La pla­ya más fo­to­gra­fia­da del mun­do

ABC - Viajar - - Viajar -

Las Seychelles son otro des­tino pa­ra­di­sía­co pa­ra dis­fru­tar de un fin de año di­fe­ren­te. Las 115 is­las de es­te ar­chi­pié­la­go del Ín­di­co enamo­ran por sus sel­vas de tu­pi­da ve­ge­ta­ción y cas­ca­das, una fau­na en­dé­mi­ca, unas pla­yas de are­na blan­quí­si­ma cor­te­ja­das por au­tén­ti­cas mo­les gra­ní­ti­cas que pa­re­cen dis­pues­tas por gi­gan­tes, y unos ri­cos fon­dos ma­ri­nos en co­ra­les. El Go­bierno de es­te ar­chi­pié­la­go del Ín­di­co ase­gu­ra que en es­te lu­gar se res­pi­ra el ai­re más pu­ro del pla­ne­ta y una bue­na ma­ne­ra de com­pro­bar­lo es via­jan­do a tres de sus is­las más fa­mo­sas: La Digue, Praslin y St. An­ne.

An­se Sour­ce d’Ar­gent

Se en­cuen­tra en La Digue, el pa­raí­so más pre­cia­do de las Seychelles, y es­tá con­si­de­ra­da una de las pla­yas más her­mo­sas pa­ra to­mar el sol y ba­ñar­se. Se di­ce de An­se Sour­ce d’Ar­gent que es el arenal más fo­to­gra­fia­do del mun­do, pe­ro con­vie­ne sa­ber que pa­ra ver sus aguas co­lor azul tur­que­sa y pi­sar su blan­quí­si­ma are­na y sus im­pre­sio­nan­tes mo­les de gra­ni­to jun­to al mar hay que pa­gar una en­tra­da de 100 ru­pias (unos 7 eu­ros) en una vie­ja plan­ta­ción de co­co y vai­ni­lla que se lla­ma Union Sta­te, a un par de ki­ló­me­tros del puer­to de la is­la en La Pas­se. Con ese tic­ket pue­des vi­si­tar tam­bién el vie­jo ce­men­te­rio con los res­tos de los pri­me­ros co­lo­nos fran­ce­ses, un te­rra­rio de tor­tu­gas gi­gan­tes y una fá­bri­ca de co­pra ( la pul­pa de la que se ex­trae el acei­te de co­co). Un con­se­jo: vi­si­ta es­ta pla­ya en plea­mar sor­tean­do sus gran­des pie­dras, pues su be­lle­za re­sul­ta más cau­ti­va­do­ra y sus aguas más es­pec­ta­cu­la­res.

El Jar­dín del Eden

Hablamos de un bos­que prehis­tó­ri­co en la is­la de Praslin que no pi­só el hom­bre has­ta 1930. Cuan­do el ge­ne­ral bri­tá­ni­co Char­les Gor­don lo ad­mi­ró por pri­me­ra vez en 1881 que­dó ma­ra­vi­lla­do con la flo­ra del ar­chi­pié­la­go y so­bre to­do por el co­co de mar, el bí­bli­co ár­bol del bien y del mal. De ahí que el mi­li­tar com­pa­ra­ra es­te oa­sis de pal­me­ras del Océano Ín­di­co co­mo un au­tén­ti­co «Jar­dín del Edén». Aho­ra, lo atra­vie­san mi­les de vi­si­tan­tes pa­ra ad­mi­rar es­te co­co de mar, úni­co en el mun­do y su­ge­ren­te por su for­ma ya que re­cuer­da la de un tra­se­ro hu­mano con los ór­ga­nos ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos. Ca­da co­co pue­de al­can­zar un va­lor su­pe­rior a los 300 eu­ros, aun­que co­mo es ló­gi­co es­tá prohi­bi­do arran­car­los de las 7.000 pal­me­ras de es­te par­que pro­te­gi­do por la UNES­CO des­de 1983 que cuen­ta tam­bién con otro an­fi­trión ex­clu­si­vo: el lo­ro ne­gro.

En Praslin se lo­ca­li­za uno de los re­sorts más her­mo­sos del ar­chi­pié­la­go, el Cons­tan­ce Le­mu­ria Seychelles ( w w w. c o n s t a n c e h o - tels.com/en/ho­tels-re­sorts/seychelles/le­mu­ria), con cam­po de golf in­clui­do, el úni­co que exis­te en las is­las. El com­ple­jo es­tá ubi­ca­do en la cos­ta no­roes­te de es­ta is­las, con las olas del Océano In­di­co que­bran­do sua­ve­men­te en las ori­llas de su tres pla­yas de are­nas blan­cas, y es­tá ro­dea­do de una exu­be­ran­te ve­ge­ta­ción. Las vi­llas, ele­gan­tes y de­co­ra­das con ma­de­ras, már­mol, pie­dra ca­li­za y gra­ni­to ro­sa, es­tán ca­mu­fla­das en­tre las pal­me­ras del ho­tel, y su en­can­ta­dor spa pro­po­ne una am­plia va­rie­dad de ma­sa­jes y tra­ta­mien­tos en un en­torno re­la­jan­te, en­tre ár­bo­les de bambú y pal­me­ras.

LA DIGUE, PRASLIN Y ST. AN­NE: TRES IS­LAS PA­RA DES­PE­DIR 2018 EN SEYCHELLES

MA­DA­GAS­CAR

La is­la con más his­to­ria

Sain­te-An­ne es­tá si­tua­da en la mis­ma bahía del puer­to de Vic­to­ria, y en sus aguas se en­cuen­tra des­de 1973 uno de los par­ques ma­ri­nos más be­llos del Ín­di­co, don­de to­da­vía se pue­de ser tes­ti­go del desove de las tor­tu­gas, pe­ro la is­la ha te­ni­do mu­chas fun­cio­nes di­fe­ren­tes a lo lar­go de su his­to­ria: lu­gar de plan­ta­cio­nes im­por­tan­tes, área de trán­si­to de es­cla­vos, cen­tro de pro­duc­ción de acei­te de ba­lle­na, de­pó­si­to de pe­tró­leo y es­ta­ción de com­bus­ti­ble du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial.

Is­las ar­ti­fi­cia­les

Des­ti­na­do a mi­llo­na­rios ára­bes, sud­afri­ca­nos y sey­che­llia­nos en Vic­to­ria. Se tra­ta de un com­ple­jo de lu­jo, cons­trui­do so­bre un arre­ci­fe co­ral re­cu­pe­ra­do, con tien­das de las pri­me­ras mar­cas, vi­llas de en­tre 600 y 3.000 me­tros cua­dra­dos con pre­cios por las nu­bes, pla­yas y pis­ci­na pri­va­das y una es­pec­ta­cu­lar Ma­ri­na a la que han lla­ma­do, co­mo no, «Eden Is­land» (www.ede­nis­land.sc)

www.seychelles.tra­vel

La pla­ya de An­se Sour­ce d’Ar­gent de­be ser vi­si­ta­da du­ran­te la plea­mar pa­ra ad­mi­rar su gran be­lle­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.