La ru­ta del le­chal, el cor­de­ro y el ca­bri­to

ABC - Viajar - - Vinos & Gourmet -

La die­ta me­di­te­rrá­nea, una jo­ya pu­li­da ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción y que hoy go­za de los má­xi­mos ni­ve­les de re­co­no­ci­mien­to cu­li­na­rio y sa­lu­da­ble, tie­ne en las car­nes de le­chal, cor­de­ro y ca­bri­to un pi­lar fun­da­men­tal. Re­co­rrer nues­tros pue­blos es una de las me­jo­res for­mas de des­cu­brir, de pri­me­ra mano, los be­ne­fi­cios que han su­pues­to pa­ra nues­tras co­mu­ni­da­des ru­ra­les las ges­tio­nes de las ca­ba­ñas ovi­nas y ca­pri­nas. Hoy, sa­be­mos que don­de se ven es­tos re­ba­ños hay me­nos in­cen­dios, se fo­men­ta la bio­di­ver­si­dad y se me­jo­ra el te­ji­do eco­nó­mi­co y so­cial ru­ral.

Dis­fru­tar de la car­ne de le­chal, cor­de­ro y ca­bri­to es una for­ma de con­tri­buir a ge­ne­rar fu­tu­ro en nues­tros pue­blos y al­deas, so­bre to­do en aque­llas zo­nas más des­fa­vo­re­ci­das en las que la ga­na­de­ría es fun­da- men­tal pa­ra la co­mu­ni­dad. Es­tas car­nes re­pre­sen­tan el ADN de nues­tra tra­di­ción gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral. Las gran­des ce­le­bra­cio­nes no se en­tien­den sin su asa­do co­rres­pon­dien­te. En la ac­tua­li­dad, el sec­tor ha lle­va­do a ca­bo una apues­ta im­por­tan­te pa­ra adap­tar­se a los con­su­mi­do­res del si­glo XXI.

Ade­más de con­tar con es­ta op­ción de siem­pre pa­ra las gran­des ce­le­bra­cio­nes, hoy tie­ne a su al­can­ce nue­vas for­mas de dis­fru­tar de una car­ne de to­da la vi­da. Los nue­vos cor­tes es­tán pen­sa­dos pa­ra pro­ta­go­ni­zar, en las co­ci­nas del ám­bi­to do­més­ti­co, re­ce­tas que sean sen­ci­llas y se ha­gan sin ne­ce­si­dad de em­plear ni mu­cho tiem­po ni mu­chos uten­si­lios.

Se tra­ta de una ac­ción pues­ta en mar­cha por to­do el sec­tor de la car­ne de ovino y ca­prino de Es­pa­ña, agru­pa­do en INTEROVIC, pa­ra la que ha re­ci­bi­do el apo­yo fi­nan­cie­ro de la Unión Eu­ro­pea. Uno de los ob­je­ti­vos de es­te pro­gra­ma se ba­sa en tras­la­dar a la sociedad to­do lo que hay de­trás de es­tas ga­na­de­rías tra­di­cio­na­les, pa­ra to­mar con­cien­cia de to­dos los be­ne­fi­cios que tie­ne pa­ra to­dos in­cluir am­bas en la ces­ta de la com­pra. Una de­ci­sión que abre las puer­tas a dis­fru­tar en ca­sa de los nue­vos cor­tes, pre­sen­ta­cio­nes adap­ta­das a la sociedad ac­tual que po­nen al al­can­ce de los en­car­ga­dos de la co­ci­na do­més­ti­ca pro­duc­tos lis­tos pa­ra ser co­ci­na­dos en muy po­co tiem­po. Así han na­ci­do cor­tes co­mo los tur­ne­dós, los chu­rras­qui­tos, las ham­bur­gue­sas o las chu­le­ti­llas. To­dos ellos tie­nen en co­mún la ga­ran­tía del me­jor ori­gen, Eu­ro­pa, y la tran­qui­li­dad de sa­ber que es­ta­mos dis­fru­tan­do de una car­ne de pro­xi­mi­dad, cria­da con el sa­ber ha­cer y la ex­pe­rien­cia de si­glos de ga­na­de­ría.

Pre­sen­ta­ción de una ham­bur­gue­sa de cor­de­ro

De­ta­lle de un pla­to de chu­le­ti­llas

Pla­to con unos tur­ne­dós

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.