La cu­na de los be­le­nes His­to­ria

En 1759, la es­po­sa de Car­los III man­dó traer un na­ci­mien­to al Pa­la­cio del Buen Re­ti­ro

ABC - Viajar - - Viajar - POR FER­NAN­DO PASTRANO FO­TOS: PI­LAR AR­COS

Be­lén, na­ci­mien­to, pe­se­bre, por­tal... hay mu­chos vo­ca­blos pa­ra re­fe­rir­se a es­te ar­te tra­di­cio­nal, a es­ta tra­di­ción ar­tís­ti­ca que es la re­pre­sen­ta­ción en fi­gu­ri­llas del mo­men­to y lu­gar en el que na­ció Je­sús. Su ori­gen hay que bus­car­lo en Ná­po­les don­de se le sue­le lla­mar «pre­se­pe». Hay re­fe­ren­cias que se re­mon­tan al si­glo XI, pe­ro la ma­yo­ría de los his­to­ria­do­res coin­ci­den en que fue San Ca­ye­tano ( 14801547) el que mon­tó por pri­me­ra vez un be­lén en una ca­sa par­ti­cu­lar. Has­ta en­ton­ces su es­ce­na­rio na­tu­ral eran so­lo las igle­sias.

Con el tiem­po, las simples y tos­cas re­pre­sen­ta­cio­nes de la Sa­gra­da Fa­mi­lia se fue­ron am­plian­do con otros per­so­na­jes bí­bli­cos y pro­fa­nos, es­ce­nas his­tó­ri­cas y cos­tum­bris­tas. En el s. XVI apa­re­cie­ron las pri­me­ras fi­gu­ri­llas de ba­rro ves­ti­das con tra­jes de esa épo­ca.

Fue en 1759 cuan­do Ma­ría Ama­lia de Sa­jo­nia, es­po­sa del rey Car­los III de Es­pa­ña, que rei­na­ba tam­bién en Ná­po­les, man­dó traer un na­ci­mien­to de Ná­po­les, don­de ha­bía vi­vi­do des­de que te­nía 14 años, y lo ins­ta­ló en el Pa­la­cio del Buen Re­ti­ro pa­ra so­laz de su hi­jo, el fu­tu­ro Car­los IV. En­se­gui­da arrai­gó la mo­da, pri­me­ro en­tre la no­ble­za, lue­go en­tre la bur­gue­sía y aca­bó im­plan­tán­do­se en to­da la so­cie­dad es­pa­ño­la, des­de don­de pa­só a Amé­ri­ca y Fi­li­pi­nas.

En Ná­po­les se si­guie­ron fa­bri­can­do las fi­gu­ri­llas y se fue­ron re­fi­nan­do sus ro­pa­jes. Se aña­die­ron los Re­yes Ma­gos y sus pa­jes, los án­ge­les y los pas­to­res, pe­ro tam­bién per­so­na­jes po­pu­la­res na­po­li­ta­nos: el car­ni­ce­ro, la ver­du­le­ra, el agua­dor, el « piz­zaio­lo » (que ha­ce piz­zas)... Y se co­lo­ca­ron en una es­truc­tu­ra cir­cu­lar pa­ra que que­da­se de un la­do la re­pre­sen­ta­ción re­li­gio­sa, y por de­trás, for­man­do par­te del es­ce­na­rio pe­ro sin mez­clar­se con él, la vi­da ca­lle­je­ra.

Hoy, el ba­rrio de San Lo­ren­zo, el más den­sa­men­te po­bla­do de Ná­po­les, con­cen­tra la ma­yo­ría de los ta­lle­res y tien­das de be­le­nis-

A LAS FI­GU­RAS DE SIEM­PRE EN ITA­LIA SE AÑA­DEN PER­SO­NA­JES PO­PU­LA­RES

tas, es­pe­cial­men­te en la Vía de San Gre­go­rio Ar­meno, ca­lle que en épo­ca ro­ma­na co­nec­ta­ba el ágo­ra con el de­cu­mano y que hoy es el epi­cen­tro de Ná­po­les, tan tu­rís­ti­co co­mo au­tén­ti­co. Du­ran­te los me­ses de no­viem­bre y di­ciem­bre, es­ta ca­lle pea­to­nal, cor­ta y es­tre­cha apa­re­ce más aba­rro­ta­da que de cos­tum­bre. Los pues­tos en am­bas ace­ras ca­si no de­jan si­tio pa­ra el vian­dan- te. Al fon­do, el cam­pa­na­rio de la igle­sia de San Gre­go­rio con un pa­so ele­va­do que une las dos ori­llas.

Pe­ro en esos pues­tos no so­lo se ven­den las fi­gu­ri­llas, las lu­ces, el mus­go y el cor­cho del pe­se­bre, tam­bién otros per­so­na­jes lo­ca­les y mun­da­nos que al­gu­nos aña­den al na­ci­mien­to. A fal­ta de «ca­ganers» co­mo en Ca­ta­lu­ña, hay re­pre­sen­ta­cio­nes de de­por­tis­tas, po­lí­ti­cos, can­tan­tes, in­clu­so ca­pos de la Ca­mo­rra. El gran tea­tro del mun­do con rit­mo de ta­ran­te­la. Es más, si us­ted quie­re, pue­den ha­cer­le una fi­gu­ri­lla con su ca­ra. La ima­gi­na­ción no tie­ne lí­mi­tes.

Se pue­de en­trar en al­guno de los ta­lle­res y ver có­mo tra­ba­jan. El es­que­le­to es de alam­bre so­bre el que se mo­de­la un cuer­po de es­to­pa e hi­lo. Las ma­nos y los pies sue­len ser de ma­de­ra, la ca­be­za de te­rra­co­ta o por­ce­la­na de Capodimonte, los ojos de cris­tal. Los ves­ti­do más lu­jo­sos son de se­da de San Leu­cio, un pue­blo de la pro­vin­cia de Ca­ser­ta.

Mar­co Fe­rrigno es uno de los be­le­nis­tas con más pres­ti­gio. Su tien­da-ta­ller es­tá en el nú­me­ro 8 de la Vía de San Gre­go­rio Ar­meno. Su­bir al pri­mer pi­so es en­trar en un abi­ga­rra­do mun­do de cuen­to, una cue­va de Aladino cua­ja­da de per­so­na­jes. Mar­co es la cuar­ta ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia que lle­va en es­te mis­mo lu­gar des­de 1836.

Muy cer­ca, en el nú­me­ro 18 de la mis­ma ca­lle, hay otro ar­tis­ta re­nom­bra­do, Genny Di Vir­gi­lio, tam­bién de cuar­ta ge­ne­ra­ción. Por es­ta ca­sa han pa­sa­do pa­pas, co­mo Be­ne­dic­to XVI o Fran­cis­co; po­lí­ti­cos, co­mo Ber­lus­co­ni o An­dreot­ti; y mu­chos fut­bo­lis­tas en­tre los que re­cuer­da con es­pe­cial sim­pa­tía a Ibrahi­mo­vic.

Vía de Gre­go­rio Ar­meno, la ca­lle de los be­le­nis­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.