si­ble no ha­cer­lo de Car­ta­ge­na. Es­ta ciu­dad ha si­do tes­ti­go de al­gu­nos de los pa­sa­jes más in­creí­bles de la his­to­ria, y prue­ba de ello es su am­plio le­ga­do ro­mano. Con­cre­ta­men­te, el Tea­tro Ro­mano de Car­ta­ge­na es el má­xi­mo ex­po­nen­te del bri­llan­te pa­sa­do his­tó­ri­co de la ciu­dad, cons­trui­do en tiem­pos del em­pe­ra­dor Au­gus­to y ac­tual­men­te res­tau­ra­do, di­fe­ren­cian­do cla­ra­men­te lo que son ma­te­ria­les ori­gi­na­les de los que son nue­vos.

La ciu­dad pre­sen­ta una hue­lla mi­li­tar que nos re­mon­ta a épo­ca me­die­val, cuan­do se cons­tru­yó el Cas­ti­llo de la Con­cep­ción, lu­gar en el que, da­da su pri­vi­le­gia­da si­tua­ción, un Cen­tro de Interpretación ofre­ce un ex­pli­ca­ción de la ciu­dad y su his­to­ria.

Ade­más, ofre­ce una gran va­rie­dad de mu­seos en­tre los que des­ta­ca el mu­seo del Tea-

ABC

Una ma­ña­na de ta­pas en la ciu­dad de Mur­cia

Ca­ra­va­ca de la Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.